Lilith Rojo*. LQS. Febrero 2018 Últimamente estoy revisando consejos de guerra y expedientes penitenciarios y es recurrente encontrar cartas de los penados pidiendo revisión de condena o reducción de la misma, viéndose obligados a utilizar formas serviles y humillantes con encabezados de “Viva Franco” y despedidas reptantes y dolorosas a mayor gloria del caudillo de la muerte. Qué no deberían sentir los firmantes de estas peticiones al verdugo de su familia, sus camaradas e incluso de sus ideas. A más de uno le herviría la sangre por ese ultraje a su dignidad. Así me siento, salvando la distancia de sus…
Continuar leyendo