MERR32-Caminar*. LQS. Abril 2019

Sirvan estas líneas como modesto homenaje a Matilde Revaque, y también a su compañera del cuerpo de prisiones Isabel Huelgas

x-default

Matilde Revaque Garea nació en Serrada (Valladolid) en 1897, su familia se asentó en Santander donde Matilde estudió magisterio. Era mujer de vanguardia y cultísima, presidenta del grupo de Mujeres de Izquierda Republicana y maestra nacional en Torrelavega. Estaba casada y sin hijos. Se incorporó por vocación a la reforma penitenciaria republicana, cuyo cuerpo femenino de prisiones del Ministerio de Justicia de la República fue creado por Victoria Kent. Durante la Monarquía estaba encomendado a las monjas de la Orden de la Merced. En 1931 Matilde superó notablemente las primeras oposiciones a este Cuerpo. Fue “Jefa de la Sección femenina auxiliar del Cuerpo de Prisiones de la Prisión de Mujeres de Barcelona”, y en 1933 “Jefa de servicios de la Prisión de Mujeres de Valencia”, de la que fue directora durante la guerra.

Era muy competente, hizo cumplir el reglamento sin permitir diferencias a favor de los peces gordos bien relacionados. Fue justa con todo el mundo, esforzándose por hacer de las cárceles algo más que un depósito de mujeres. Siempre trató a las presas sometidas a su custodia con corrección y con respeto. Era castellana, socialista, de estatura media, con una cara morena, pelo largo y negro peinado muy pegado a la cara, con una personalidad muy acusada, muy digna, con un claro concepto de su deber de funcionaria de la comprensión de los problemas que una cárcel de mujeres plantea.

El final de la guerra civil sorprendió a Matilde en Madrid, destinada en la prisión de Ventas de Madrid, donde fue detenida el 28 de marzo. Matilde Revaque jugó un papel fundamental en los primeros meses de posguerra, organizando la higiene, alimentación y limpieza, tras el caos originado por la llegada de varios miles de detenidas, en particular para que la escasa y deficiente comida pudiera llegar a todas, paliando en lo posible el hacinamiento, así como para que las enfermas y embarazadas pudieran recibir alguna atención médica.

Contribuyó cuanto pudo, con otras funcionarias también detenidas, a que las mujeres pudieran sobrevivir. El testimonio de Julio Rodríguez Vega, secretario general de UGT recoge noticias que circulaban por las cárceles de Madrid: “Por su simpatía personal, su afecto hacía sus compañeras a las que hacía múltiples favores Matilde era popular en toda la prisión. Jamás pidió un favor a las nuevas funcionarias”. Muchas ex presas que habían compartido infortunio con Matilde en la prisión de Ventas, testimoniaron referencias elogiosas hacia ella.

Matilde fue en todo momento consciente de que no se libraría del pelotón de ejecución. Fue sometida a un simulacro de juicio en el que no fue admitida prueba alguna de la procesada, todo se basó en acusaciones de maltrato, presuntamente infligidas a falangistas “damas de España”. No se aportaron nombres de víctimas, ni pruebas de haber ordenado represión o actividad criminal. No quedó acreditada participación alguna en los crímenes de los que se acusaba a Matilde, ni la identidad de las presuntas asesinadas, ni siquiera se probó que siquiera hubo tales crímenes.

Las denuncias no partían de familiares de víctimas, sino de las “damas de España”, todas vivitas y coleando, bien tratadas y protegidas por la República, como María y Pilar Millán Astray, hermanas del fundador de la Legión, o de Caridad Valero Julve, alto cargo de la Sección Femenina de la Falange durante muchos años, que descargó todo su odio y no aportó prueba alguna. Alguna presa fascista como Pilar Primo de Rivera quiso vengarse de Matilde, visitándola en Ventas y regocijándose del cambio de tornas. Le dedicó un injurioso poema con el título «La Jefaza», recogido en su obra Cautivar, que ilustra cabalmente el rencor que le guardaba “.

Matilde Revaque fue condenada a muerte por el delito de “adhesión a la rebelión” por su comportamiento como funcionaria de la República. Se mantuvo con valor y serenidad. A la funcionaria que le sacó, Victoria Úbeda, le dijo tomando entre sus dedos el emblema del cuerpo de prisiones que llevaba: “No olvides Victoria, que muero por haber llevado esto con dignidad”. Matilde fue fusilada el 13 de agosto de 1940 junto a 8 hombres, algunos policías de la República, algo gravísimo entonces, como también lo era el haber sido oficial de prisiones.

El gobierno del PP ha dificultado enormemente el acceso a documentación oficial sobre el tema, argumentando la falta de consentimiento expreso de los hijos o nietos de los que acusaron, sentenciaron y ejecutaron a Matilde Revaque. Fiel a sus orígenes fascistas, el PP, quiere proteger el “honor” de los verdugos y dificulta los trabajos de investigación que tengan que ver con la memoria Republicana. Las fotocopias conseguidas del Archivo estaban plagadas de tachones sobre los nombres de represores franquistas y denunciantes. Sirvan estas líneas como modesto homenaje a Matilde Revaque, y también a su compañera del cuerpo de prisiones Isabel Huelgas, fusilada en julio de 1939 por parecidos “delitos”.

* Mémoire de l’Espagne Républicaine et Résistante

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2019/04/REVAQUE-GAREA-MATILDE-mp3-mem-lqs.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2019/04/REVAQUE-GAREA-MATILDE-mp3-mem-lqs-150x150.jpgLQSomosHistoria (s)MÁS AUTORESCárcel de Ventas,cuerpo femenino de prisiones,reforma penitenciaria republicana,Segunda República,Semblanza: Matilde Revaque Garea,Victoria KentMERR32-Caminar*. LQS. Abril 2019 Sirvan estas líneas como modesto homenaje a Matilde Revaque, y también a su compañera del cuerpo de prisiones Isabel Huelgas Matilde Revaque Garea nació en Serrada (Valladolid) en 1897, su familia se asentó en Santander donde Matilde estudió magisterio. Era mujer de vanguardia y cultísima, presidenta del...Cultura Libre, Comunicación Libre