Silencios

No es lo mismo “silencio” que “el silencio”. El primero es callar, el segundo un estado interior que puede suceder inmersos en el mundanal ruido.

El silencio como algo físico es la ausencia de sonido. Como algo psicológico supone un estado de ánimo, una forma de mirar, una distancia. Es desde esta perspectiva una forma de ser. Un silencio interior, mientras que el silencio físico es exterior.

También podemos entender el silencio como ausencia o como plenitud. O el silencio que provoca un sonido, como por ejemplo el de una fuente. A mí me sucede esta sensación con la del parque del Cid en León. La manera de sonar el agua  silencia lo demás. 

Puede ser un descanso. Nos lleva a estados místicos, deformando incluso la percepción de lo real. O hace que sea más intenso. O descubre nuevas dimensiones.

Mientras que el silencio externo es ausencia de sonido, el silencio interior es ausencia de interferencias. Este silencio no interroga, percibe. O el silencio de un sentimiento no correspondido… Suena a un ruido muy lejano que no se oye, pero crea un estruendo que se percibe corporalmente.

Es también calma y sosiego. Podemos analizar cómo el silencio va asociado a la lentitud. El ruido nos agita. Por eso la poesía es inquietud que da forma escrita y voz en palabras a los ruidos sentimentales. Cuando el amor o cualquier otro sentimiento se calma nos acurrucamos, dormimos… y la poesía transcurre silenciosa sin ser escrita, por regla general. 

La palabra escrita es silencio que mira el tumulto interior y lo quiere describir, sacar afuera. Leemos en silencio, porque la escritura lleva algo de éste.

Una situación sublime es pasear con alguien en silencio, sin decir nada… la vida baila porque se unen los dos silencios si se aceptan, cuando además de callados hay una sintonía que forma un latido común.

El silencio de callar puede ser cobardía o prudencia. El que es una forma de ser puede ir acompañado de soledad o de identificación con los demás. Hay un silencio de amistad y otro de rencor. Y es que el silencio depende de si lo saboreamos o si nos aplasta. Si nos sirve para dialogar con nosotros mismos o para escondernos.

El silencio no es silencio, es lo que queda fuera de él. O más bien el resto de todo lo demás.

* Ramiro Pinto

Más artículos del autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar