Steve Biko: el “orgullo negro” sudafricano

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

Cry freedom. Grita libertad

De buen seguro que la figura de Steve Biko (King William’s Town, 18 de diciembre de 1946-Pretoria, 12 de septiembre de 1977) activista sudafricano antiapartheid, lúcido agitador del “orgullo negro”, no sería conocido entre nosotros a no ser por la película “Cry Freedom” (Grita libertad, asequible en Filmin), escrita por John Briley. El guión novelado fue publicado por Planeta coincidiendo con el estreno.

“Cry freedom” cuenta la relación dialéctica entre el periodista Donald Woods y Steve Biko y luego las vicisitudes de la familia Woods en su fuga. Estos dos momentos dan pie a un metraje de 157 minutos, un tiempo que se sostiene en buena medida por el trabajo de los actores que, a pesar de tratarse de una gran producción, el magnífico actor y desigual cineasta Attenborough tuvo la inteligencia de apostar por nombres apenas conocidos en el momento, Kevin Kline (Woods) y Denzel Washington, nominado al Óscar (Biko).

Ambos están realmente magníficos y aguantan perfectamente una función en la que el «centrismo» de Woods es emplazado delante de una realidad que hasta entonces conocía superficialmente. Biko le hace descender a los infiernos, le lleva a conocer en directo la vida cotidiana de los suburbios negros, y le razona sobre la necesidad de una conciencia sobre unos valores, el de los negros, subestimados incluso por ellos mismos.

Los razonamientos de Biko se apartan de la violencia para apuntar con las armas de la crítica contra el corazón del colonialismo: el complejo de inferioridad de los nativos. No se puede luchar -dice- contra la opresión blanca, si al mismo tiempo se acepta que a los blancos les corresponde ser las autoridades en la cultura, el arte o las ciencias, y al negro las responsabilidades subalternas.

Tampoco se puede denunciar el apartheid compartiendo sus ventajas, sus coches, sus piscinas, y sus reglas. Biko no renuncia a la violencia, pero su mensaje retoma la línea pacífica inicial del Congreso Nacional Africano, aunque rechaza el gradualismo liberal de Woods, no muy diferente al bienintencionado Alan Paton, pedagogo, político del Partido Liberal y escritor sudafricano conocido por su activismo anti-apartheid Alan Paton.

Este primer viaje del periodista Donald Woods está narrado con sobriedad, sin más énfasis que el que ofrece la realidad proscrita, aunque luego la denuncia se refuerza con la reconstrucción de dos incidentes importantes, la despiadada evacuación de Crossroad, un barrio negro, y su allanamiento domiciliario, Woods escapa con su mujer y cinco hijos abandonando un país donde su familia vivió durante varias generaciones. Huido a Europa, sin un céntimo, logra publicar la biografía de Biko que evoca el relato. La biografía de un luchador por la libertad que defendía el “orgullo negro” contra cualquier forma de opresión y de subestimación.

Una batalla actualmente más necesaria que nunca.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar