Germán Gorraiz López*. LQS. Febrero 2018 La Gran Banca española se habría convertido en un parásito hematófago (chinche doméstico), organismos chupópteros que no viven permanentemente sobre su hospedador o víctima sino que sólo se acercan a él para alimentarse y tras succionar hasta la última gota de sangre los abandonan exangües y desahuciados. Así, a pesar de los bajos tipos de interés, del varapalo de las cláusulas suelo, del descenso del crédito de más de millones desde el 2008, de la disminución de las tasas de rentabilidad del 20% del 2008 al 6´5% actual y de una reducción drástica de…
Continuar leyendo