Regalos de Papá Noel a Urdangarin

Arturo del Villar*. LQS. Diciembre 2018

Ha dejado de robar porque no puede salir de la cárcel, pero no se ha arrepentido de los delitos cometidos antes, sino al contrario, asegura a quien le quiere escuchar que es inocente, por lo que piensa celebrar una fiesta personal el día 28

La revista más seria del reino lo interpretó así

El delincuente más famoso del reino de España, el tristemente célebre Iñaki Urdangarin, eligió la cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila, para cumplir allí la suave condena de cinco años y ocho meses de reclusión, como autor probado de la mayor concentración de delitos económicos posible. Es el único macho junto a 95 presas, con las que no tiene ningún contacto porque goza de un módulo especial del que es el único ocupante, con patio privado para pasear, comedor y baño independientes, y una sala para recibir un encuentro mensual íntimo con su mujer y cómplice, la infausta Cristina de Borbón, absuelta de los mismos delitos por ser hermana de su majestad el rey católico nuestro señor Felipe VI de Borbón, que Dios guarde, lo que hace imposible su encierro en una cárcel, por muy convicta que sea y demostrada que esté su participación en los hechos de autos.

Pero el Urdanga se queja de estar solo, porque no se le permite alternar con las presas, como él imaginó que podría hacer cuando escogió esa cárcel precisamente entre todas las del reino. El que se definió a sí mismo como “el duque empalmado”, cuando lo era de Palma de Mallorca por concesión benevolente de su suegro, el entonces rey titular y ahora emérito Juan Carlos I de Borbón, no se conforma con la visita mensual íntima de su mujer y cómplice, por lo que reclama más compañía. Se siente solo en el módulo especial habilitado para él, una jaula de oro como el apartamento de un hotel de lujo, dispuesta para hacerle agradables las vacaciones forzosas en la prisión, alejada de las incómodas mazmorras femeninas.

Quiere una bicicleta

Según una crónica del diario vallisoletano El Norte de Castilla, pidió a Papá Noel, con figura de juez de vigilancia penitenciaria, una bicicleta estática para mantenerse en forma, porque las existentes en la cárcel están pensadas para mujeres, y sus largas piernas, casi tanto como sus manos acostumbradas al trapicheo económico, no le permiten usarlas con la requerida comodidad.

Papá Noel, siempre generoso con los niños que le escriben en estas fiestas navideñas, ha accedido a regalarle una bicicleta estática acorde con su envergadura, como premio por ser bueno y haber dejado de robar desde que está en la dorada jaula. Ha dejado de robar porque no puede salir de la cárcel, pero no se ha arrepentido de los delitos cometidos antes, sino al contrario, asegura a quien le quiere escuchar que es inocente, por lo que piensa celebrar una fiesta personal el día 28.

Y no solamente recibirá ese regalo, sino que el Papá Noel—juez ha ordenado al director de la cárcel de Brieva que no lo mantenga aislado en su módulo especialmente habilitado para él, porque asegura que la soledad produce efectos destructores sobre el psiquismo de una persona. Será instructivo comprobar cómo se resuelve esta situación: ¿permitiéndole alternar con las reclusas en estancias comunes? ¿Trayendo a más condenados machos a compartirlas? ¿O concediéndole un permiso ilimitado para salir de su dorada jaula, y volar libremente como un pájaro, puesto que lo es, y de cuenta (corriente), a Ginebra para reunirse con su mujer y cómplice, que está allí cobrando un espléndido sueldo de la Caixa?

Lo que sí sabemos es que esta primera nochebuena en la cárcel va a cenar consomé, rosbif de pato y profiteroles, y se le concede el privilegio de no escuchar la filípica que echará su cuñado el rey nuestro señor para decir lo de costumbre, en tanto sus vasallos no nos libraremos de oírla porque nos la pondrán a todas horas durante dos días seguidos, castigo merecido, desde luego, por no protestar.

Y la Niña Bonita sigue sin acercarse por aquí.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario