Segunda República: Canto rural

Arturo del Villar*. LQS. Abril 2020

“El salón de actos era insuficiente para la extraordinaria concurrencia, que se apiñaba en los pasillos y aun formó cola en la calle en espera de tener acceso al local donde se ejecutaba el concierto…»

Puesto que este año 2020 no podemos salir a las calles el 14 de abril, para conmemorar el feliz aniversario de la proclamación de la II República Española, confinados en los hogares, los hospitales o las prisiones a causa de ese virus con nombre monárquico, el coronavirus, celebraremos esa fecha histórica recordando cada día un poema escrito en su homenaje.

El primero debe ser el Canto rural a la República Española, compuesto por Óscar Esplá con letra del poeta Manuel Machado. Fue estrenado el domingo 26 de abril de 1931 a las seis y media de la tarde, en el Ateneo Científico, Artístico y Literario de Madrid, por la Banda Republicana, nuevo nombre adoptado por la hasta entonces conocida como Banda del Cuerpo de Alabarderos, bajo la dirección del maestro Vega.

Según escribió un anónimo redactor del diario El Sol, en crónica publicada en la cuarta página del ejemplar correspondiente al martes 28, “El salón de actos era insuficiente para la extraordinaria concurrencia, que se apiñaba en los pasillos y aun formó cola en la calle en espera de tener acceso al local donde se ejecutaba el concierto. A falta de ello, el público pudo oírlo porque se radió y se dispusieron en la calle potentes altavoces”. El entusiasmo popular por el nuevo régimen se desbordó con ese grato motivo.

La llegada del presidente del Ateneo y ministro de la Guerra en el Gobierno provisional, Manuel Azaña, “fue acogida con una ovación extraordinaria”, según el cronista. Se interpretaron obras de Albéniz, Falla, Chapí, y del propio director de la Banda, para terminar con el estreno más esperado, el Canto rural a la República Española. Dice la crónica que “entonó el canto con briosa entonación la señorita Laura Nieto, quien tuvo que repetirlo hasta tres veces”. Como final del acto, la Banda interpretó La Marsellesa, coreada por todos los asistentes puestos en pie.

Un poema de encargo

Manuel Machado compuso el poema por encargo en una semana, y no se acierta a comprender qué tiene de rural. Los escritos compuestos por encargo no suelen resultar muy inspirados, y este caso lo confirma. Se había pretendido que el Canto fuese el himno oficial de la República, pero la letra no convencía a quienes lo escuchaban, por lo que se desechó la idea, y Esplá, enfadado, prohibió que se interpretara. A los republicanos les gustaba más el Himno de Riego, que por ello quedó considerado el himno popular de la República, y todavía hoy lo cantamos como tal en las reuniones. El poema dice así:

Es el sol de una mañana
de gloria y vida, paz y amor.
Libertad florece y grana
en el milagro de su ardor.
¡Libertad!

España brilla a tu fulgor
como una rosa de Verdad
y Amor.
Gloria de escuchar
por tierra y mar
–Fe y Esperanza—
cantar

España avanza.
Gloria del cantar
del campo y mar, con la armonía
sin par,
España mía.

Luz de hogar encantadora
a quien con fe la ve lucir.
Fiero incendio que devora
al que lo quiere combatir.
¡Libertad!

El mundo brilla a tu fulgor
como una gema de Verdad
y Amor.

Algunas veces se ha publicado que el autor del poema fue Antonio Machado, debido a que permaneció siempre fiel a la República, hasta morir al mismo tiempo que ella en el exilio de Colliure, mientras que Manuel se puso al servicio de los militares sublevados, les dedicó poemas, fue premiado por ellos, designado ilegalmente numerario de la Real Academia en 1938, y tras la caída de Madrid dirigió la Hemeroteca y el Museo Municipal. Le regalaron además la edición de un volumen con sus Opera omnia lyrica, impreso en Barcelona en 1940 por cuenta de la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda de la FET de las JONS, siglas del partido fascista cómplice de los militares sublevados. En 1942 la Editora Nacional del sistema hizo una segunda edición. Esos ejemplares fueron enviados a todos los organismos oficiales, por tratarse del poeta oficial del régimen, y al transformarse la dictadura en monarquía se vendieron en librerías de viejo, por lo que es fácil encontrarlos.

Ideología de Manuel Machado

Esta disparidad de opiniones políticas entre los dos hermanos puede entenderse al saber que Manuel y su esposa Eulalia se encontraban casualmente el 18 de julio de 1936 en Burgos, apodada desde ese día Capital del Alzamiento, y otros títulos fascistas. Allí se instaló la llamada Junta de Defensa Nacional de España, integrada por los principales militares sublevados, y un decreto de la Presidencia firmado el 29 de setiembre proclamó allí al más traidor de todos ellos jefe del Gobierno del Estado Español, lo que le convirtió en dictadorísimo hasta el día de su muerte en 1975.

La represión de los sublevados contra las personas consideradas de izquierdas fue un verdadero genocidio, prolongado hasta el 27 de setiembre de 1975, con sus últimos crímenes perpetrados en Burgos, Barcelona y Hoyo de Manzanares (Madrid). Los sublevados dictaron e interpretaron las leyes a su gusto. El autor de la letra del Canto rural a la República Española era, por ese simple dato, un elemento peligroso para los militares golpistas. Estuvo detenido dos días, aunque no existe documentación al respecto. Es comprensible que sintiera miedo por su vida y la de su mujer.

Esta circunstancia fatal explica que aceptara ponerse a las órdenes de la Junta de Defensa, y que dedicase poemas en alabanza de sus victorias. Es cierto que se le autorizó en febrero de 1939 a trasladarse a Francia, con su esposa, para asistir a su madre y su hermano Antonio enfermos. Llegaron a Colliure después de sus entierros y regresaron a Burgos. Hubieran podido quedarse exiliados en Francia, y no lo hicieron.

De no haberse hallado en Burgos aquel fatídico día, es posible que la biografía de Manuel Machado fuese muy diferente de la que conocemos. Para intentar entender su comportamiento hay que tener en cuenta las circunstancias del terrible momento histórico. Su familia paterna era liberal, de ideología krausista, por lo que Manuel y Antonio se educaron en la Institución Libre de Enseñanza al trasladarse a vivir en Madrid. En el “Retrato” que antepuso Antonio a su poemario Campos de Castilla declaró: “Hay en mis venas gotas de sangre jacobina”, la misma que corría por las de Manuel. Los dos hermanos, con la misma familia y la misma educación, hubieran debido mostrar el mismo comportamiento político. Pero a Manuel le cogió la sublevación militar en Burgos, y sintió amenazada su vida y la de su mujer, con motivos sobrados. Todo lo que escribió desde entonces carece de valor ni siquiera circunstancial.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar