Sabadell: Inauguración popular de la plaza Cipriano Martos

Agencia Mp3. LQS. Diciembre 2019

Cuando el hambre y la humillación es tu único paisaje sin más horizonte hay que tener valor para romperlo buscando una oportunidad para vivir con dignidad. Hablamos de una migración social y política, para dejar de agachar la cabeza y romper las cadenas de miseria

Nota de la Xarxa Querella Argentina, traducida por LQS

Ante un numeroso grupo de personas que quisieron rendir homenaje a Cipriano Martos leímos unas palabras en recuerdo de su vida, de su lucha, de su sufrimiento y de su muerte causada por la represión franquista en 1973. Un día muy importante para su familia y para sus compañeros de militancia, ya que inaugurábamos una plaza con su nombre en la ciudad de Sabadell, la misma plaza que en el décimo aniversario de su asesinato le dedicó su partido.

La historia de Cipriano es la historia de muchas, y al mismo tiempo, la historia de una minoría. Es la historia de muchas personas que han sido para nosotros correa genética de transmisión de vida, también de personas que queremos, que admiramos, con las que convivimos y compartimos, incluso podemos ser nosotros mismos. Porque todas somos o podemos ser migrantes.

Cuando el hambre y la humillación es tu único paisaje sin más horizonte hay que tener valor para romperlo buscando una oportunidad para vivir con dignidad. Hablamos de una migración social y política, para dejar de agachar la cabeza y romper las cadenas de miseria que imponían los caciques del Régimen a las perdedoras, a aquellas que tomaron partido por la libertad ya aquellas que no pudieron levantar la voz , pobres del mundo, desgraciadamente tan internacionales. Buscando un trabajo y un techo se encontraron un escenario muchas veces desolador y lleno de mucho sacrificio, pero también de esperanza y oportunidad, de solidaridad y de cambio, de lucha sindical y vecinal. Construyendo derechos y destruyendo al tirano. Una ventana para todas y todos los Ciprianos, que viajaron a las ciudades de las fábricas y las obras, como riada humana a cambiar las fisonomías de estas. Así llegó Cipriano a este barrio, como lo hizo su hermano Antonio, como lo hicieron las compañeras y compañeros que encontró en Sabadell, una familia política que le puso un libro en la mesa y unos ideales para alimentar su anhelo de justicia social. De este modo Cipriano, un emigrante de Maldonadillo, una aldea de Loja, Granada, con 26 años comienza su militancia en el PCE (ML) y en el FRAP. Es en este punto donde una historia de mayorías se transforma en una de minorías comprometidas hasta el límite, una metamorfosis en mariposa de colores antifascistas volante libre en lo invisible, exigente y peligroso mundo de la clandestinidad. Todo el mundo podía ver un Cipriano trabajador, educado, amable, todo generosidad, también un Cipriano tímido que quería disfrutar de la vida y tener una compañera. Un Cipriano sensible de sentimientos de algodón, amante de los animales, pero también un Cipriano desconocido de convicciones de acero.

Cipriano salió de su cuna política del barrio de la Plana del Pintor y Ca n’Oriach de Sabadell donde aprendió de huelgas, de manifestaciones, de acciones antifranquistas, también de caídas y de represión policial. El disciplinado Cipriano aprendió de compañeras como Paqui en Sabadell y de compañeros como Antonio en Barcelona, imprimiendo y repartiendo octavillas. Ya estaba preparado para su viaje a Reus como parte de una célula para hacer crecer la militancia a las tierras de Tarragona. Un viaje sin retorno al horror del franquismo.

Todo comienza con una acción en Igualada repartiendo octavillas a las puertas de la fábrica Punto Blanco donde se identifica el coche de su compañero Pascual, que será el primer detenido y torturado hasta dejarlo irreconocible. Unos días después será en Cipriano quien caerá ante la empresa de construcción donde trabajaba. Fue arrestado por la Guardia Civil de Reus y llevado al cuartel de la ciudad donde se abrieron las puertas del infierno de la dictadura más represora. Cipriano fue torturado brutalmente, salvajemente, como sólo los sádicos y los que odian ciegamente pueden hacerlo. Los hombres de tricornio con las calaveras de plomo, que retrató el poeta Lorca, también hijo de Granada, también asesinado, no lloraban, gozaban golpeando, vejando, amenazante. Torturadores. En un momento del interrogatorio dice la Guardia Civil que dejaron a en Cipriano solo y que aprovechó para tomar por su cuenta un ácido corrosivo que era sobre la mesa. Maldad y cinismo de uniforme. Todo el mundo que ha sido detenido sabe que ni te dejan saltar por una ventana, ni beber los ingredientes de un Molotov. Cipriano comienza el 27 de agosto un triste, sangriento, doloroso y solitario camino hasta la muerte, aislado y custodiado por una pareja de la Benemérita en su cama del hospital San Juan de Reus. No pudo ser visitado por su abogado, ni pudo despedirse de su familia, que ignoraba su destino.

