Madrid ¡Remunicipalización de los polideportivos que vencen contrato!

Redacción*. LQS. Abril 2018

Como vecin@s de Madrid nos merecemos unos servicios eficientes y de calidad, lo que es posible sólo con la gestión directa. Y a los trabajadores que prestan estos servicios se les debe respetar sus derechos legales y ofrecer unas condiciones laborales dignas que redunden también en la mejora del servicio

Por la remunicipalización de los cinco polideportivos que vencen contrato, con subrogación de los trabajadores

En los próximos meses, y antes de que acabe la actual legislatura, vencen contrato de prestación de servicios en cinco polideportivos del Ayuntamiento de Madrid que actualmente son gestionados por empresas privadas. Se trata de los siguientes: Francisco Fernández Ochoa (Carabanchel), Almudena (Ciudad Lineal), Antonio Díaz Miguel (Tetuán), Fuente del Berro (Salamanca) y Las Cruces (Latina).

La actual corporación municipal está anunciando públicamente que van a pasar a gestión directa, cuando lo que plantean en las reuniones que mantienen con l@s trabajadores afectad@s y algunos sindicatos, es otra cosa bien diferente.

La propuesta que están poniendo encima de la mesa es un sistema mixto donde el Ayuntamiento gestionaría de manera directa algunos servicios, como servicio médico, administración, taquilla o mantenimiento, y volvería a contratar con empresas privadas las actividades deportivas y formativas, que supone aproximadamente las tres cuartas partes de la actividad. Es decir que remunicipalizaría tan sólo una cuarta parte de la actividad total.

Además no ofrece ninguna garantía de que los actuales trabajadores puedan seguir realizando su trabajo, ya que no sólo no cuenta con ellos en la parte que gestionaría directamente, sino que tampoco tiene previsto incluir cláusulas de subrogación en los nuevos contratos que celebraría con las empresas, lo que significa un futuro más que incierto para los 250 trabajadores afectados.

Nos parece lamentable que el equipo de gobierno de Ahora Madrid no haga una apuesta decidida por la remunicipalización, cuando se ha demostrado que es más económica para las arcas municipales, y mejora sustancialmente tanto el servicio que se presta (al eliminar el afán de lucro) como las condiciones laborales de sus trabajadores, como puede comprobarse con el caso de la reversión de la piscina de Soto del Real. Ya no se trata sólo de cumplir con el programa electoral con el que ganó las elecciones, sino de aplicar políticas que benefician a los vecinos, trabajadores y al propio municipio, como también obliga la ley.

Resulta muy grave además que se condene a la indefensión a un conjunto de trabajadores que ven peligrar su futuro laboral y podrían quedar en un limbo legal al no hacerse cargo de ell@s ni las empresas salientes ni quien entra a prestar el servicio, sea al municipio u otra empresa.

La subrogación de los trabajadores es no sólo un compromiso social, sino una obligación legal, contemplada en el estatuto de los trabajadores, en los convenios de aplicación, y en la nueva ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, que lo deja bien claro en su artículo 130:

“3. En caso de que una Administración Pública decida prestar directamente un servicio que hasta la fecha venía siendo prestado por un operador económico, vendrá obligada a la subrogación del personal que lo prestaba si así lo establece una norma legal, un convenio colectivo o un acuerdo de negociación colectiva de eficacia general.”

Las actuales plantillas que gestionan los polideportivos municipales de gestión privada son claramente deficitarias, como el propio Ayuntamiento de Madrid reconoce, con lo que es necesaria su ampliación. Esto significa que con la subrogación de los actuales trabajadores, no se estarían bloqueando las expectativas de otros colectivos de trabajadores que actualmente prestan sus servicios en condiciones precarias (jornadas parciales, interinos) o que están en expectativa de incorporación (bolsas de empleo), pues aumentarían los puestos de trabajo, dando cabida a unos y otros, hasta que se desarrollen los procesos selectivos que sean necesarios para estabilizar las plantillas.

Como vecin@s de Madrid nos merecemos unos servicios eficientes y de calidad, lo que es posible sólo con la gestión directa. Y a los trabajadores que prestan estos servicios se les debe respetar sus derechos legales y ofrecer unas condiciones laborales dignas que redunden también en la mejora del servicio.

Animamos a unos y otros a defender estos derechos y conseguir la Remunicipalización con Subrogación

* Plataforma de Trabajador@s y Vecin@s por la Remunicipalización y Gestión Directa de los SS.PP de Madrid
@municipalizarma

Derrotas electorales en América Latina

polis624Xavier Caño Tamayo*. LQSomos. Diciembre 2015

Tras década y media de gobiernos que trabajan por y para la gente, reducen la pobreza y empiezan a dejar atrás la América Latina sojuzgada por oligarquías, algunos han sido vencidos en recientes elecciones. En Argentina, el oscuro multimillonario Mauricio Macri, elegido presidente con 51,40% de los votos; tres puntos por encima del candidato que proponía continuar las políticas avanzadas de Cristina Fernández. Y en Venezuela, la aún más oscura oposición derechista ha logrado 112 diputados frente a 55 del partido del presidente Maduro, sucesor de Chávez. Lo peor es que conservadores y ultra conservadores tienen votos suficientes para cargarse la constitución progresista que impulsó Hugo Chávez, una carta magna que tiene en cuenta a la gente, sus derechos y necesidades.

En Venezuela, esa oposición, que desde siempre defiende los intereses de la minoría rica y cómplices en otros estratos sociales, ha conseguido muchos votos. ¿Cómo es posible si la mayoría con derecho a voto está formada por trabajadores, campesinos y gente común, no privilegiados ni miembros de clases pudientes? ¿Acaso el gobierno no ha reducido la pobreza y gobernado en interés de los desfavorecidos, de la gente común?

Lo ha hecho. Sin embargo, y sin olvidar la tremenda ofensiva de la minoría rica para recuperar el poder político con dinero a espuertas y potentes medios de comunicación a su servicio, esos gobiernos que empezaron a cambiar las cosas tienen responsabilidad en las derrotas. Quizás por no ser bastante radicales al servicio del pueblo trabajador, de la gente común. O por haber olvidado que, como explica Gramsci, “se domina a un pueblo imponiendo un sistema de valores. La revolución es cambiar la cultura de la clase explotadora por la de la clase revolucionaria. Si ésta asume principios de los explotadores, construirá una sociedad a la medida de éstos”. ¿Ha sucedido eso en parte? David Harvey explica que, “los gobiernos que alcanzaron el poder en Argentina, Venezuela, Bolivia… son progresistas, pero poco a poco han devenido cautivos del capital”. Además de alejarse de los movimientos sociales, su fuerza, la base sobre la que construyeron las victorias electorales que les hicieron gobernar.

Harvey afirma ser un error de esos gobiernos ligar las propuestas de redistribución de riqueza con atraer a grandes inversores y aumentar más las exportaciones de materias primas. Porque eso les ha hecho depender demasiado del capital. Además de no buscar alternativas concretas, posibles y realizables, al modo capitalista de producción. No parece haber habido suficiente voluntad política de hacerlo, porque las reducidas experiencias de economía solidaria, cooperativas de trabajadores y fábricas recuperadas apenas tienen peso en la economía.

No se puede combatir con éxito un sistema explotador con sus modos y principios siquiera parcialmente. Y ocurre cuando se trabaja por la redistribución de rentas, pero no por organizar la producción de bienes y servicios con otros valores y parámetros. Si que haya rentas suficientes para redistribuir con mayor justicia depende de un desarrollo capitalista, el país queda a merced del capital.

Error esencial ha sido también no ahondar qué modelo de consumo es adecuado para redistribuir riqueza con más justicia. No es estar contra el consumo, dice Harvey, sino optar por el buen consumo. No es lo mismo consumismo que consumo. El primero es el propio del sistema capitalista donde lo prioritario es que la gente consuma cada vez más. Da igual qué, mientras se consuma siempre más, porque el funcionamiento económico va ligado al consumo exponencial. Pero ese modelo no asegura una redistribución justa: provoca el más escandaloso despilfarro.

Además, el modelo de consumo ha de asegurar una redistribución sostenible, pues si no es sostenible, nos ahogaremos en plásticos y otros residuos, se agotarán los recursos naturales y no podremos frenar el cambio climático y lo que supone. Solo tenemos esta Tierra y el modelo de consumo ha de ser diferente del propio del modelo capitalista. Radicalmente. Sin entrar en el debate, con mucho que debatir, sobre crecimiento, qué crecimiento o no.

Esas pueden ser razones que expliquen porque gobiernos progresistas han perdido estas elecciones. Tal vez por no separarse progresivamente y de modo claro del estilo, modos, valores y actuaciones de este sistema, el capitalista. Como defendía Rosa Luxemburgo, hagamos tantas reformas como sean necesarias en beneficio del pueblo trabajador, pero sin olvidar que el objetivo final es acabar con el capitalismo, la propiedad de la riqueza por unos pocos.

* Periodista y escritor, @xcanotamayo. (CCS)
AméricaLatina-LQSomos

Quiosc-Quiosco-Kioskoa-亭-περίπτερο-киоск-كش

quiosco 2
Un lugar de encuentro con informaciones, noticias, opiniones, en el batiburrillo del día a día de esta plaza Virtual. Otras informaciones las puedes encontrar en “Convocatorias”, y en la sección de Lo Que hacemos junt@S
Haza un clic encima de los textos para acceder a la información.

Celtiberia

¡Sergi Libertad!
Problemas económicos ‘muy gordos’ por resolver”
Fosas
– Catalunya. El Parlament vota a favor del cierre de los CIE
– País Válencia. ¿Tarjeta sanitaria para todos/as?
– País Válencia. Victimas del Metro del 3 de Julio ¡Última concentración!

América Latina

Siglo XXI, Brasil, Venezuela, defensa y población
– Argentina. Fidel y Macri
– Argentina. “Masacre del Pabellón Séptimo”
– Argentina. ¿Quién mató a Rodolfo?
– Argentina. Elsa Sánchez, la mujer
– Nicaragua. “Siempre hay solidaridad en las grandes batallas de la humanidad
– Puerto Rico. Verano 2015: mayo
– Cuba. El primer país en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y sífilis
– Honduras. Protesta sube de tono…
– Honduras. Impresionante y abrumadora movilización de las antorchas
– Venezuela. La Revolución avanza y afirma el poder popular

Internacional

Nuevo naufragio en el Mediterráneo
– Turquía. Atentado islamofascista
– Grecia. La democracia contra las urnas
– Grecia. Contra el acoso, la batalla por otra Europa

Toda la información en «Mundo» y en nuestro «Quisoco»

Kurdos

Kurdas kurdistan1Adrián Mac Liman*. LQSopmos. Octubre 2014

Hay naciones sin Estado, cuya supervivencia depende de los caprichos o los intereses directos de los grandes de este mundo. Los kurdos, que viven a caballo entre cuatro países – Irán, Turquía, Irak y Siria – han sido sometidos a lo largo de la historia a las presiones o la represión política de los Estados cuyo territorio comparten. Discriminados en Irán, reprimidos en Turquía, tolerados por el Partido Baas iraquí, esquivados por el régimen laico de Damasco, fueron considerados siempre el cuerpo extraño que altera la unidad de la nación.

Sin embargo, en la mayoría de los casos los ciudadanos de origen kurdo permanecieron leales a las instituciones estatales. No fue este el caso de Turquía, donde los enfrentamientos entre la guerrilla marxista del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) y el Gobierno de Ankara, iniciado en la década de los 80, arroja un saldo de 40.000 muertos. Kurdos y turcos se acusan mutuamente de las matanzas. Los hasta ahora tímidos intentos de dialogo, destinados a negociar el final del conflicto, tropiezan estos días con el aparente inmovilismo de Ankara a la hora de apoyar militarmente a los milicianos kurdos que defienden la ciudad fronteriza siria de Kobané, sitiada desde hace tres semanas por los efectivos del Estado Islámico.

La postura del Gobierno turco, poco propenso a sumarse a los esfuerzos bélicos de la coalición liderada por el Presidente Obama, generó serios roces entre Washington y Ankara. Mientras la Administración estadounidense exige la intervención de la artillería turca, ubicada a un kilómetro de la ciudad, Turquía reclama la creación de una zona de seguridad, destinada a “proteger” a las decenas de miles de refugiados que tratan de cruzar la frontera del país otomano. Aparentemente, se trata de un mero problema jurídico, que podría solucionarse en menos de 24 horas. Pero hay más; mucho más…

Por una parte, las autoridades de Ankara temen que el apoyo a los milicianos kurdos de Siria podría desencadenar una oleada de protestas entre los familiares de las víctimas del conflicto interno. No se trata, reconozcámoslo, de una simple coartada. La cuestión kurda sigue levantando ampollas en el país otomano. Mas a ello se suma otro factor: el deseo jamás oculto de los gobernantes turcos de aprovechar la ofensiva armada de los occidentales para acabar con su archienemigo: el Presidente sirio Bashar el Assad.

De hecho, durante las conversaciones con Salih Muslim, vicepresidente del Partido de Unión Democrática de Siria, agrupación política creada por la minoría kurda, Ankara supeditó la ayuda turca a tres condiciones sine qua non: que la Unión Democrática rompa sus relaciones con el PKK, retire su apoyo al Presidente Al Assad y se comprometa a abandonar los proyectos independentistas o autonomistas. Exigencias éstas que los kurdos acogieron con suma cautela.

Ante la presencia de más de 9.000 combatientes del Estado Islámico en los suburbios de Kobané, los milicianos kurdos reclaman una acción terrestre de la coalición liderada por Obama. En eso, coinciden con Turquía, cuyos estrategas aseguran que los bombardeos aéreos no garantizan la superioridad de la alianza.

Hay otro factor que irrita sobremanera a los turcos; lo que Ankara llama el favoritismo de Occidente. De hecho, los kurdos fueron, según los otomanos, los principales beneficiarios de la regionalización del conflicto de Oriente Medio. Un ejemplo: la región autónoma del Kurdistán iraquí, que Norteamérica e Israel convirtieron en una especie de Estado tampón entre el fanatismo chiita y el mal llamado belicismo turco. De hecho, Turquía tuvo que ceder ante las presiones de Washington, limitando al mínimo indispensable los operativos de castigo contra la guerrilla del PKK, que había encontrado refugio en las montañas de Irak.

Detalle interesante: esa misma regionalización opone los kurdos a los combatientes del Estado Islámico. En ambos casos, lo que se pretende es acabar con las fronteras artificiales diseñadas en 1916 por las potencias coloniales de la época: Francia y el Reino Unido.

En resumidas cuentas, lo que se está jugando en Kobané es el provenir de dos opciones geoestratégicas: el autodenominado Califato de Oriente Medio y el hipotético futuro Estado nacional kurdo. Dos espejismos que se contemplan en la misma luna, que combaten encarnizadamente por el control del mismo territorio.

Turquía tiene, pues, buenas razones para desconfiar. De ambos…

* Analista político internacional. CCS
@AdrianMacLiman