Temer, el presidente que entró por la ventana del baño

Dilma-destitucion-LQSomosMónica Oporto*. LQSomos. Septiembre 2016

Como en un cuento infantil comenzaremos diciendo «había una vez…» un abogado de nombre Michel Elías Temer Lulia, quien llegó a ser vicepresidente de Brasil en enero de 2011 completando la fórmula junto a Dilma Roussef.
Temer -apellido que se lee «temer»- como el verbo que alude al miedo, al temor, llegó a ocupar la candidatura como parte de una alianza, pues él provenía del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Michel Miguel Elías Temer Lulia, es hijo de Miguel Elías Temer Lulia y March Barbar Lulia, que fueron dos inmigrantes libaneses maronitas llegados a Brasil en 1925. Abogado laboral, profesor de derecho civil en la Pontificia Universidad Católica de San Pablo.
Electo diputado por su Partido, el PMDB, lo fue en varias oportunidades. En varias ocasiones Temer fue informante (espía, traidor) al servicio de los servicios de inteligencia de los EEUU, deschavado por los Wikileaks (1) y sí… Michel es de temer. Esta información se supo este año:

brasi-new-president-loquesomos

No obstante Temer siguió con el proceso que detalla el Resumen Latinoamericano (2), del cual extractamos: «La votación final sobre el juicio político fue separada en dos rondas, una para decidir sobre la destitución de la mandataria, y otra sobre la inhabilitación política por un lapso de ocho años”

En una primera votación, el pleno del Senado decidió destituir a Rousseff y posteriormente, en el sufragio sobre su actuación política, 42 senadores se manifestaron en favor de la inhabilitación, 36 en contra y tres se abstuvieron.

En este contexto, Dilma Rousseff no fue inhabilitada políticamente, debido a que no se obtuvieron los dos tercios (54 votos) necesarios de apoyo para la aprobación de la medida.

Entre tanto, el presidente interino, Michel Temer, permanecerá a la cabeza de mando del gigante suramericano hasta finales de 2018, pese a la enorme aura de antipopularidad que le rodea por la implementación (en el poco tiempo que lleva en el poder) de políticas económicas “profundamente marcadas por recortes presupuestarios y privatizaciones de servicios y beneficios para el ciudadano común…»

Dilma fue suspendida el pasado 12 de mayo bajo la acusación de presunta manipulación de cuentas públicas. Más que desvío de fondos fue desvío del tema en la opinión pública para evitar que Temer y su partido quedaran sepultados bajo la mierda de corrupción.

Aquí un paréntesis para recordar que:
«No hace mucho tiempo, para adueñarse del poder político en un país era suficiente controlar el ejército y la policía. Hoy, sólo en los países subdesarrollados los generales fascistas recurren todavía a los carros blindados para dar un golpe de estado. Basta que un país haya alcanzado un alto nivel de industrialización para que cambie por completo el panorama: Al día siguiente de la caída de Kruschev, fueron sustituidos los directores de Izvestia, de Pravda y de las cadenas de radio y televisión; ningún movimiento en el ejército. Hoy, un país pertenece a quien controla los medios de comunicación.» (3)

Durante todo este proceso los golpistas contaron con el respaldo de los medios de comunicación hegemónicos. El tema que «tapó» la otra información, fue el del impeachment. Y al respecto, recordamos también que un miembro del gobierno de Temer -Romero Jucá- paradójicamente el Ministro de «Transparencia» tuvo que renunciar precisamente por falta de esa cualidad. El asunto fue que salió a luz un audio del referido Jucá en que alentaba a frenar el escándalo de corrupción que envuelve al partido de Temer con relación a PETROBRÁS.

El impeachment fue utilizado para tapar la corrupción del partido de Temer que viene a servir a los fines del poder económico: «El Estado debe transferir al sector privado todo lo que sea posible en materia de infraestructura” (4), resaltaba un documento divulgado por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) cuando Temer todavía era vicepresidente de Rousseff y planeaba entre bastidores el salto a la Presidencia.

Notas:
1.- Cable Wikileaks
2.- Se consuma el golpe de Estado
3.- Umberto Eco [1983]. Para una Guerrilla semiológica
4.- Michel Temer llega al poder dispuesto a “privatizar todo lo posible”

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos, desde Buenos Aires, Argentina. Autora de la reciente edición de “Historia popular de Buzarco III”
LQSomos en Red
Brasil – LoQueSomos

Deja un comentario