¡Salvemos la Sierra de Ávila y el Valle de Amblés!

no-mina-avila-loquesomosRedacción. LQSomos. Noviembre 2016

No a la mina en la Sierra de Ávila

El feldespato es uno de los minerales más peligrosos debido a que contiene uranio radiactivo y tiene emisiones de plomo.

La Junta de Castilla y León ha aprobado una explotación minera que supone una grave amenaza para el ecosistema y población de las tierras abulenses. El proyecto, se lo confían a una empresa llamada Antonio y Javi SL, con 3.010 euros de capital social (¿?). Esta empresa se dedica al comercio al por mayor de productos alimenticios, bebidas y tabaco (¿?).

La mina se ubicará en el Cerro de Gorría, a 1.500 metros de altura y debido a su ubicación, los contaminantes y partículas de polvo, derivados de la extracción mediante explosiones, y el tratamiento físico-químico del mineral, se propagarán fácilmente por la Sierra de Ávila y el Valle de Amblés, llegando hasta la capital. Entre estos contaminantes se encuentran el gas Radón (gas radiactivo), el polvo de Sílice y el ácido Fluorhídrico.

Esta zona es de vientos constantes, junto a un parque eólico, afectando a la Cañada Real Leonesa Occidental y la zona de los Encinares de la Sierra de Ávila, declarada Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona Especial de Protección de las Aves (ZEPA). Aquí es donde residen especies en grave peligro de extinción, como el Águila Imperial Ibérica, el Águila Real, el Lobo Ibérico, el Buitre Leonado y la Mariposa Ajedrezada Rusa (endémica de la Sierra de Ávila), entre otros… empujándoles un paso más cerca de su extinción. Se producirá un enorme impacto visual imposible de restaurar, que llevará a la quiebra al floreciente turismo rural de la zona.

En setiembre de 2016 la Junta de Castilla y León publicó una orden por la cual se informaba que la compañía Antonio y Javi S.L., con sede en Madrid, solicitaba que seno-mina-sierra-avila-loquesomos iniciase el procedimiento del impacto medioambiental que supondría la existencia de una mina de feldespato en las hectáreas de terreno en las cuales tiene derecho de explotación. Hay que añadir que la compañía podría beneficiarse de una ley franquista de 1973 para expropiar al propietario del terreno. En la época franquista la minería era de interés nacional y su actividad prevalecía sobre la propiedad. Con lo cual la expropiación era y es obligatoria. Es decir, la persona que tiene los derechos de explotación minera no tiene por qué pagar económicamente al propietario de las tierras.

Tanto el aire, las aguas, como el suelo de la región se verán gravemente contaminadas, comprometiendo la salud de los habitantes de la comarca. Los cursos de agua quedarán inutilizados, llegando a desaparecer fuentes, manantiales, y contaminando pozos y acuíferos imprescindibles para la actividad agrícola y ganadera, así como al abastecimiento de la población.
Será insostenible la ganadería, motor económico de la región, con importantes pérdidas económicas. El tráfico de vehículos pesados y el ruido de las explosiones impedirán la trashumancia en la Cañada Real Leonesa Occidental.

Plataforma: ‘No a la mina en la Sierra de Ávila’

Con la clara intención de parar este proyecto de instalar una Mina de Feldespatos a Cielo Abierto en plena Sierra de Ávila, se ha creado la Plataforma Ciudadana ‘No a la mina en la Sierra de Ávila’, que lleva trabajando en diversos frentes: labores de investigación, de comunicación e información, presentación de alegaciones (más de 3000, presentadas ya), recogida de firmas (Firma ahora, clic aquí), todo con único y claro fin ¡Parar la instalación de la mina!

Por una Sierra de Ávila natural, limpia y sostenible.

#NoALaMina #SalvemosLaSierraDeAvila

Deja un comentario