Carlos Olalla*. LQS. Septiembre 2018 Hemos sustituido los abrazos por los “me gustas”, las caricias por el número de seguidores, la búsqueda del amor y de la belleza por el miedo a la soledad y al olvido. No triunfar hoy en las redes sociales, no tener uno y mil “me gustas” cada mañana, es sinónimo de no ser, de no existir A veces, la melancolía de una música es capaz de transportarte de todo cuanto ves a todo cuanto vive en ti. Son acordes, voces que no entiendes pero que hablan esa lengua universal que te es familiar, que reconoces…
Continuar leyendo