Arturo del Villar*. LQS. Mayo 2018 Tras la autodisolución de la organización nacionalista ETA es lógico plantearse la de todas las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo existentes en España, alrededor de cincuenta. Reciben subvenciones de los ministerios del Interior, Defensa, Empleo y Seguridad Social, y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como de gobiernos autonómicos, ayuntamientos y diversas empresas. La Lehendakaritza, por ejemplo, concede euros anuales para este fin, y dispone de una Oficina de Atención a Víctimas del Terrorismo. Hasta ahora se afirmaba que mientras ETA siguiera existiendo como organización nacionalista podían producirse muertes violentas, pero…
Continuar leyendo