Sentimientos policiales: El desahucio de la democracia

Disopress-desahucio-de-la democracia-lqsFrancisco González Tejera*. LQSomos. Marzo 2015

Debe resultar cuanto menos muy curioso poder observar cómo se entrena la policía española para desahuciar familias con bebés de sus casas, qué tipo de consignas recibirán de sus mandos, de qué forma exaltarán ese paradigmático ardor guerrero, esas ansias de defender los intereses de banqueros millonarios, de todo tipo de usureros del chantaje, la amenaza, el sanguinario crédito fácil.

¿Qué deben sentir los policías antidisturbios al ver a esas madres desesperadas, el bebé llorando envuelto en mantas, los escasos juguetes y chupetes rotos en cajas de cartón?

¿Sentirán algo?

¿Serán capaces de ponerse en el otro lado, de pensar en sus hijos, en algún familiar en situación de empobrecimiento extremo?

¿Se les pondrá alguna vez un nudo en la garganta cuando ven perder a cientos de personas cada día su pequeño universo?

¿Sabrán la magnitud de lo que están haciendo al obedecer unas órdenes que vulneran la Constitución, la legalidad internacional, los derechos humanos?

¿Les quedará empatía, algún gramito de fraternidad, de solidaridad de clase?

¿Conocerán el significado de la palabra “vergüenza”?

* Viajando en la tormenta

Imagen de Diso Press

4 comentarios sobre “Sentimientos policiales: El desahucio de la democracia

    • el 11 marzo, 2015 a las 09:37
      Permalink

      … de Moratalaz, de Zaragoza, de Barcelona, de Logroño…

      Insólito es lo que está sucediendo, y tomen nota, los que se matan por votar y los que nos morimos por ¡BOTARLES!

      ¡Aúpa, Luis M!

      Respuesta
  • el 10 marzo, 2015 a las 11:46
    Permalink

    Si a estas bajuras de la contienda social donde son los que ejecutan unas antisociales leyes hechas por los delincuentes imputados o procesados de sus jefes, es que no gozan de ninguna sensibilidad para tenerles ni en cuenta, ni respeto.

    En mi opinión, así me maten que no me callaré porque me viene mal tener que ser el que no soy, por mucho que me torturen o asesinen que ya vivido más de lo que vayan a vivir estos elementos, habría que preguntarse hasta cuándo vamos a soportar que nos machaquen sin siquiera conocernos y amparados en un uniforme que ya por sí deforma la propia personalidad del sujeto que lo viste, pues es siervo POR DINERO que han aceptado como todo lo demás.

    Ahí va la patata ardiente. ¿Qué les diferencia de los fanáticos religiosos? ¿Es seguro que no aceptarían la orden, si les fuera impuesta de quitar del medio a quien le pidan sus amos? No se escandalice nadie que el Terrorismo blanco, como lo llamaban los abuelos, es de hace bien poco con el GAL reciente y su creador dando consejos de Estado. Eso es lo que habría que preguntarse que aún tenemos que desenterrar muchos muertos de la guerra incivil y nos ponen pegas los herederos del Garrote Vil por querer saber (que aún se desconoce la verdadera magnitud del genocidio) el coste que pagó este país de NUNCA FUE UNO, NI LIBRE, NI GRANDE como se han empeñado en hacernos creer desde el Siglo XV.

    Vamos a llamar de una maldita vez a las cosas por su nombre que andamos un poco perdidos al respecto.

    Si en la situación actual donde cualquiera de estos políticos que legalizan casi, falta firmarlo, la corrupción, ¿cree alguien que estas mordazas de leyes nos llevarán a buen puerto? Por favor…

    A mi me están radicalizando más que nunca. Estoy empezando a odiarles también más que nunca y como a mi, a muchos. Lo que quiere decir que nos han embarcado en un bote que hace aguas desde el mismo momento que se aprobó y no hubo la correspondiente rebelión encabezada por esas oposiciones que demostrado queda que no lo son.

    Benja,ín Lajo Cosido

    Respuesta
  • el 10 marzo, 2015 a las 10:50
    Permalink

    Es una pregunta muy interesante para los que creen en esos valores que no son leyes que se puedan prostituir, siempre que seamos los que si valoramos su significado. Pero me siento capacitado porra responder ya que deberia haerlo o pueden.

    Respuesta

Deja un comentario