Otra calle desborbonizada

Ellos han adaptado a su caso el viejo refrán castellano “Ladran, luego cabalgamos”, al más actual de “Ladran, luego reinamos”, y por reinar tienen a su servicio a los militares, policías, magistrados, jueces, fiscales, carceleros, cardenales y obispos.

Leer más