Recordando la epidemia de paludismo 1937

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQS. Abril 2020

No estamos en una guerra, estamos en un estado de emergencia sanitaria, por una pandemia de coronavirus

Todos los días salen a informarnos sobre la evolución de la pandemia de coronavirus el Comité Técnico, que incluye a altos mandos del Estado mayor, de Defensa, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

El lenguaje que se utiliza por el Gobierno es belicista, como de que estamos librando una guerra, una batalla contra el virus. Creo que es un error, y que lo que se pretende es presentarnos a los militares como salvadores de la patria, cuando son los sanitarios los verdaderos protagonistas en nuestra salud. Y también quieren meternos el miedo en el cuerpo.

Si tanto les gusta hablar de “guerra”, “batalla”, podemos recordarles que hace más de 80 años, había una verdadera guerra en España (1936-39), entre los defensores de la legalidad republicana –y su Constitución de 1931– y los rebeldes, que ayudados por la Alemania nazi y la Italia fascista querían tumbarla: los franquistas. Y lo consiguieron.

También, durante esa guerra, hubo una grave epidemia de paludismo y malaria, desatada en los frentes de Madrid, que no llegó a tener graves consecuencias gracias a la rápida actuación del gobierno de la II República, que organizó unos hospitales y red de ambulancias para que no se contagiara a la población de Madrid. Todo un ejemplo a seguir, aunque al día de hoy no se reconozca dicha lucha antipalúdica y su éxito.

HOSPITAL DEL REY, creado en 1925, muy relacionado con el Opus Dei, dedicado desde el principio a las enfermedades infeccionas, estaba situado en el barrio de Chamartín de la Rosa, y allí se cuidó de los milicianos infectados de la malaria. Ahora es un hospital que depende del Instituto Carlos III.

HOSPITAL DE VALTIERRA: Situado cerca del campo de batalla, disponía de casi 80 camas, y llego a tener a 1.000 enfermos de malaria. Lo dirigía el doctor judío, Amram Amsalem que tuvo que exilarse tras la GCE.

HOSPITAL DE CARABINEROS, situado en la conocida Residencia de Estudiantes, en la Colina de los Chopos, dirigido por el eminente doctor Luis Calandre Ibáñez, institucionista, subdelegado de la Junta para la Ampliación de Estudios y que llegó a tener 1.500 enfermos de paludismo, con una mortandad muy baja. El tratamiento era con Atebrina y Plasnequina que se compraban a los laboratorios franceses de la casa Bayer, y Quinacrina y Plaequina , que se compraban a laboratorios alemanes.

Esto llama la atención, teniendo en cuenta que los alemanes nazis, apoyaban a los franquistas. Habrá que seguir investigando, pero como no lo haga yo, nadie lo hará. Calandre fue duramente represaliado, con multa, cárcel y depuración.

Opino que se necesita, más que darles publicidad a los militares, y las llamadas “fuerzas de seguridad”, dedicar el presupuesto de Defensa a la investigación, y así cuando nos llegue una epidemia mortal, podamos defendernos, y por otro lado todo lo que nos está ocurriendo (sobre todo en la Comunidad de Madrid con una enorme cantidad de contagios y muertes, y que nadie nos ha explicado los motivos) sirva para cambiar el modelo productivo, actualmente basado en la destrucción de la naturaleza y sus recursos.

Se acabaron tantos coches, tantos aviones, tanto turismo masivo, tanta construcción de nuestra costa, tanta contaminación en las ciudades, tanta globalización, y tanta desigualdad. A ver si aprendemos alguna vez que la Naturaleza es sagrada y tenemos que cuidarla, no destruirla, pues eso será nuestra desaparición como especie, camino por el que vamos. Lo vemos por la que ha organizado un simple virus minúsculo, que todavía no sabemos si salió de algún laboratorio, o fue una simple venganza de la poderosa Naturaleza.

Más artículos de la autora

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

3 comentarios en “Recordando la epidemia de paludismo 1937

  • el 17 abril, 2020 a las 18:18
    Permalink

    Gracias Arturo , por mi que no quede. Hasta el ultimo suspiro

    Respuesta
  • el 17 abril, 2020 a las 15:21
    Permalink

    Enhorabuena y felicitaciones por este magnífico artículo -verdadero, social y ético- a Dña. Cristina Calandre Hoegnisfeld, por su valiente y permanente defensa de: la «Institución Libre de Enseñanza» (ILE), la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), la Residencia de Estudiantes, el Hospital de Carabineros, etc.; y, también, de la Segunda República española, como buena «institucionista». Suscribo -íntegramente- el contenido del artículo. Un Cordial Saludo. Arturo Fernández Domínguez.

    Respuesta
  • el 17 abril, 2020 a las 09:31
    Permalink

    Respecto a porque la comunidad de Madrid es la mas afectada en España por el coronavirus , me parece interesante este articulo
    https://www.revistadeviajesyturismo.com/2020/03/30/sospecha-de-la-aparicion-de-la-pandemia-del-covid-19-en-fitur-2020/
    Nos dice que hay sospechas de que el covid-19 vino de mano de la feria FITUR , que tuvo lugar a finales de enero del 2010 un mes despues de que apareciera la pandemia en China. Muchos chinos vinieron a esta feria del turismo mundial que se celebra en el recinto de IFEMA , perteneciente a la CAM y ayuntamiento de Madrid , donde actualmente pusieron el enorme hospital de campaña ¿remordimientos ?
    Creo que esta feria basada en los grandes desplazamientos en avion , tiene sus días contados , por ahora. España tendrá que buscar otro motor de desarrollo económico. Mientras tanto , los madrileños , seguimos enfermando y muriendo como moscas , sobre todo los mayores. Unos hacen los negocios y otros padecen las consecuencias.

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar