Respuesta al artículo del señor Javier Cercas

Lilith Rojo*. LQSomos. Abril 2017

En respuesta al artículo en el país semanal del señor Javier Cercas y otros

Usted señor Cercas está en el «sí, pero…» no hay peor defecto que la indefinición, el nadar y guardar la ropa para seguir siendo superventas a costa de lo que usted llama memoria, justo haciendo lo que tanto critica. Se llena sus bolsillos mientras tacha de negociantes a quienes desde el rigor y el sacrificio personal publican sin recompensa económica y sin los canales de apoyo que a usted le mecen.

En su artículo hay una profunda maldad o una gran ignorancia, o ambas, ahora nos sale con el tándem lo político y lo moral para lavarse las manos en busca de justificación para sus libros, tanto Soldados de Salamina como El monarca de las sombras, donde usted enseña el plumero de Falange. O sea, la República es políticamente aceptable pero no moralmente, los golpistas no eran políticamente aceptables pero sí moralmente, porque según usted en 1936 todo el personal estaba harto de la República y por tanto era susceptible de ser derrocada. Sí, pero…. Lo que más asombra de sus disertaciones es que la República para usted surge de la nada, que la plantea como una democracia fuera de contexto histórico, que pretende equipararla con la actual, que por cierto está tan mal, que según sus pérfidas tesis, moralmente podríamos tomar el palacio de invierno mañana mismo. Es un planteamiento muy maniqueo y primario el suyo. Los guardianes de la transición, progres de escaparate, involucionistas transicionales en la intimidad, le habrán aplaudido mucho su brillante salida para justificar tanta traición a los que han robado las siglas y fueron despedidos de esta vida con el puño en alto y un tiro de gracia fascista.

Los que no tenemos tíos que voluntariamente fueron a asesinar la democracia, los que los tienen y lo admiten desde la crítica, no entendemos a los que buscan justificación para lo injustificable y cuelgan los retratos de sus familiares fascistas en sitios prominentes. Podría usted haber hecho bandera de los que en su pueblo fueron asesinados por gente como su tío y tener presente sus caras a la hora de teclear ante su folio patrocinado. En su guerra de modas, no de ideas, ni de realidades, acaba banalizando aquello por lo que tanta gente murió, porque mientras un pueblo alienado secularmente tejía sueños, sus amos maquinaban como destrozarlos a sangre y fuego. Esto es aplicable a sus amigos guardaespaldas que buscan justificarle con argumentos tan peregrinos como que usted tenía que escribir su libro para explicarle a su madre quien era su tío, lo de publicarlo, publicitarlo y venderlo es simplemente una anécdota que le da de comer. Los que creen en pasar página gratis para avanzar niegan la verdad, la justicia y la reparación, niegan los derechos humanos a las víctimas antifascistas, que se fueron de este mundo para inmolarse, como en un día de la marmota eterno, por la reconciliación nacional de la sacrosanta transición, que les escupe a la cara. El mínimo consenso señor Cercas tendría que estar en la abolición del legado omnipresente de la dictadura, que es justo lo que pretende proteger en este folleto de propaganda.

Y deje usted de autoproclamarse ateo y anticlerical si nos sigue saliendo otra vez con monjas y curas y asesinos despiadados, obviando que la mayoría de los que pasearon al clero fueron fusilados, mientras que a los asesinos fascistas, que mataron desde campesinos a presidentes, fueron premiados con cargos y carguillos, siendo sus muertos loados en las paredes de la santa madre iglesia.

Si piensa que con eso puede seguir vendiendo su libro con la conciencia tranquila, mancillando tantas memorias, es que es muy cínico. Moralmente pérfido.

Los activistas de la memoria se toman estas cosas muy mal porque con su mensaje reduccionista viene a convencer a mucha gente que cae en la trampa por falta de conocimiento de la historia de este país. Y a nosotros nos cuesta mucho esfuerzo hacer memoria pedagógica en el campo de los derechos humanos, no folklórica-festiva-floral-fotogénica, que es la que trabaja el homenaje como tributo al pasado no como derecho a la verdad, la justicia y la reparación por un futuro sin lastres de dictaduras, sin coronas, de ruptura democrática, laico y de justicia social.

Y por cierto ya que usted está a favor de que quiten el nombre que su tío da a una calle de su pueblo, pídaselo al consistorio de Ibahernando, sería un gesto que le honraría y que en su lugar pongan el nombre de Sara, fusilada por los fascistas, para equilibrar la balanza.

Y un consejo, cuando responda en entrevistas o diserte en los medios, cuando critique a personas solventes, trabajadoras, especializadas y comprometidas con la verdad, demuestre usted un mejor dominio del lenguaje, sea más preciso y elegante, no vaya a ser que sus lectores piensen al final que usted escribe en negro.

Y por último, para los que sean de dedo fácil, a mi me da igual que el señor Cercas escriba un libro sobre su familiar falangista, lo que me molesta es que lo encuadre en el concepto Memoria y que intente buscar justificaciones para acallar sus contradicciones morales. El concepto malparido de Memoria Histórica nació para defender los derechos robados de las víctimas del franquismo y la transición, que PSOE y acólitos lo siga pervirtiendo en la grosera equiparación, es un nuevo expolio en el suma y sigue de la ignominia del amén a lo atado y bien atado.

Y este 23 de abril, Dia del llibre, le deseo que no tenga usted mucho trabajo.

Nota: Falleció un camarada de su tío, el señor Utrera Molina, que fue despedido en Nerja con los camisas azules cantándole el Cara al sol. Lo triste es que se fue sin pagar su factura para con las víctimas del franquismo porque el bipartidismo le protegió hasta el fin de sus privilegiados días. Y lo despreciable es que este alto cargo de la dictadura asesina, que se reafirmaba en su condición de franquista, pueda marcharse al son de himnos fascistas en espacios públicos. ¿Eso que es? pues yo diría que políticamente debería estar prohibido y moralmente es deleznable.

Más artículos de la autora
* LQSomos en Red

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar