The torture playlist

La música como sedante de tortura

La revista Mother Jones recientemente nos ha informado que las tropas estadounidenses han usado y siguen usando la música sepulcral, Black Music, Metal Music, Ass Music, Death Metal, como irrisorio sedante a sus criminales torturas y salvajadas de muerte en Iraq y en Guantánamo, elogiando el grito animal de los archiborriquistas y divinos blasfemos Deicide, cuyos discos han sido catalogados por el Vaticano como “La música más blasfema de la historia” y que parte de las preliminares de Glenn Benton, su líder, quien dijo: ”No quiero llegar a la edad de Dios”; de  Eminem, que imita el cantar del gallo tuerto o del Rebuzno puro y neto de Metallica y el bostezo encerrado en algún arcano de AC/DC.

Cuando al batería de Deicide, Steve Asheim, se le comentó sobre esto, tan sólo supo decir: “Si nuestra música forma parte del abuso militar, esto nos hace sentir un soldado americano más”. Qué influjo puede haber o qué misterio en que el Rebuzno de una banda sea digno de inquirir la analogía del sentido criminal de la especie humana, no es ningún secreto, cuando sabemos de pura parábola que cuando rebuzna un Asno, comienza ya pues otro y contesta cantando en el momento, al igual que cuando bosteza una persona, ya las otras imitan su bostezo. Entre los hombres, gallos y jumentos bien se advierte el cuento de aquel “Trío de las Azores”, émulos todos tres que lo son y fueron “del espíritu de Jack”.

Para los cancerberos y verdugos lo que vale un Rebuzno es lo que importa, es el “canta, canta” puesto a prueba y torturar con música dicen que es una gran victoria, que lo refieren algunos soldados que participaron confiados en las vergonzantes y criminales actuaciones de esos mulos escuadrones que hemos visto por la tele “Till death do us part” (Deicide, 2008), “hasta que seamos parte de la muerte”, frente de los unos los otros, prisioneros.

Hétele pues los Asnos aturdiendo con su Rebuzno retumbando el aire, los soldados debiendo a los Rebuznos su trofeo, salvamento del honor patrio, aniquilando vidas. “Banquete de la Bestia”, Feastin of the Beast (Deicide, 1987) es el eco que en aldeas, en villas y en ciudades se oye resonar gravemente tomando parte en estos regocijos militares, porque el  líder, e-mulo, el cuello alzando gravemente, se anuncia sin quererlo “When Satan lives”, Cuando Satanás vive, (Deicide, 1998), album grabado en vivo en el House of Blues de Chicago, Illinois.

Y así de este modo, con música de sepulcros blanqueados y canciones salidas por el ano, los soldados americanos pretenden llevar a las regiones celestiales a los prisioneros de pánico terror y miedo, que ceden y son vencidos, pues esta vez no pudieron, como aquel David a Goliat, ganar la guerra a cantazos contra este Gigante espantoso que todavía no ha conseguido quitarles su imperio y que siempre acude montado en sus jumentos y sus diferentes dioses en borricos, desquiciando los montes y los cerros. Con el clamor del Metal Mortal el pobre Iraq queda destronado, sus prisioneros hechos un ciruelo y este Dios ya victorioso al Rebuzno de los Asnos agradece el dominio y el cetro que tiene por legitimidad de sus abuelos.

NEWS: Music has been used in American military prisons and on bases to induce sleep deprivation, "prolong capture shock," disorient detainees during interrogations—and also drown out screams. Based on a leaked interrogation log, news reports, and the accounts of soldiers and detainees, here are some of the songs that guards and interrogators chose.

(NOTICIAS: La música ha sido utilizada en las prisiones militares estadounidenses y en las bases para inducir a la privación del sueño, "prolongar la descarga de captura", desorientar a los detenidos durante los interrogatorios y también para ahogar los gritos. Sobre la base de un registro de interrogatorio filtrado, los informes de noticias y los relatos de los soldados y los detenidos, estas son algunas de las canciones que los guardias e interrogadores eligieron.)

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar