Reducción al absurdo

Llegados todos los síntomas al colapso borbónico, otra vez más en la desgraciada historia de este volcánico mal país, lo mejor que se puede hacer es recoger los escombros y edificar republicanamente lo nuevo. 

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar