cwzo_g6veaaui81El Financiero de El Garaje. LQSomos. Noviembre 2016

Hillary era la candidata de los bancos de Wall Street, de los sectores más belicistas, de Soros y de actores internacionales muy peligrosos.

Se sabe que, tal y como acaba de confirmar la Deutsche Bank, falta una tercera pata de la crisis (la primera, el crash de 2008; la segunda, la recuperación –2009/2016– basada en el sostén artificial de los bancos centrales… la tercera, una nueva recesión/crisis… ¿en 2017?)

Sabiendo esto y que con Clinton se buscaba una guerra generalizada en Oriente Medio (y quizás con Rusia), resulta que, con todas las divisiones y contradicciones que quieran, se ha preferido –por ahora– un escenario de aumento (aún más) de la deuda, un aumento de los tipos de interés y de la inflación. Se trata de ir concretando por qué camino vamos a un inevitable reseteamiento de la economía.

Claro que la inflación difumina la deuda (que sigue siendo el principal problema) pero, al mismo tiempo, una subida de tipos de interés ahoga a las economías endeudadas. En el Reino de España, cada subida de un 1% representa 10 mil millones más a pagar en intereses.

Los mercados (de acciones y bonos) han reaccionado de la siguiente manera:

En los días siguientes al triunfo de Trump, los mercados de acciones (USA) han subido por un valor aproximado de 0,8 billones de dólares. Esto es debido a una rotación: salida de empresas defensivas y compra masiva de acciones de empresas relacionadas con un mayor gasto público.

Pero los bonos han perdido valor por 1,2 billones de dólares (pasando su total de 54,2 billones a 53 billones). Los inversores no quieren deuda, la venden, su valor baja y, a la vez, los tipos de interés suben. Los bonos del Tesoro USA a 30 años han pasado del 1,86% al 2,12%. Puede no parecer mucho, pero lo vivido ha sido un verdadero crash.

Ahora (en los próximos meses) se trata de observar si los bonos contagian a las acciones o si estas resisten. Se han adaptado muy rápido a un escenario de mayor inversión pública pero nada está decidido.

La inflación viene. Eso parece ser por ahora lo que se puede deducir de la victoria de Trump, lo que naturalmente no quiere decir que no se pueda volver a la “propuesta” de los sectores que apoyan a Clinton (guerra) o que se busque una salida mezcla de las dos. Todo puede pasar. Pero lo que no conviene perder de vista es que, se vaya por donde se vaya, el nivel de supe endeudamiento y las políticas suicidas de los bancos centrales no tienen salida apacible.

Más artículos del autor

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/11/Cwzo_g6VEAAUi81-1-1024x881.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/11/Cwzo_g6VEAAUi81-1-150x150.jpgLQSomosDemocraciaEE.UU.El Financiero de El GarajeFast (good) foodbonos del Tesoro USA,Deutsche Bank,Donald Trump,Soros,Wall StreetEl Financiero de El Garaje. LQSomos. Noviembre 2016 Hillary era la candidata de los bancos de Wall Street, de los sectores más belicistas, de Soros y de actores internacionales muy peligrosos. Se sabe que, tal y como acaba de confirmar la Deutsche Bank, falta una tercera pata de la crisis (la...Cultura Libre, Comunicación Libre