Sara Montiel; adiós a la Violetera

Su madre era peinadora a domicilio y su padre gañán en una casa de posibles, donde la niña empezó a interesarse por la pintura en unos cuadros que colgaban de las paredes, y que con el tiempo descubrió que eran “grecos” y “goyas”, ya que no supo leer ni escribir hasta que con veinte años la enseñó León Felipe en México, donde la había mandado su primer “maestro”; Miguel Mihura, que en un cuaderno de escritura le había enseñado a hacer “palotes”

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar