Elecciones 28-A: PSOE y Sáhara Occidental

Luis Portillo Pasqual del Riquelme*. LQS. Abril 2019

El PSOE jamás ha dicho una sola palabra sobre los juicios-farsa a los detenidos saharauis en Gdeim Izik –no digamos ya prestarse a asistir como observador imparcial en los mismos-, ni ha levantado la voz contra la represión sistemática de las manifestaciones saharauis en los territorios ocupados

No en nuestro nombre, no con nuestro voto

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) dice en su programa electoral para el 28 de abril que promoverá la autodeterminación del pueblo saharaui y trabajará para fomentar la supervisión de los Derechos Humanos.

Que no te engañen. El PSOE no solo no ha hecho nada por el pueblo saharaui, sino que ha trabajado mucho, y en la sombra, en contra de sus derechos e intereses.

La causa saharaui le sirvió a Felipe González para llegar al poder con promesas falsas, con las que logró movilizar a buena parte del electorado. Estuvo el 14 de noviembre de 1976 (primer aniversario de la firma de los infaustos Acuerdos Tripartitos de Madrid) en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, y allí pronunció aquello de “nuestro Partido estará con vosotros hasta la victoria final”. Bien pronto olvidó esas palabras. Y Mariem Hassan lloró su traición amargamente, en “Shouka” (La espina). Se acabaron las manifestaciones socialistas con banderas saharauis.

Mientras Alfonso Guerra declaraba a su entrevistador que el Frente Polisario había “perdido apoyos”, callaba, sin embargo, que era precisamente el PSOE quien le había retirado el suyo.

Y Felipe González –hasta donde se sabe- viajaba a América Latina para impedir que varios gobiernos sudamericanos reconocieran a la República Saharaui (RASD).

El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conseguía hilo directo con el monarca alauita (lo afirma el mismísimo Ali Lmrabet) y cedía sin problemas al chantaje alauita, permitiendo la deportación de Aminetu Haidar a Canarias, en lugar de exigir su retorno a su patria saharaui.

Trinidad Jiménez, premiada también con el ministerio de Exteriores, se abstenía cínicamente de condenar el brutal desmantelamiento del campamento saharaui de Gdeim Izik por las fuerzas marroquíes de ocupación, en la propia tierra saharaui, a pocos kilómetros de El Aaiún, la capital, a la vista del mundo entero a pesar de la férrea censura mediática impuesta por el ocupante marroquí. Y justificaba bochornosamente la invasión y ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos aduciendo que se habían llevado a cabo mediante “un tratado legal” (los ilegales e ilegítimos Acuerdos Tripartitos de 1975).

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero viajaba a la ciudad ocupada de Dajla para ser fotografiado ante la foto del rey-ocupante, Mohamed VI, y el mapa del Sáhara Occidental anexionado a Marruecos a sus espaldas, en las sesiones del Foro Crans Montana, un evento propagandístico boicoteado por la Unión Europea, la Unesco, la Unión Africana y hasta la propia ONU, que, como se sabe, desde el año 1991 mantiene en el Sáhara Occidental a la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental). Las sesiones del mencionado Foro en Dajla ocupada sirven al monarca alauita para atraer y agasajar a prebostes, académicos, ‘celebrities’, (in)expertos y presuntos corruptos para, descaradamente, intentar blanquear y legitimar la ilegal ocupación colonial. Hasta el entonces ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo, hubo de recordar a Rodríguez Zapatero que celebrar “reuniones internacionales en territorios ocupados es ilegal conforme al derecho internacional” y está “en contradicción con los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el conflicto del Sáhara Occidental”. Pero, bueno, también es ilegal invadir y ocupar territorios ajenos; y ya puestos,… Ahora bien, que luego no traten de engañarnos con sus promesas electorales. A fin de cuentas, tanto el PSOE como el Partido Popular (PP), cuando han llegado al poder se han desentendido, ambos, de la causa saharaui.

Y ya en el Gobierno de Pedro Sánchez, su ministro Josep Borrell hizo lo imposible para que el Parlamento español prohibiera a sus diputados –representantes de la soberanía popular- debatir la situación del Sáhara Occidental -excolonia y ex provincia española aún pendiente de descolonización- para no desatar las iras del todopoderoso rey marroquí.

El PSOE jamás ha dicho una sola palabra sobre los juicios-farsa a los detenidos saharauis en Gdeim Izik (ocho condenados a cadena perpetua y, otros, a veinte años de prisión) –no digamos ya prestarse a asistir como observador imparcial en los mismos-, ni ha levantado la voz contra la represión sistemática de las manifestaciones saharauis en los territorios ocupados, ni ha protestado ante nadie por la situación de los presos políticos saharauis y la permanente violación de todos los derechos usurpados a ese pueblo (¡al que el hoy Rey emérito dijo querer proteger porque era la obligación de España!). Ni siquiera se ha quejado públicamente de la invasión de pateras con que el Majzén chantajea a España y a toda Europa.

Muy al contrario, les ha faltado el tiempo a los responsables del PSOE para bendecir aquí y allá el plan de anexión marroquí y para correr a Bruselas a apoyar el continuado expolio de los recursos naturales saharauis, en contra de las reiteradas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Y aún más, con motivo de la reciente visita del rey Felipe VI a Marruecos, no solo han ocultado a la opinión pública española e internacional la gravedad de los abusos perpetrados por las fuerzas de ocupación marroquíes sobre la población y el territorio saharauis, sino que, además, han dedicado sus esfuerzos, desde el Consejo de Estado, a halagar con lisonjas al máximo responsable de esa situación.