El día 17 de septiembre de 1973 moría Cipriano Martos Jiménez, tenía 31 años. Su asesinato quedó escondido en una fosa común del cementerio de Reus. Su madre y sus hermanos, que viajaron desde Granada con urgencia, no pudieron ver el cuerpo de Cipriano, fueron amenazados por la Guardia Civil, incluso su madre suplicando, llorando de rodillas, recibió el desprecio y la violencia del cuerpo armado. Su familia a través de la Querella Argentina continúa exigiendo la exhumación de en Cipriano para que descanse con sus padres a su pueblo.

Para todas las personas que conocieron la humanidad de Cipriano, para todas las personas que la hemos conocido a través de sobre familiares y Compañeras de militancia, se impresionante este reconocimiento de la ciudad, que le abrió los ojos a la lucha por la justicia. El nombre de Cipriano Martos Jiménez ya no será borrado de la historia gracias a su familia, a sus compañeras antifascistas, a la Red Catalana y Balear de Apoyo a la Querella Argentina, al magnífico trabajo de Roger Mateos y en la ciudad de Sabadell. Muchas gracias a aquellas personas que lo han Hecho posible. Cipriano vive, su legado también y el mejor homenaje que podemos hacerle es continuar sin desfallecer combatiendo el fascismo, como deber de Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo y la transición, por los represaliados antifascistas y republicanos de ayer y de hoy, por los derechos humanos del futuro.

Le cantamos el Bella Ciao y sonó también Puño en alto del cantante Pedro Faura, compañero de militancia de Cipriano.

El periodista Roger Mateos, autor del libro el caso Cipriano Martos, presentó a la prima de Cipriano Martos, ella en representación del hermano de Cipriano, Antonio, que por motivos de salud no pudo asistir a este momento tan emotivo para su familia, hizo una semblanza de su primo. Nos contó que era una persona totalmente entrañable imposible de no estimarse porque tenía algo especial que enamoraba a todos, que era todo bondad y generosidad.

El cantaor Luciano Carmona, amigo y compañero de militancia de Cipriano, y el guitarrista Oriol Obiols interpretaron en honor de en Cipriano un tema de Juan Meneses dedicado a los últimos fusilados del franquismo. Luciano no pudo dedicar unas palabras a Cipriano porque dijo que le emocionaba tanto su recuerdo que se pondría a llorar y no podría cantar.

Queremos compartir con todas y todos este poema de Pascual Carrilero Carrilero, compañero de militancia de en Cipriano Martos, que fue detenido en Reus, donde vivía con su familia, que fue torturado brutalmente en el mismo cuartel de la Guardia civil, en las mismas fechas que Cipriano y más tarde fue encarcelado en la prisión de Tarragona. Pascual llevó siempre en su corazón a Cipriano, con la pena y el dolor de tener que recordar totalmente destrozado. Con la rabia y la impotencia de tener que encontrar por la calle con sus torturadores impunes. La familia de Pascual también es querellante en la República Argentina:

A continuación se inauguró la plaza Cipriano Martos descubriendo la placa con su nombre. Una placa que se colocó sin comunicar a nadie este cambio en el nomenclátor de la ciudad. Sin ningún acto por parte del actual Ayuntamiento de Sabadell, que dio cumplimiento al mandato del anterior consistorio. Este aprobó una serie de cambios de nombres con el hilo de la memoria histórica como nexo para renombrar plazas y calles. Ni siquiera se notificó a las familias la colocación de estas placas. Lo que no hicieron las instituciones lo hizo el pueblo organizado a través de diferentes asociaciones políticas y sociales.

Para terminar esta inauguración se hizo una ofrenda floral a la memoria de Cipriano como representante de los cientos de miles de víctimas del fascismo español. También se recogieron las palabras de las personas que compartieron este acto, como las del artista Lola Lasurt, autora del mural de Reus en honor de en Cipriano.

Un pasacalle por la ciudad inaugurando plazas: Patricio Peñalver, activista LGTBI, Cipriano Martos, militante antifranquista asesinato, Clara Campoamor, diputada de la República que luchó por el voto femenino y lo hizo posible y las Mujeres del textil, mujeres trabajadoras pilar explotado de la Sabadell industrial. Mujeres como la Carmen que sigue en pie con sus 83 años y es una digna representante de una generación que tuvo que luchar mucho en sus vidas para levantar muchas otras, un orgullo de mujeres.

El acto itinerante se finalizó en la plaza de las Mujeres del textil con actuaciones musicales, la lectura manifiesto y vermut popular.

Cipriano Martos ¡no olvidamos!

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario