Las manos de Salcedo

Para los universitarios rebeldes de los años sesentas, Bujalance era un pueblo mítico, no porque allí hubiera habido en 1933 un gran levantamiento anarco-sindicalista ni tampoco porque fuera la base del maquis de Los Jubiles -nuestra instrucción no llegaba a tanto-, sino porque allí nació Juan Díaz del Moral

Leer más