Redacción. LQS. Junio 2018 A ellos nadie les había obligado a venir; vinieron movido únicamente por su sentido del deber de solidaridad. ¿Tuvieron que abandonar mucho, mucho? Algunos nada o más bien poco, ya que nada o poco poseían. Pero otros dejaron lo que les era más precioso y querido: hogar, esposa e hijos. Y todos, sin excepción, una vida, cualquiera que esta fuera, sin guerra, sin tanques ni bombardeos, sin fuego graneado ni ataques a bayoneta Sobre “Encuentro junto al Ebro” A lo largo de diez capítulos Willi Bredel relata su propia experiencia como comisario de guerra del Tercer…
Continuar leyendo