Grosso modo, esa es la ‘aportación’ del PSOE a la causa saharaui. ¿Cómo se atreven ahora a decir que ese partido promoverá la autodeterminación del pueblo saharaui y trabajará para fomentar la supervisión de los Derechos Humanos? ¡Si ni siquiera ha sacado a sus militantes o simpatizantes a pasear en la una-vez-al-año-manifestación del 14 de noviembre en Madrid! (aniversario de la firma de los Acuerdos Tripartitos). ¿Dónde, en qué actos, en qué medios de comunicación, con qué materiales, en qué debates, en qué centros decisorios ha venido apoyando el PSOE la libertad y la justicia para el pueblo saharaui? ‘Por sus obras los conoceréis’, reza el dicho antiguo: ‘obras son amores, y no buenas razones’.

Así que, en las elecciones generales del 28 de abril, lo coherente es votar a aquellos partidos que, con su acción (y no con falsas promesas) han demostrado que apoyan, y que seguirán apoyando, la noble y legítima causa saharaui; una causa que cuenta con la simpatía y el reconocimiento de una mayoría de población consciente y solidaria, y en la que España tiene una enorme responsabilidad histórica, política, jurídica y ética.

* Doctor en Ciencias Económicas, exprofesor de Estructura Económica Internacional en la Universidad Autónoma de Madrid
#SaharaLibre #SaharaOccidental
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Ante la Tumba de Manuel Azaña, último Presidente de la IIª República

Acacio Puig. LQS. Marzo 2019

En estos recientes días y en un viaje colectivo a Montauban, palabras compartidas…

Prefiero leer mi saludo, don Manuel, para que sea conciso y breve.

Murió usted en el exilio y aquí siguen sus restos.

Como usted, en 1940 murió Companys, President de la Generalitat, también exiliado, pero entregado por los nazis a Franco y fusilado en Montjüic.

Hace unos días visitó su tumba Pedro Sánchez, presidente del reino de España, que habló aquí y depositó una corona con los colores rojigualda.

Podría haber traído flores rojas. Hubiera sido más educado y no le hubiera supuesto grades quebraderos de cabeza. Al fin y al cabo la bandera de su partido sigue siendo roja.

Pero no fue así, ya sabe usted, Don Manuel, que está muy vigente la religión constitucional y se acercan elecciones. Y mientras siga tan vigente, seguirá vigente la impunidad del franquismo y la monarquía… y lejos la tercera República.

Nosotros venimos de Castilla y traemos nuestras banderas y también la tricolor de la República que usted presidió.

Ayer día 16 hubo en Madrid una manifestación de varias decenas de miles de personas por el Derecho a Decidir, una manifestación solidaria con Catalunya y por la libertad de sus presos políticos y el regreso de sus exiliados. Nuestro viaje me impidió participar en esa manifestación.

Creo que el Derecho a Decidir debiera ser un valor de toda la izquierda, un valor de la República que yo defiendo.

Es lástima no poder hablar con usted de ese derecho, porque usted presidió una República en que se integraron también ministros anarquistas como Oliver y Montseny y el propio Companys.

En fin, nosotros seguimos en la pelea de siempre, la pelea por la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad… PERO así, escritas con mayúsculas. Porque es así, CON MAYÚSCULAS como son Grandes valores, tan grandes como para albergar a republicanos, rojos, rojinegros, verdes y violetas.

PARA Albergar a mujeres y hombres LIBRES.

Hasta la próxima pues, Don Manuel, la muerte siempre llega demasiado pronto pero deseamos que a usted, durante estos 80 años desde La Retirada, LA TIERRA… LE HAYA SIDO LEVE.

¡Visca España Libre y Republicana!

¡Visca Catalunya Lliure!

* Acacio Puig, artista plástico y pensionista. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista. Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Cinco factores para entender la España preelectoral

Katu Arkonada*. LQS. Marzo 2019

La convocatoria electoral se produce en mitad del juicio contra el independentismo. Un juicio por el delito de rebelión. Una rebelión con votos y urnas en vez de balas y explosivos

«Llámenme clásico, pero sin presupuestos no se puede gobernar»

Con esa frase, Pedro Sánchez, un Presidente que encabeza el gobierno español a pesar de que ni él ni su partido ganaron las elecciones (tras la moción de censura contra M. Rajoy), ha convocado a elecciones generales en España el 28 de abril, un mes antes que las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo. Todo ello tras no reunir una mayoría parlamentaría que le permitiera aprobar los presupuestos para 2019.

La derrota en la votación presupuestaria ha tenido 2 bloques parlamentarios como actores principales, la derecha española, y el independentismo catalán, que se ha negado a negociar unos presupuestos para España si no se garantizaba una negociación sobre el derecho de autodeterminación para Catalunya.

Pero son al menos 5 los factores que permiten entender que está pasando en una España que va a vivir sus terceras elecciones generales en poco más de 3 años.

El primer factor es el propio PSOE. Las elecciones en Andalucía, feudo histórico del PSOE, han visibilizado una realidad: los votantes de centro-izquierda están desencantados, y, sobre todo, desmovilizados. El liderazgo de Sánchez decae al interior, pero también al exterior, como lo demuestra el no haber podido liderar una posición común respecto de Venezuela al interior de la Unión Europea.

Como segundo elemento de análisis tenemos el bloque de la derecha. Un PP resentido por la moción de censura, la primera exitosa de la historia parlamentaria española, que, aunque tiene certeza que va a perder escaños si se repiten las elecciones, sabe que podría volver a gobernar con Pablo Casado de la mano de Albert Rivera, dos caras jóvenes y frescas de la derecha española. Eso si Ciudadanos no supera en número de votos y/o escaños al Partido Popular, algo que tampoco se puede descartar a priori, pues las encuestas preliminares, antes de este escenario de convocatoria electoral, dan a cada uno de los dos partidos de la derecha en torno al 20% de la intención de voto.

Pero para llegar al 50% de los escaños que le permitirían gobernar, la derecha tradicional del PP y la nueva-vieja derecha de Ciudadanos, necesitan el 10% que marcan las encuestan a la ultraderecha de Vox. Un partido con vínculos con Trump, Bolsonaro, Salvini y la internacional populista de ultraderecha de Steve Bannon, cuya irrupción electoral ya ha permitido que la derecha gobierne en Andalucía (donde sacaron el 11% de los votos). Este es el tercer factor, una ultraderecha recargada y en pie de guerra contra la ideología de género y el marxismo cultural, que va a entrar con fuerza en las elecciones de abril primero, y un mes después, en los municipios españoles y Parlamento Europeo.

En cuarto lugar, pero como uno de los responsables principales de la posible vuelta de la derecha al gobierno de España, tenemos a Podemos. Un partido que era la esperanza de la izquierda española, y europea, y va a terminar, bajo la fórmula de Unidos Podemos, volviendo a los porcentajes que tuvo la mejor Izquierda Unida de Julia Anguita (10-15%). No parece que entre PSOE y Podemos junto a las confluencias vayan a sumar más del 40% de los votos. En español castizo se diría que para ese viaje no hacían falta tantas alforjas. Es más, la ruptura de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, que no es solo de egos, sino ideológica, puede terminar haciendo que en mayo se pierda la alcaldía que gobierna Manuela Carmena, y no se gane la Comunidad de Madrid.

Finalmente, el factor Catalunya. La convocatoria electoral se produce en mitad del juicio contra el independentismo. Un juicio por el delito de rebelión. Una rebelión con votos y urnas en vez de balas y explosivos. Una rebelión pacífica y democrática de un pueblo que solo pide poder decidir si quieren ser soberanos en una Europa donde el poder sigue dependiendo de los estados-nación, y la única vía para transitar hacia la justicia social es recuperando, al menos parcialmente, la soberanía. La fiscalía solicita 16, 17 y 25 años de cárcel para los principales líderes del proceso catalán, parlamentarios y dirigentes sociales (en España, un asesinato es castigado con entre 15 y 20 años de cárcel).

Y aunque nadie, salvo Vox, quería estas elecciones, el PSOE siente que no es tan mal momento con un PP desgastado por Vox, un Ciudadanos que tiene dificultades para distanciarse de una ultraderecha gracias a la cual gobiernan en Andalucía, y un Podemos desgarrado por sus conflictos internos.

La derecha por su parte, hará de Catalunya y Venezuela 2 de los ejes discursivos de su campaña.

Aunque todavía es incierto el resultado electoral, dos son las opciones más plausibles para formar gobierno. O bien una mayoría absoluta de la derecha y ultraderecha españolas, que le dé la presidencia a Pablo Casado del PP o Albert Rivera de Ciudadanos, apoyados por Vox, o bien si no se llegara a esa mayoría, un gobierno de “centro” entre PSOE y Ciudadanos, en caso de que el PSOE logre movilizar suficiente voto del miedo para que no se repita lo sucedido en Andalucía.

Esta segunda opción sería, sin ninguna duda, la deseable para las élites políticas y económicas que gobiernan España (empezando por los bancos), que siguen buscando su Macron español.

* Diplomado en Políticas Públicas. Ex asesor del Viceministerio de Planificación Estratégica y de la Cancillería de Bolivia. Miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad. @katuarkonada
– Ilustración de Acacio Puig

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Marta Sibina, gracias por representarme

Carlos Olalla*. LQS. Marzo 2019

No es casualidad que el ministro que practica esta política sea precisamente el juez que más denuncias recibió de los tribunales europeos por no investigar las denuncias de casos de tortura de detenidos. Viendo en lo que se ha convertido nuestra política de fronteras, tampoco lo es que Pedro Sánchez le eligiera precisamente a él como ministro del Interior

Gracias, Marta, por haber alzado tu voz contra el crimen que el gobierno de Pedro Sánchez está cometiendo contra las personas migrantes a las que deja morir en el mar bloqueando la salida de puerto de los barcos Aita Mari y Open Arms. Desde que el 8 de enero el gobierno les prohibiera zarpar a salvar vidas en el Mediterráneo son 500 las personas que han muerto ahogadas por culpa de esta prohibición. Que una diputada anteponga el respeto a los derechos humanos, la coherencia y la dignidad a todo lo demás negándose a votar cualquier resolución presentada por el Gobierno en tanto no permita que esos barcos zarpen me hace pensar que no todo está perdido, que en este mundo de barbarie y abyección todavía quedan personas en las que puedo creer y confiar. Sin duda tú eres una de ellas, Marta. Tú sí me representas.

La coherencia y el compromiso forman parte de tu ADN y lo has demostrado en todo lo que has hecho: desde la revista café amb llet denunciando el robo del que ha sido objeto la sanidad pública, desde tu firme defensa de los derechos civiles en cuantos parlamentos o tribunas has tenido, desde tu inquebrantable defensa del derecho a decidir y tantas y tantas otras causas que la mayoría considera perdidas pero que, gracias a personas como tú, todavía no lo están.

Es imprescindible que voces como la tuya se levanten contra nuestra política de fronteras, una política de fronteras que mata inocentes al prohibir que barcos que podrían salvar vidas puedan salir de nuestros puertos; que incumple la legislación y los tratados internacionales al practicar devoluciones “en caliente” por las que nuestros sucesivos gobiernos han sido repetidamente denunciados por Naciones Unidas y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos; una política que crea una zona sin ley junto a la valla de Ceuta o Melilla donde los derechos humanos son pisoteados a diario; una política que inunda de millones de euros a países de tránsito de la emigración para que nos hagan el “trabajo sucio” y que los cadáveres de quienes intentan entrar a Europa no lleguen a nuestras costas para que no los veamos; una política que criminaliza a quienes salvan vidas, como Helena Maleno y tantos otros, acusándoles de traficar con personas; una política que deja sin radares a los barcos de salvamento marítimo para que no puedan localizar las pateras que están a la deriva con riesgo de hundirse; una política que acaba de aprobar la devolución de las personas rescatadas por Salvamento Marítimo a Marruecos; una política que financia un Estado fallido como Libia donde se practica la compraventa de personas; una política que ha militarizado los buques de Salvamento Marítimo obligándoles a que Guardias Civiles naveguen en ellos; una política que construye nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) donde encierran a personas que no han cometido delito alguno en tanto tramitan su expulsión; una política que practica las expulsiones “express” de personas que llevan años viviendo en nuestro país para llenar los “vuelos de la vergüenza” en los que son deportadas; una política que expulsa a los MENAs (menores extranjeros no acompañados) que llegaron a nuestro país siendo niños y son deportadas a países a los que ya nada les une; una política, en suma, que aplaude entusiastamente el neofascista Salvini. A eso ha llegado la cobardía de un Pedro Sánchez que cínicamente se vanagloria en su best seller de haber salvado la vida de los 630 migrantes del Aquarius.

No es casualidad que el ministro que practica esta política sea precisamente el juez que más denuncias recibió de los tribunales europeos por no investigar las denuncias de casos de tortura de detenidos. Viendo en lo que se ha convertido nuestra política de fronteras, tampoco lo es que Pedro Sánchez le eligiera precisamente a él como ministro del Interior.

Gracias, Marta, por denunciar todo lo que está pasando, por saltarte la disciplina de voto de un partido que cada día se aleja más de lo que podría haber sido y que nos ilusionó a tantos cuando nació; gracias por no mirar a otro lado ni callar cuando los demás lo hacen; gracias por recordarnos con tu ejemplo que todavía hay políticos en los que creer; gracias por ser algo cada vez más escaso aunque más necesario en este país: comprometida, coherente, digna y valiente; gracias, Marta, por recordarnos que, como decía José Bergamín, existir es pensar y pensar es comprometerse.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Crisis del régimen y adelanto electoral

Arnaldo Otegi*. LQS. Febrero 2019

El programa de la contrarreforma pasa por una dura aplicación del 155, la recuperación de competencias y la recentralización, el recorte de derechos a trabajadores y trabajadoras, mujeres, emigrantes o la ilegalización de fuerzas independentistas. Nada nuevo en la historia de la derecha española

Para EH Bildu, el anuncio por parte de Pedro Sanchez de un adelanto electoral no ha supuesto una sorpresa. Estábamos persuadidos de que esta situación era más que previsible. Teníamos la certeza de que era plausible y en esta ocasión tampoco nos hemos equivocado.

​Este anuncio y esta convocatoria a las urnas no puede ni debe ser analizado sin tomar en consideración la grave crisis de Régimen que atraviesa el Estado Español. Desde EH Bildu llevamos tiempo advirtiendo de que estamos inmersos en una coyuntura histórica caracterizada por el desenmascaramiento fascista, parálisis y caída del Régimen del 78.

​Desde EH Bildu hemos insistido en estos últimos años que el origen de esta crisis estructural hay que situarla, entre otros, en los siguientes factores:

​–​La crisis económica y financiera dejó en evidenciala extrema debilidad de la economía y del tejido productivo en el Estado. El Estado español no dispone de un sistema productivo ni de un tejido económico competitivo. Este no dispone de una economía solvente, ni tampoco tiene recursos para hacer frente a una nueva crisis económica y financiera que se puede vislumbrar en un horizonte más o menos próximo. En definitiva, no es solvente en términos económicos; no hay horizonte de prosperidad, ni de desarrollo de una sociedad avanzada en términos sociales dentro de las estructuras del Estado.

​– El proceso democrático de construcción de la República Catalana, o la persistencia de mayorías soberanistas en Euskal Herria han hecho saltar todas las costuras del modelo territorial diseñado en el 78. El Estado ha renunciado a la persuasión democrática y no dispone de oferta política para resolver de manera democrática las aspiraciones nacionales de catalanes, vascos, gallegos, canarios… No hay mejor muestra de ello que el juicio que comenzó el pasado martes en el Supremo contra las y los dirigentes independentistas catalanes. A la falta de solvencia económica se suma la inestabilidad política e institucional derivada de la crisis territorial.

Es en este contexto donde empiezan a tomar cuerpo las tesis más reaccionarias y más autoritarias dentro de las élites económicas y políticas españolas. Son ellas las que han decidido poner en marcha una contrarreformaautoritaria como respuesta a esa grave crisis de Régimen. Estamos hablando de un bloque reaccionario que va desde la Monarquía de Felipe VI hasta el IBEX 35, pasando por la casta judicial o los sectores instalados en los aparatos de Estado. El brazo político de este bloque reaccionario y autoritario está compuesto por PP, Ciudadanos y Vox.

​El programa de la contrarreforma pasa por una dura aplicación del 155, la recuperación de competencias y la recentralización, el recorte de derechos a trabajadores y trabajadoras, mujeres, emigrantes o la ilegalización de fuerzas independentistas. Nada nuevo en la historia de la derecha española.

​Así pues, el escenario de suma de este bloque en términos electorales nos situaría en una coyuntura que podríamos definir como de auténtica urgencia nacional.

​Frente a este bloque reaccionario nos encontramos a un PSOE que ni puede ni quiere afrontar una verdadera democratización del Estado. Un PSOE que no debemos de olvidar, fue cómplice de la aplicación del artículo 155 enCataluña. Los vascos no podemos esperar de un nuevo gobierno del PSOE otra cosa que no sea el rechazo al derecho de autodeterminacion o la negativa al reconocimiento de nuestra soberanía nacional. Los vascos no podemos esperar de un gobierno del PSOE políticas económicas o sociales orientadas a defender los intereses de la sociedad asalariada.

​A los vascos peninsulares nos quiere encerrar otra vez entre dos opciones: o la deriva autoritaria del PP-Vox-Cs o el mantenimiento de un status quo que niega nuestros derechos nacionales y sociales. No podemos resignarnos a tener que elegir entre lo malo y lo peor. No podemos caer en la resignación ni en el miedo.^*

​Para EH Bildu existe alternativa tanto para frenar a la derecha autoritaria como para condicionar de manera firme e inteligente algunas de las políticas de un nuevo Gobierno. Para ello es necesaria la suma de fuerzas, la sincronización política entre nuestras viejas naciones sin Estado, garantizando la presencia decisiva del soberanismo progresista en el Congreso Español. Para nosotras y nosotros, la suma de fuerzas electoral y política de todos los soberanistas, republicanos y progresistas es la única garantía para frenar a la derecha reaccionaria y para condicionar la acción de gobierno en la dirección de una necesaria democratización del Estado.

​EH Bildu ha sido capaz de conformar una candidatura con ERC, BNG y formaciones de canarias, asturianas, aragonésas… para las elecciones europeas. Ahora necesitamos hacer el mismo ejercicio de suma para las elecciones al Congreso y al Senado de Madrid, con el firme propósito de frenar a la derecha autoritaria y con el objetivo de impulsar mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo la democratización del Estado.

Para EH Bildu la suma de todas las fuerzas republicanas, progresistas y soberanistas en el contexto de las elecciones y el compromiso en la defensa de un programa político de mínimos es la única garantía de hacer frente en esta coyuntura histórica al autoritarismo y a la falta de una democracia de calidad para nuestros pueblos.

​La defensa del derecho a la autodeterminación, una hoja de ruta para la vuelta a casa de presos y exiliados y el compromiso en la defensa de políticas que hagan frente al neoliberalismo y el austericidio deben de conformar los ejes de este programa común. Lo vuelvo a reiterar: es elmomento de sumar, es el momento de ser decisivos y eficaces.

​Porque el 28 de abril es una oportunidad única para conformar un bloque histórico entre todas las naciones y pueblos del Estado que hagan frente al neofascismo abriendo las puertas a nuestra libertad como pueblos soberanos. A nosotras y nosotros nos toca trabajar, sumar, acordar y construir con paciencia, inteligencia y generosidad en esta auténtica oportunidad histórica.

Después tocará convencer, argumentar, escuchar, atender, sonreír, votar y, si lo hacemos bien, ganar!

​Aukerak baliatzera goaz.

* Erregimenaren krisia eta hauteskundeak aurreratzea
Arnaldo Otegi. Free Them All

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

El “buen rollismo” del gobierno: inmigrantes deportados

Redacción. LQS- Enero 2018

Deportan a las personas a la violencia y la pobreza de la que escaparon, a veces las deportan a terceros países, por los que hayan transitado en su camino hacia la Unión Europea

Del “buenrollismo” mediático con la acogida de l@s refugiados del Aquarios… al bloqueo del Open Arms

Las expulsiones y devoluciones de inmigrantes han aumentado un 14,85% desde que Pedro Sánchez llegó a la presidencia del Gobierno y Fernando Grande-Marlaska se ocupó del Ministerio del Interior, según datos de la Dirección General de Policía a través de la Ley de Transparencia. Desde que el PSOE accedió al Ejecutivo tras la moción de censura a Mariano Rajoy, en junio de 2018, hasta el pasado mes de octubre, último mes con datos disponibles de expulsiones por parte del Ministerio del Interior, la policía española deportó a 5.491 inmigrantes.

En el mismo periodo del año anterior, cuando Rajoy era presidente y Juan Ignacio Zoido el encargado de la cartera de Interior, se realizaron 4.781 expulsiones y devoluciones. El periodo de Marlaska del que se tienen datos, de junio a octubre, es en el que más inmigrantes se han deportado en los últimos cinco años.

Entre junio y octubre de 2016 se expulsaron y devolvieron a 3.737 personas, en 2015 a 4.277 y en 2014 a 4.789. Marlaska ha deportado a un promedio de 1.098 inmigrantes cada mes. Durante el tiempo de Zoido como ministro, en cambio, la media era de 775 deportaciones mensuales.

España es el tercer país que más dinero recibe de la Comisión Europea para deportaciones, 116 millones

El anterior ministro del Interior fue Jorge Fernández Díaz, también del Partido Popular. Desde 2014 hasta que abandonó el cargo en noviembre de 2016 se expulsaban y devolvían a 885 inmigrantes al mes.
El abogado experto en extranjería Erick Santos aseguró que el Ejecutivo socialista “no ha sido más laxo ni ha rebajado la cantidad de expulsiones”. Algo en lo que coincidió la activista y portavoz de SOS Racismo Dana García. “El PSOE sigue teniendo las mismas políticas que el Gobierno anterior porque, además, los acuerdos de repatriación con los países de origen siguen en vigor por mucho que cambie el partido de turno en el Gobierno”, afirmó. Ambos coincidieron, además, en que el aumento en las expulsiones está relacionado con el auge de la extrema derecha en toda Europa.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

¡Ojo!: “Les das la mano y te toman el brazo” proverbio popular

Legná ed al Zurc*. LQSomos. Octubre 2018

El Presidente de Gobierno envuelto en las banderas del Estado y de U.E., sonrió

Foto institucional -recortada- de la gubernamental y aún NO democratizada Agencia EFE
Foto original de la gubernamental Agencia EFE -¿de RR. PP.?- con la bandera heredera del Alzamiento Militar y de la Unión Europea

En ambas perspectivas, Pedro SÁNCHEZ no da más que la mano derecha de un rígido brazo pegado al cuerpo, en tanto que Pablo IGLESIAS debe estirar la mano y el brazo para llegar al apretón.

Los ´sociatas` son muy de recibir votos y escaños para ellos nombrar cargos y gobernar. Pero, ¿cabe revertir el trucado procedimiento.?. El reparto de los puestos -y el tiempo en ellos- debe ser equitativo en relación al número de votos obtenidos por cada organización? Cabe pensar en un Gobierno Psoe-Unidos Podemos, pero ¿y al revés?

Dicho frailuno: “¿Qué me traes hoy?

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Sánchez… ¿Economista?

¡Ojo! No, no es una “barbacoa”, es la tradicional parrilla castellana en la que -dicen- fue cochifrito un tal S. Lorenzo

Legná ed al Zurc*. LQSomos. Octubre 2018

¡¿Economista?! presunto título obtenido en el… RCUMCE: Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial (1)

Este centro de negocios (MBA) dependiente de la Orden de San Agustín -adscrito ¿por qué motivos? a la Universidad Complutense de Madrid (UCM)-, nos oferta variopintos títulos, entre otros, los de: “Derecho”, “Administración y Dirección de Empresas”… ¡”Quiropráctica”! e incluso… ¡¡¡ILUSIONISMO!!! (2)

Entre sus planes NO figuran los de “Economía” y tampoco los utópicos de Administración y Dirección de… Sindicatos (“sindicales”) o de Cooperativas (“cooperativismo”) o de montar ONGs para el Desarrollo; pero eso sí… “Empresariales” (Patronales): ¡Que no falten!.

Una duda: Fungir como Jefe de Gobierno ¿es una forma de trabajar como “emprendedor” temporal en empresa… pública?

El ´doctorado` lo obtuvo de aquella manera en la ¿Universidad? -también privada-, Camilo José Cela, controlada por la institución SEK, mas conocidos como “los Kotska”, un tipo de secta de los ´padres` jesuitas.

Lema / Latinajo: “La voz de la verdad no calla”

Por una UNIVERSIDAD…. ¡¡¡G R A T U I T A!!!

Notas:
1.- Estos frailes -traficantes de conocimientos bíblicos y académicos- también gozan de la propiedad de escuelas, institutos, Colegios Mayores y de la Universidad PRIVADA… ¡Antonio de Nebrija!
2.- RCUMCE , Oferta Educativa

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Aquarius y la crisis de los refugiados delatan una Europa insolidaria

Xavier Caño Tamayo*. LQS. Junio 2018

La oleada de refugiados a Europa tiene su origen en los conflictos armados de Oriente Medio (hoy sobre todo en Siria) y también en los de África. Conflictos bélicos inacabables a los que Europa no es ajena ni en los que tampoco es inocente

El domingo 17 de junio, desembarcaron en el puerto de Valencia los primeros refugiados que habían deambulado por el Mediterráneo durante días en el buque de rescate Aquarius. Pudieron hacerlo porque una de las primera decisiones de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno fue dar la orden de acoger en el “puerto seguro de Valencia” a las 629 personas refugiadas de ese buque, el barco rechazado por el xenófobo nuevo gobierno de Italia. El Gobierno de Malta también había cerrado sus puertos a esos migrantes.

Con esa decisisón, más el anuncio de que en pocas semanas se restaura la sanidad universal (que el PP se cargó vulnerando el derecho humano de los migrantes a la sanidad pública), Sánchez ha puesto la gestión de la inmigración como una de sus prioridades. Además, su ministro de Interior, Grande-Marlaska, ha dicho que eliminara las peligrosas concertinas (pequeñas piezas de metal afilado) de las alambradas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, había ofrecido la ciudad para acoger a los refugiados del Aquarius, el barco de rescate de SOS Mediterráneo, prestando atención sanitaria a esas personas, asesoría jurídica y laboral, alojamiento, escolarización y otras ayudas básicas.

La crisis de refugiados es centenaria

Mientras la ciudad de Valencia y el gobierno de España muestran su solidaridad con los refugiados, el ultraderechista ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, expresaba su rechazable xenofobia al proclamar “stop a la invasión”. Antes, el reaccionario gobierno italiano había ordenado cerrar todos los puertos al buque de salvamento Aquarius. Los xenófobos italianos de la Liga Norte ganaron las elecciones con un discurso alarmista y falso contra la inmigración y han formado gobierno con el difícilmente calificable movimiento Cinco Estrellas.

La oleada de refugiados a Europa tiene su origen en los conflictos armados de Oriente Medio (hoy sobre todo en Siria) y también en los de África. Conflictos bélicos inacabables a los que Europa no es ajena ni en los que tampoco es inocente. Una crisis cuyo origen se remonta al 16 de mayo de 1916, fecha del acuerdo Sykes-Picot, altos funcionarios de los gobiernos de Reino Unido y Francia, para repartirse los territorios árabes tras la derrota y hundimiento del Imperio Otomano, acuerdo que es raíz de casi todos los males actuales de la región árabe.

La crisis de refugiados es muy grave, pero los dirigentes europeos, ni caso. “No es responsabilidad nuestra que las personas decidan huir ni de que lo hagan en condiciones precarias e inestables embarcaciones” fue la miserable declaración de Zoido, anterior ministro de Interior del Partido Popular. Una más de las vergonzosas declaraciones sobre refugiados en la hipócrita Europa. A frases de semejante jaez suelen añadir que no se trata de salvar a refugiados en el mar sino de actuar en los países de origen para que no tengan que huir. Lo malo e hipócrita es que la Unión Euopea no ha hecho nada ni ha manifestado la menor voluntad política de acabar con la guerra de Siria, por ejemplo. Ni tampoco ha ayudado a los países de donde marchan los migrantes por pobreza o amenazas graves. Lo dicen, pero jamás ha habido la menor propuesta concreta de desarrollo económico y social en esas tierras.

La Convención de Ginebra obliga

Lo que el conservador ex-ministro de Interior anterior no tuvo en cuenta fue que el gobierno de España, que firmó y ratificó la Convención de Ginebra, tiene la obligación de acoger refugiados, de ayudar a quienes huyen de sus países en guerra o por sufrir persecución por etnia, religión, opinión política u orientación sexual. La Convención de Ginebra es un tratado internacional que compromete a los estados firmantes a proteger a toda persona que huye de su país por las razones expuestas.

Al final de la segunda guerra mundial, había millones de refugiados en una Europa destrozada . En 1954, la ONU definió quienes eran refugiados y en 1967 se amplió la definición para que el estatuto del refugiado fuera universal y no solo europeo. Según esa Convención, refugiado es la persona que sale de su país de origen por riesgos y peligros reales y al que no puede regresar por temor fundado a ser perseguido, sometido a torturas o asesinado. Hoy, la mayoría de refugiados huyen de las guerras de Siria, Eritrea, Sudán, Afganistán, Irak y diez conflictos armados más en los que mueren cada año más de 10.000 personas en cada uno y la mayoría son civiles.

Una Europa que avergüenza

La Convención de los refugiados sigue vigente en todo el mundo, pero es ignorada por la Unión Europea. Y así, Eslovaquia solo acepta refugiados de según que religión. Macedonia utiliza gases y granadas contra los miles que cruzan su territorio para llegar a otros países. Francia y Reino Unido quieren sellar el canal de la Mancha. En Hungría la policía dispara gases lacrimógenos contra los refugiados y ha levantado una alambrada con cuchillas en la frontera con Serbia. Y en las islas griegas, decenas de miles de refugiados sirios soportan inaceptables condiciones de miseria. Además, Amnistía Internacional denunció el cierre de la frontera meridional de Macedonia con Grecia, cierre que dejó atrapados 4.000 refugiados contra los que la policía militar macedonia disparó granadas paralizantes.

¿Qué Europa es ésta?

En medio del vergonzoso espectáculo de los países miembros de la Unión Europea regateando el número de refugiados que estaban dipuestos a acoger, más la aparición de gobiernos xenófobos y fascistoides, como el italiano, polaco o húngaro, no cesan las muertes de refugiados en el mar. Al inicio de esta primavera, más de 500 refugiados habían perdido la vida en el Mediterráneo y desde 2014 han muerto en ese mar más de 14.000 personas que huían para salvar la vida.

Las llegadas de refugiados en embarcaciones de todo tipo a las costas españolas no ha cesado durante el pasado fin de semana. Los equipos de rescate han salvado la vida de 1.290 personas desde el pasado viernes, pero cuatro personas no lograron cruzar el estrecho. Salvamento Marítimo mantiene la búsqueda de 43 personas desaparecidas en el mar de Alborán tras hundirse la patera en la que se dirigían a las costas de Almería. Sólo cuatro ocupantes han podido ser rescatados con vida cerca de los restos de la embarcación naufragada.

Los refugiados aumentan no cesan. Guerras, persecución política, violencia y hambre provocan que según ACNUR, en los últimos años y hasta mediados de 2016, más de tres millones de personas hayan abandonado sus países. Más de la mitad por la guerra de Siria. Otros huyen de Irak, Congo, Somalia o Sudán del Sur y entre todos ya suman más de 68 millones. Es la mayor crisis migratoria de Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Pero Europa no ha sabido o no ha querido responder al más de millón cien mil personas que han ido hacia sus ciudades huyendo materialmente de la pobreza, de la inseguridad, de la violencia y de la muerte. Una enorme vergüenza para Europa.

Ésta no es una Europa que valga la pena. Con la crisis de refugiados, la Unión Europea está más lejos que nunca de los principios y valores de los que presume, pero no cumple.

* ¡Por razones!

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Al nuevo gobierno

Libres-Cantabría. LQS. Junio 2018

El gobierno debe decretar una amnistía social inmediata, porque no pueden considerarse delitos las causas que las llevaron a la cárcel o a ser sancionadas y, por tanto, no pueden figurar como antecedentes penales

Exigencias para recuperar condición de Estado Social Democrático de Derecho. Comunicado…

LIBRES, la Asamblea Cántabra por las Libertades y contra la Represión, quiere dirigirse al nuevo Gobierno para dejar constancia de que no nos vamos a olvidar de que el señor Pedro Sánchez abrió su discurso de moción de censura reivindicando el artículo 1 de la Constitución en el que se define a España como un Estado Social Democrático de Derecho, que incluye la Libertad, la Justicia, el Pluralismo político y la Igualdad. Si bien es cierto que LIBRES considera necesaria una reforma constitucional y piensa que ésta se debería hacer por medio de un proceso constituyente con participación de la ciudadanía, reconoce la validez de ese artículo 1 de la actual Constitución, así como su total incumplimiento, sobre todo en los últimos años.

Las últimas legislaturas del PP, además de generalizar la corrupción hasta niveles bochornosos, han conducido a este país al empobrecimiento, al desmantelamiento de servicios sociales y a un recorte de libertades y derechos sin precedentes desde la transición. Hoy decenas de personas cumplen penas de cárcel o permanecen durante mucho tiempo en prisión preventiva en espera de juicio, cientos han sido condenados a penas de prisión aunque no hayan entrado en la cárcel por ser penas inferiores a dos años y miles han sido sancionadas económicamente, siempre por causas políticas, por ejercer la libertad de expresión, reunión o manifestación o por desobedecer leyes injustas.

Se han reformado, además, leyes como la Ley de Seguridad Ciudadana -complementada con la Ley de Seguridad Privada- o el Código Penal (Leyes Mordaza) para reforzar la represión, abrir las puertas a la arbitrariedad e impunidad policial y convertir en terrorismo cualquier acto de subversión y en delito de odio cualquier crítica a los representantes de las instituciones o de los cuerpos de seguridad del Estado.
Leyes como la de Enjuiciamiento Criminal o del Poder Judicial, que han contribuido a reforzar el control político sobre la judicatura con el fin de judicializar la política a su servicio.
Se han desarrollado mafias policiales, favorecido las posiciones más retrógradas de la Iglesia Católica y desenterrado -con la ayuda de Ciudadanos- el chovinismo españolista más burdo.
Lo que hereda, por tanto, este nuevo Gobierno es un Estado autoritario con un rancio sabor “nacional-católico” que se parece bastante al régimen franquista, si obviamos la maltrecha y desprestigiada monarquía y el escaparate institucional cuya sucia cristalera apenas nos deja ver lo que hay detrás.

LIBRES, por tanto, entiende que la recuperación del Estado Social Democrático de Derecho no puede lograrse con medidas maquilladoras que pretendan ser más resultonas que eficaces.
Requiere varias operaciones quirúrgicas agresivas, valientes, que nos convenzan del talante progresista del que presume el PSOE.

Lo más urgente, sin lugar a dudas, es la excarcelación de todos los presos políticos y la supresión de las sanciones impuestas por el ejercicio de la libertad de expresión, reunión, manifestación y huelga, por desobediencia civil y lucha por los derechos básicos.

El gobierno debe decretar una amnistía social inmediata, porque no pueden considerarse delitos las causas que las llevaron a la cárcel o a ser sancionadas y, por tanto, no pueden figurar como antecedentes penales.
En segundo lugar, debe derogar las leyes represoras, principalmente las Leyes Mordaza de la última legislatura (Ley de Seguridad Ciudadana, las reformas del Código Penal, la Ley de Seguridad Privada, la Ley de Enjuiciamiento Criminal), pero sin olvidar el artículo 315 del Código Penal anterior, que a pesar de ser preconstitucional y limitador del derecho de huelga continuó vigente desde 1977.
Debe revisar igualmente aquellos aspectos de las leyes precedentes que limitaban los derechos individuales (Ley de la Patada en la Puerta).
Reforzar la independencia judicial garantizando la elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial, objetivando el sistema de nombramientos de altos cargos de la judicatura, suprimiendo los magistrados designados por los Parlamentos autonómicos, tal y como reivindican todas las asociaciones de jueces, juezas y fiscales.
Deberá, además, limpiar las cloacas del Ministerio del Interior, cuya porquería (mafias policiales, brigadas políticas, montajes, listas negras…) salió a la luz tras la caída y encarcelamiento del ex-comisario Villarejo, y que debería incluir la revisión y asunción de responsabilidades por montajes como los de Alfon, condenado a cinco años de los que lleva cumplidos más de tres y cuya prueba principal quedó en entredicho por la ruptura de la cadena de custodia o de Nahuel, que ha pasado un año y cuatro meses de prisión preventiva en régimen FIES (aislamiento), acusado de pertenencia a organización terrorista con pruebas tan ridículas como una supuesta tenencia de explosivos que resultaron ser productos de limpieza y una sopa de lombarda.

Y también la erradicación y exigencia de responsabilidades por los casos de tortura, 1.014 en 2017 según ha denunciado la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura, practicados en comisarías, cárceles y centros de internamiento de extranjeros.

Finalmente, resulta imprescindible acabar con la manipulación informativa de RTVE denunciada en numerosas ocasiones por sus trabajadores y que ha convertido durante todos estos años al ente en un servicio de propaganda de las políticas del PP, del catolicismo recalcitrante y del españolismo patriotero.

Sólo así entraríamos en el camino de la recuperación del Estado Social Democrático de Derecho que dicen pretender. ¿Está dispuesto el nuevo Gobierno a recorrer este camino? Las medidas a tomar son urgentes; no admiten demora.

LIBRES considera, sin embargo, que el señor Pedro Sánchez no ha comenzado bien.
El haber otorgado la cartera de Interior al juez que fue vocal del Consejo General del Poder Judicial con los votos del PP, el señor Grande-Marlaska, no ofrece mucha garantía de querer caminar de verdad por esa senda. No podemos olvidar que hace un par de años el actual ministro declaraba que en los Centros de Internamiento de Extranjeros (ahora bajo su responsabilidad) no se vulneraban los derechos fundamentales de los migrantes, mientras eran calificados en numerosos informes (por ejemplo el último anual elaborado por el Servicio Jesuita a Migrantes-España) de “centros de sufrimiento y espacios de opacidad e impunidad policial”. O más grave aún, que haya sido el principal responsable de la condena a España por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en cinco ocasiones por no investigar suficientemente las denuncias de tortura de detenidos custodiados por él. Mala elección para convencernos de su deseo de recuperación del Estado Social Democrático de Derecho. Quizás nuestro nuevo presidente del Gobierno debería empezar -si de verdad desea que confiemos en sus buenas intenciones- por sustituir al titular de esta cartera.
En cualquier caso, tanto el desmantelamiento de los CIEs como el fin de la tortura son exigencias ineludibles para cualquier gobierno progresista que defienda las libertades y los Derechos Humanos.

¡Tome nota señor Pedro Sánchez!

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb