¿Todavía no habéis visto El Gatopardo?

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

“Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie”

Pocas obras maestras de la literatura han tenido un viaje tan extraño como El Gatopardo. Su autor, Giuseppe Tomasi di Lampedusa, se inspiró en su abuelo para escribir la única novela de su vida, que relata la historia de un príncipe, don Fabrizio, durante el desembarco de Garibaldi en Sicilia, el primer gran movimiento hacia la unidad de Italia. El libro fue rechazado por dos grandes editoriales y su autor murió antes de saber que Giorgio Bassani, gran escritor y editor de Feltrinelli, se había quedado deslumbrado. Su éxito fue fulminante y sigue siendo una de las novelas italianas más leídas y veneradas de todos los tiempos. Anagrama acaba de sacar una nueva y cuidada edición, en una precisa traducción de Ricardo Pochtar. El Gatopardo es recordado sobre todo por una frase, “si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie”, que no pronuncia el príncipe, sino su sobrino Tancredi cuando se dispone a unirse a Garibaldi.

Sin embargo, es menos conocido un pasaje maravilloso en el que Chevalley de Monterzuolo, enviado del Gobierno de Turín, le ofrece al príncipe un cargo de senador honorífico en el Estado que se estaba construyendo en esos momentos. Fabrizio renuncia argumentando que las cosas no pueden cambiar en Sicilia. “El sueño es lo que más desean los sicilianos y siempre odiarán al que pretenda despertarlos, aunque sea para traerles mejores regalos”, explica. “En Sicilia no importa obrar mal o bien: el pecado que los sicilianos jamás perdonaremos es sencillamente el de obrar. Somos viejos, Chevalley, viejísimos”. El enviado, en cambio, argumenta pidiéndole que sea consciente de su deber para colaborar en aliviar las penas de los sicilianos: “Escuche su conciencia, no las verdades que solo el orgullo le ha dictado”.

La idea de aquel funcionario de que los políticos tienen el deber de mejorar la vida de sus ciudadanos, de sacarles de sus ensoñaciones si es necesario, de luchar por sus derechos por encima de cualquier otra cosa es uno de los pilares de la libertad. El Gatopardo es muchas cosas. De entrada una obra maestra literaria, luego una de las mejores películas de la historia del cine (como tal fue escogida en una encuesta de la revista “Dirigido por…”), y sobre todo un retrato de “la componenda”. O sea de una demostración de lo que sucede cuando la revolución en el caso la garibaldina) se queda a mitad de camino…
Se puede ver en diversas plataformas de cine on line.

La “Ficha”

Il gatopardo. Año 1963. Duración 186 min. País Italia. Dirección: Luchino Visconti. Guion: Suso Cecchi d’Amico, Pasquale Festa Campanile, Massimo Franciosa, Enrico Medioli, Luchino Visconti. Novela: Giuseppe Tomasi di Lampedusa.
Música: Nino Rota. Fotografía. Giuseppe Rotunno
Reparto: Burt Lancaster, Claudia Cardinale, Alain Delon, Paolo Stoppa, Rina Morelli, Romolo Valli, Terence Hill, Pierre Clémenti, Lucilla Morlacchi, Giuliano Gemma, Ida Galli, Ottavia Piccolo, Serge Reggiani
Productor: Goffredo Lombardo


Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar