Reconstruir mejor a lo largo de 2021

Por Luis Colin*. LQSomos.

El constante déficit del gobierno estadounidense no ha favorecido el crecimiento económico del país. El aumento de la deuda pública a un ritmo medio anual del 7% entre 2010 y 2021 se tradujo en una tasa de crecimiento anual del PIB del 1,9% en el mismo periodo

En mayo de 2021, el presidente Joseph Biden dio a conocer su propuesta de presupuesto de Estados Unidos para 2022, en la que esboza los niveles de gasto para los próximos diez años. La propuesta se centra en el plan  (Reconstruir mejor) que abarca el rescate, la recuperación y la reconstrucción de la economía estadounidense. Desde su publicación, el programa ha sido modificado durante las negociaciones del Congreso a lo largo del año, ya que el coste real de algunas políticas podría resultar excesivo. Este artículo analiza la versión más reciente del BBB, lo que queda de la propuesta original y su impacto en la economía estadounidense.

El BBB publicado en mayo de 2021 en la página web de la Casa Blanca dicta una serie de gastos e inversiones por valor de más de 6 billones de dólares con el objetivo de lograr un crecimiento económico sostenido y aumentar la productividad para competir con China y otros países del mundo. El BBB original (más) tenía tres componentes. En primer lugar, con un gasto de 1,9 billones de dólares, el Plan de Rescate para complementar los ingresos de los hogares, la reanudación segura de las actividades económicas y reforzar el programa de vacunación. En segundo lugar, un Plan de Trabajo con una inversión de 2,3 billones de dólares en construcción, infraestructuras civiles e investigación en energías limpias. Por último, un Plan Familiar con un gasto de 1,8 billones de dólares en educación, asistencia médica y sanitaria, atención a la infancia y reforma fiscal.

Sin embargo, en agosto de 2021, el Congreso de EE.UU. asumió una resolución concurrente para el plan BBB tras meses de negociaciones, publicada en la web del Congreso. Acordó reducir los recursos del plan de 6 billones de dólares a 3,5 billones, una disminución de más del 40% de la cantidad propuesta. El nuevo total de 3,5 billones de dólares tenía, a su vez, tres componentes. En primer lugar, el Congreso asignó los principales gastos a la Comisión de Finanzas, con un 51% para invertir en las familias, el envejecimiento y el medio ambiente. En segundo lugar, el 21% para la Comisión de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones, con prioridad en la inversión en educación preescolar y universitaria, la ampliación de la cobertura sanitaria y la inversión en equidad de género; y, en tercer lugar, el 28% restante, destinado a vivienda y asuntos urbanos, con poco gasto en ciencia, tecnología, energía y recursos naturales.

Supongamos que se aprueba el tercer plan «Reconstruir mejor». En ese caso, la cuestión no es sólo si estos gastos e inversiones repercuten en la renta nacional y son capaces de estimular la inversión privada en medio de la recuperación post-pandémica

En noviembre de 2021, esta última estructura fue modificada por segunda vez en la legislación de reconciliación Build Back Better, cuyo resultado está a la espera de ser votado en la Cámara de Representantes. Según el documento del Comité para un Presupuesto Responsable (CRFB), basado en cifras preliminares de la Casa Blanca, el plan se sitúa en 2,4 billones de dólares de gasto hasta 2031, lo que supone una nueva reducción del 44% respecto al primer ajuste. Deja a BBB un 60% por debajo de la propuesta original. Sin embargo, la cantidad sigue estando sujeta a cambios mientras continúan las negociaciones, y puede haber cambios imprevistos en algunos fondos asignados y cambios en el coste total de la reforma migratoria.

En este nuevo conjunto de gastos, el 26% se destina a «prestaciones familiares», que incluyen la guardería universal, un programa de atención infantil y un programa de permisos familiares y médicos; el 24% a «infraestructuras climáticas y del clima» para avanzar en la transición energética, la investigación climática y la lucha contra el cambio climático. El resto se distribuye entre la sanidad para ampliar la cobertura sanitaria (15%), la deducción fiscal estatal y local (13%), los créditos fiscales individuales y los recortes de impuestos, principalmente el crédito fiscal por hijos (9%), y la construcción de viviendas.

El constante déficit del gobierno estadounidense no ha favorecido el crecimiento económico del país. El aumento de la deuda pública a un ritmo medio anual del 7% entre 2010 y 2021 se tradujo en una tasa de crecimiento anual del PIB del 1,9% en el mismo periodo. Según las estimaciones de la resolución del Congreso, su creciente emisión de deuda continuará. Sin embargo, con el plan BBB y el ya aprobado Proyecto de Ley de Infraestructuras, el Gobierno tratará de revertir esta situación, creando condiciones favorables para el crecimiento económico sostenido y el desarrollo social mediante el estímulo de la demanda efectiva y su efecto sobre los multiplicadores del consumo y la inversión pública.

Supongamos que se aprueba el tercer plan «Reconstruir mejor». En ese caso, la cuestión no es sólo si estos gastos e inversiones repercuten en la renta nacional y son capaces de estimular la inversión privada en medio de la recuperación post-pandémica. También debe resolver el problema de financiación que aqueja a las finanzas públicas. Si mantiene unos niveles elevados de crecimiento de la deuda pública, la depreciación del dólar y la inflación estarán lejos de ser un problema transitorio. Incluso si sus políticas permiten que la economía estadounidense crezca en los próximos años, seguirá sin poder competir con China debido a sus elevados costes. En algún momento, tendrá que abordar sus defectos estructurales para recuperar el equilibrio macroeconómico.

* Observatorio Económico Latinoamericano -OBELA-

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar