Resetear

econo189El Financiero de El Garaje. LQSomos. Septiembre 2016

Por fin se ha dicho públicamente. En agosto y no por cualquiera, sino por dirigentes de la Deutsche Bank: “para salir de la insostenible lógica actual hace falta un crash”.

¿Qué quiere decir esto? Pues que se reconoce que ya no es posible una “salida suave”. Se ha ido demasiado lejos por parte de los bancos centrales en sus experimentos de creación monetaria y de implementación de tipos de interés cero o, incluso, negativos (se paga por prestar dinero).

“Resetear” la economía (es el término que se ha empleado) implica un crash (como reconocen) en los mercados de acciones y bonos. Un ajuste brutal de valor del que luego, naturalmente, se culpará a los mercados.

Sabíamos y veníamos diciendo que esas políticas llevan al desastre. Ahora (y eso es lo nuevo) se reconoce que no se puede salir sin trauma de ellas, que no es posible volver a la normalidad de unos tipos de interés dos o tres puntos por encima de la inflación con un simple cambio de políticas.

Ese eventual crash provocaría una onda de choque que afectaría a bancos, seguridad social, empresas, todo tipo de fondos de inversión y, por supuesto, estados. Resetear va a resultar doloroso.

Que se reconozca que la salida va a ser violenta no quiere decir que vaya a producirse inmediatamente. Ya lo decíamos en junio pasado, a propósito del Brexit: “No parece que el Brexit vaya a ser utilizado para provocar una crisis mayor. Parece que es todavía demasiado pronto”. Así ha sido.

Quizás por eso, los bancos centrales, verdaderos protagonistas de la situación, se han dedicado a marear la perdiz durante los meses de julio y agosto. Bajo la atenta mirada, eso sí, de los mercados.

Primero, el de Inglaterra, que no tomó ninguna decisión. Después, la Fed estadounidense, que tampoco definió su posición. El tercero, el Banco Central Europeo, que también dio largas. El turno llegó de nuevo al Banco de Inglaterra que, esta vez sí, rebajó los tipos de interés en un 0,25%. Agosto acabó con un Fed de nuevo apuntando a subidas de tipos en diciembre, pero manifestando un evidente miedo a que la economía (sobreendeudada) no pueda asumirlas.
Es decir, dos meses en los que no ha pasado nada. Y eso es precisamente lo interesante, porque significa que están estirando el chicle. De repente, nadie tiene prisa. Pero todos saben lo que va a acabar pasando.

Van a resetear la economía. Tendrán que encontrar/fabricar una excusa a la altura. Pero lo harán.

Más artículos del autor

Un comentario sobre “Resetear

  • el 6 septiembre, 2016 a las 17:25
    Permalink

    Como dijo aquella, va a venir un Tsunami y nosotros discutiendo si nos ponemos bikini o bañador.

    Respuesta

Deja un comentario