Lilith Rojo*. LQS. Septiembre 2018 Hace nada, tuvimos que convivir con la idea de que no tenía que haber ni izquierdas, ni derechas, eso era decimonónico. Era la nueva política, morados y naranjas nadaban en esas aguas como pez sin historia, especialmente Ciudadanos que empezó definiéndose como centro izquierda antes de dar el salto nacional, vendiendo la marca como nueva cuando ya peinaba canas en Catalunya Mi fallecido padre cuando veía una situación complicada nos decía: ¡muchacho, qué laberinto! daba igual el género del interlocutor, en esto mi padre seguía las instrucciones de la RAE, masculino para un roto y…
Continuar leyendo