Tania Sánchez Melero y la división de IUCM

Taniasánchez-loquesomos-dissopressDiego Farpón. LQSomos. Febrero 2015

Pensar que la dimisión de Sánchez Melero como diputada de IUCM y su abandono de la organización se corresponden única y exclusivamente con motivos personales -sean estos los que sean: ambición política, ser la novia de Pablo Iglesias, la posibilidad de que vaya a ser imputada por la querella que ha puesto el PP…- son, una vez más, una muestra sangrante de la miopía política que asola a la izquierda de este país.

Reducir la dimisión de Sánchez Melero a lo personal es vaciar de contenido político una decisión política, es no reflexionar sobre la cuestión y es negarse a abordarla. Es la negación del problema político colectivo para reducirlo, en el ámbito propio del individualismo liberal, a una decisión estrictamente personal. En suma: no afrontar el hecho desde lo político es una nueva muestra de la parálisis y la incapacidad de la dirección de IU para ejercer el papel histórico que le corresponde.

Naturalmente, Sánchez Melero es un sujeto, y como sujeto es autónomo y ejerce la libertad individual. No se trata de negar la libertad individual y su ejercicio y la personalidad en pro de unos derechos y libertades colectivos -como, por otra parte, tanto gusta hoy todavía a algunas corrientes tergiversadoras del marxismo-, pero en este caso, dimitir y abandonar IUCM es una decisión que obedece a motivos políticos y colectivos, y no a cuestiones personales. Por ello, es cierto que a Sánchez Melero se le pueden pedir explicaciones, y la fundamental es por qué abandona la organización -cuando miles de personas han confiado en ella- y mientras se está dando una batalla importante en el seno de IUCM. Seguro que hay quien se ha sentido abandonado y traicionado. Abandonado y traicionado desde el corazón, no desde la palabrería para quedar bien ante la galería o desde el reproche de quien luego añade “ya os avisé”. Y, por ello, también es cierto que Sánchez Melero podía haber ejercido su libertad de cualquier otra forma: podía haber dimitido y abandonado antes o más tarde, o podía no haberlo hecho, o podía haber dimitido como diputada sin abandonar IUCM -como medida de presión-… pero ese es otro análisis, en este lo que preocupa es lo concreto, lo real, no una abstracción, no la ciencia ficción del “y si…”.

Y lo real es que nuestra compañera, Tania Sánchez Melero, ha dimitido y abandonado IUCM, y del mismo modo que a ella se le pueden pedir explicaciones desde su individualidad y subjetividad, como el hecho acontecido tiene un carácter fundamentalmente colectivo, las explicaciones y las reflexiones se han de pedir especialmente al colectivo, y no a Sánchez Melero.

Digámoslo con otras palabras: la explicación de los motivos y razones de por qué ha dimitido no corresponde darlas a Sánchez Melero, sino a su organización.

Pero retrocedamos en el tiempo: el diez de octubre el Consejo Político Regional de Izquierda Unida de Madrid decidió elegir a sus cabezas de lista al Ayuntamiento y la Comunidad mediante primarias abiertas (1). A este respecto, la posición del Partido Comunista de Madrid fue ejemplar: el tres de noviembre, en lugar de optar por una posición nominal y de presión, eligió ratificar la posición de la Permanente y confiar en su militancia y dar libertad a la misma situando como elemento decisorio y de responsabilidad hacia Izquierda Unida la identificación de las/os candidatos con su línea política (2).

A mediados de noviembre una circular de IUCM abre la posibilidad de que los censos sean impugnados por “cualquier afiliado” con el argumento de que no debe votar nadie que sea de otra organización (3) ¿Pero cómo demuestras si una persona es o no de otra organización? Al final, la dirección de IUCM decide distinguir entre militancia y simpatizantes, cuatro días antes de la votación: habrá dos urnas (4). Así se llegaba a las primarias.

Durante el mes y medio que dura este proceso y en el que hay distintas acusaciones entre las candidaturas, hay una plasmación, doce días antes de la votación, de que un sector no afín a la dirección de IUCM puede ganar, ante lo que se opta por la posibilidad de impugnar los censos. La dirección de IUCM es parte de las primarias y no se mantiene al margen, recortando así el espacio de la democracia y libertad. Finalmente, las reglas de las primarias cambian y hay dos urnas: sólo puede haber urnas para militancia por un lado y simpatizantes por otro por un motivo evidente: distinguir entre militancia y simpatizantes. ¿Con qué objetivo? No vamos a entrar en elucubraciones: fuese la que fuese la jugada que pretendía IUCM fue desarticulada al ganar Sánchez Melero en ambas urnas, al igual que Mauricio Valiente, el candidato a la Alcaldía de Madrid.

Y ahora, ¿qué? El primer acontecimiento, al día siguiente de las primarias, fue la dimisión de Eddy Sánchez, coordinador de IUCM (5)… y no pasó nada más.

Pero, ¿no se sabía qué se estaba votando? El mismo día que se conocen los resultados, Mauricio Valiente -como durante toda la campaña él y Sánchez Melero-, señaló: “a partir de ahora, en todos los barrios y distritos de Madrid con Ganemos” (6). Algo que Hugo Martínez Abarca -portavoz de la candidatura de Sánchez Melero- señaló estupenda y brevemente el uno de diciembre, junto con otros dos apuntes de lo que había sido el proceso: ganó quien “antepone el cambio político y social [a las siglas] aunque tiene claro que para él una organización como IU es un activo imprescindible”, así como que el “mensaje de las urnas también envía un recado a IU-Federal: que esas responsabilidades [por el saqueo de Caja Madrid y Bankia] son las que exige también IU-CM” así como que frente a las mentiras y la manipulación que sufrió Sánchez Melero hubo una respuesta contundente (7).

Eso fue lo que ocurrió, eso fue lo que estaba en el tapete desde el primer momento: un modelo u otro para IUCM, una política u otra. Y ni la militancia -a pesar del aparato- ni las/os simpatizantes querían la antigua IUCM. De esta forma el conflicto estaba servido: una dirección, la de IUCM, que no representaba -ni representa- a la militancia que observa a la organización, frente a la propia organización, frente a la militancia.

grafico-primarias-IUMadrid-lqsMientras, Cayo Lara mantenía en la organización a los responsables del saqueo de Caja Madrid-Bankia (8), que estallaba los primeros días de noviembre: no quería que las sanciones internas entorpeciesen el proceso de primarias de IUCM. ¿El resultado? No abordar la cuestión hizo que el problema estuviese de forma permanente desde entonces y hasta hoy mismo en toda IU, con multitud de federaciones y el propio Alberto Garzón pidiendo cabezas ya el 11 de noviembre: “Queremos picas y cabezas en la Puerta del Sol de Madrid. Que caigan los corruptos y los responsables políticos de aupar a esos corruptos (…) Le pido a Cayo Lara y la dirección federal que coja el timón y no titubee, que dirija este proceso sin miedo a quien pueda caer. Que caigan todos los saqueadores y responsables políticos de esta situación terrible para la honradez de miles y militantes y para el país. Y que los que creemos en IU sigamos representando a estos miles de militantes como se merecen” (9).

Desde diciembre hasta hoy, cuando estamos en febrero y han pasado dos meses desde las primarias y tres desde que fuese público el escándalo de Caja Madrid y Bankia, la antigua dirección de IUCM no ha dejado de torpedear y acosar a Tania Sánchez Melero y Alberto Garzón.

Por declaraciones y demás podríamos escribir un libro: el 17 de enero el titular de El Confidencial no deja lugar a ninguna duda ni sorpresa: ante el acoso interno “el sector de Tania Sánchez se escindirá de Izquierda Unida para volar con Ganemos” (10).

No nos detenemos más, vamos a los últimos hechos: el mismo día 4 de febrero, IUCM insistía en presionar a Sánchez Melero (11). Y todo con la complicidad de Cayo Lara y la mayoría de la dirección de IU Federal: hace unos días, el pasado 30 de enero, la Presidencia Federal votó abrir expedientes -sí, ¡con la que está cayendo votan abrir expedientes tres meses después!- a Gregorio Gordo y Ángel Pérez “por 28 votos, por los 16 que recabó la resolución planteada por el dirigente Enrique Santiago, que exigía la suspensión cautelar de militancia fulminante de ambos y la apertura de expediente de expulsión”, así como qué hacer con IUCM: Lara apostó por el diálogo frente a la intervención de IUCM y ganó por 26 votos a favor, 14 en contra y 4 abstenciones, con el apoyo del PCE (12). Todo lo cual ha propiciado que el Partido Comunista de Madrid tenga que dejar de reconocer a la actual dirección de IUCM (13) algo que han hecho, también, organizaciones de Izquierda Unida de distintos lugares.

En cuanto IUCM ha podido respirar -la dirección de IUCM ganó por un 51% la última asamblea- ha pedido un cambio, pero el aparato y la burocracia, como tantas veces en la historia, quiere pervivir y está dispuesto a hacerlo a cualquier precio.

Y Tania Sánchez Melero, personaje de esta historia, representa en sí misma las contradicciones de la militancia y la organización que, sin dogmatismos ni apoltronamientos ni pasión acrítica por unas siglas, quiere cambiar de forma honesta el mundo. Y reducir a este personaje y esta historia -que es sólo el último combate en IUCM de una larga guerra- a cuestiones personales como aquellas a las que nos hemos referido al comienzo es esperpéntico, no ya por retrógrado en muchos casos -es Pablo Iglesias, el hombre, el que seduce e influye a Tania, la mujer, y no al revés: si los papeles hubiesen estado cambiados y Tania estuviese a la cabeza de Podemos y Pablo se marchase ahora, en primer lugar, no habría sido ninguneado como lo ha sido Tania, y en segundo, sería mucho más comprendido si se hubiese llegado a este extremo con él- sino por inútil y estúpido.

¿Va a cambiar la lucha de clases en España con la marcha de Tania Sánchez Melero de Izquierda Unida? En la medida en que la dirección estaba acorralada como nunca, las posiciones democrático-radicales retroceden en la organización -la que ha acumulado la experiencia desde su fundación en los años ochenta y recoge en su seno la lucha de hace ya más de noventa años- así que parece que hoy IUCM está más cerca de seguir en el fango y la mierda que hace sólo unas horas, así que Sánchez Melero es, en última instancia, la muestra palpable de la incapacidad de todas/os nosotras/os para poner a Izquierda Unida al servicio de la clase trabajadora y las capas populares. Sánchez Melero se va, pero pierde Izquierda Unida, y perdemos tú y yo. Queda por saber qué hará mañana el PCM, y qué haremos quienes seguimos dentro, pues la batalla es ideológica entre modelos enfrentados y no ha terminado: todavía nos queda mucho por perder, aunque cada vez nos quede menos por ganar.

Hoy, cuando vivimos la crisis orgánica del capitalismo, la lucha de clases se recrudece. Y la lucha de clases estalla también en el seno de las organizaciones. Hoy, la historia es más rápida de lo habitual, hoy se requiere audacia y valentía, hoy no se pueden tomar las cosas con la calma que el ciclo de expansión del capital y el pacto social permitían, fruto de una casi inexistente lucha de clases, por eso en dos meses se pueden ganar unas primarias y acabar fuera de la organización: se está configurando la nueva época histórica, y quien dude o no sea útil para ella se quedará en la marginalidad.

Hoy, las viejas organizaciones que servían a la clase trabajadora ya no sirven, hoy no se trata de proteger a la clase trabajadora mejor o peor: hoy se trata de tomar el Poder, hoy se trata de vivir en la barbarie o construir el socialismo; hoy se trata de construir la nueva izquierda que requiere la nueva época histórica: una izquierda a la ofensiva en la lucha por el socialismo; hoy se trata de construir, sin miedo, un camino hacia la Revolución, cuyo final sólo podrá alcanzarse mediante la superación constante de las contradicciones; hoy, la dirección de IUCM, Cayo Lara y Centella, y quienes les apoyan -como Willy Meyer- evitan la transformación dialéctica de una organización y la convierten en un vestigio del pasado que se distancia cada vez más de la realidad y, por lo tanto, de ser necesaria: envían a la organización al basurero de la Historia.

Notas:

1.- IU celebrará primarias abiertas para la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid

2.- Circular para la militancia sobre la posición del PCM ante las primarias abiertas de IUCM

3.– Se podrá impugnar el censo de las primarias de IU si detectan a Podemos

4.– La dirección de IU Madrid cambia las reglas de sus primarias cuatro días antes de abrir las urnas

5.- Dimite el coordinador de IU Madrid tras la victoria de Tania Sánchez en las primarias

6.- La arrolladora victoria de Tania Sánchez abre una nueva etapa en IU de Madrid

7.- Que IU-CM sea como IU-CM

8.- IU aplaza los ceses en Madrid por la gestión de la caja para salvar sus primarias

9.- Alberto Garzón pide a Cayo Lara «que caigan los saqueadores» de IU en Caja Madrid y Bankia

10.- El sector de Tania Sánchez se escindirá de Izquierda Unida para volar con Ganemos

11.- IU Madrid da un ultimátum a Tania Sánchez contra la unión con Podemos

12.- Lara logra el apoyo de la dirección federal para no intervenir IU Madrid

13.- Resolución Comisión Ejecutiva Permanente

Imagen de Diso Press

5 comentarios sobre “Tania Sánchez Melero y la división de IUCM

  • el 10 febrero, 2015 a las 00:38
    Permalink

    Ese artículo refleja solo la posición de Tania y los que acaban de irse de IU causando un grave daño a la organización donde milito y que su actitud es repudiada ahora mismo por la inmensa mayoría de los militantes de IU incluido los que la votaron en las primarias.

    Respuesta
  • el 9 febrero, 2015 a las 23:35
    Permalink

    Ese artículo es deplorable y no refleja para nada lo que pensamos la mayoría en IUCM. El Viernes hubo un Consejo Político Regional de IUCM y lo que se dijo entre todos los intervinientes no tiene nada que ver con ese artículo. Tanía ha abandonado IU y por tanto su proyecto queda totalmente descreditado a ojos de la militancia que pensamos que ella y otros están en un proyecto de voladura de IU. No conozco para nada al autor del artículo…

    Respuesta
  • el 9 febrero, 2015 a las 21:33
    Permalink

    Aunque la narración de los hechos coincide, aunque no totalmente con la realidad, y sin eximir de responsabilidades (y no me la dirección de IUCM -formada por un acuerdo entre el colectivo de Tania y los Pérez-) no estoy de acuerdo con el análisis; entre otras cosas porque las posiciones de Tania no son las mas emocráticas de IUCM, ni mucho menos.
    Todo esto forma parte de una operación diseñada hace tiempo para crear una fuerza de centro izquierda -que no cuestione el sistema- y, sobre todo destruir a la izquierda española que estaba ascendiendo, evitando así una syrización de nuestro país.
    Y digo la Izquierda Española y no IU, porque el objetivo es ese.
    Bueno sería muy largo. Pero reflexiona, busca el dinero y encontrarás los motivos

    Respuesta
  • el 8 febrero, 2015 a las 14:46
    Permalink

    No comparto la opinión, Tania se ha ido, ha abandonado. Las luchas se hacen dentro, aunque sea difícil. Se ha ido y eso la deja sin argumentos, de IU hablamos los que somos, seguimos, estamos.
    Adiós Tania, que te vaya bien!

    Respuesta

Deja un comentario