Un castillo de naipes

Por Guadi Calvo*. LQSomos.

Los talibanes esperaban en los lindes de la ciudad el cambio de mando, y han debido precipitar su ingreso para evitar saqueos, más violencia y mantener un cierto orden, versión que ha sido confirmada por el rápido derribo de los carteles publicitarios donde aparecen mujeres, lo que quizás este anunciando también las políticas a seguir, de acá en más, por las nuevas autoridades…

Nunca mejor usado el lugar común de este título, para describir la caída del régimen pro norteamericano de Ashraf Ghani, que incluso a quienes presagiaron la victoria del Talibán, han sido sorprendidos por la rápida resolución de la campaña lanzada el pasado primero de mayo, que en su sprint final, provocó la caída de más de veinte capitales provinciales y puso a Kabul al alcance de sus Kalashnikov.

Solo en 107 días, lo que a durado la última etapa, se terminó una guerra de veinte años. Mientras se escribían estas líneas en Kabul se negociaba como se iba a producirse el traspaso del poder por parte del gobierno “títere”, según los rigoristas afganos, con el mando Talibán. De aquí en más solo resta esperar como los hombres del mullah Haibatullah Akhundzada, darán dirección a su gobierno. Nadie que haya seguido el derrotero de esta guerra desde el comienzo de la invasión norteamericana podría haber presagiado este nuevo y monumental fracaso, que carga a los muyahidines, de la dimensión épica, más allá de las notables diferencias, que solo ha alcanzado, post Segunda Guerra Mundial, el Việt Cộng.

La sucesiva y sorprendentemente rápida, caída de capitales como Herat, Paktia, Laghman, Maymana, Asadabad, Khandahar, Mazar-i-Sharif, la segunda ciudad más grande del país, ponían un lanzo en el cuello del gobierno afgano, aunque lo que provocó la caída política de la capital, fue la toma de Maidan Shahr, capital de la provincia de Wardak a solo diez kilómetros de Kabul. Donde, según reportes periodísticos, se observan a miembros de las fuerzas de seguridad, ya vestidos de civil, alejarse de sus puestos, mientras las calles se mantienen casi desiertas al tiempo que se ha confirmado que el presidente…, mejor dicho, el ex presidente Ashraf Ghani, ha abandonado el país, lo que fue informado en un video por el jefe del Consejo Supremo de Reconciliación Nacional, Abdullah – Abdullah.

Hasta las primeras horas del domingo 15 se informaba que frente a los centros de visados y las embajadas que continuaban funcionado, se agolpaban miles de afganos intentado conseguir el visado que les permita escapar del país. Mientras 500 mil personas están intentando escapar en miles de vehículos que se atoran en las salidas de Kabul, buscando huir, por temor a las venganzas del Talibán.

Cuándo los talibanes fueron desalojados de Kabul en noviembre de 2001, a días de la invasión norteamericana, la sufrida capital contaba con apenas 500 mil habitantes, el impulso dado por Washington y la inestabilidad provocada que la insurgencia en el interior profundo del país, provocó contantes desplazamientos, que hicieron que hoy Kabul cuente con casi 5 millones de habitantes. Lo que sin duda ha sido la razón, para que los fundamentalistas, aceptaran la entrega pautada del poder, al tiempo que se han comprometido respetar la vida tanto de los funcionarios gubernamentales, cómo de los miembros de las fuerzas de seguridad y el ejército, que han quedado atrapados en la ciudad.

Tras la huida de Ghani y la desaparición de las fuerzas de seguridad, la situación hacía el interior de Kabul, se convirtió en tan extremadamente crítica, que los insurgentes, quienes esperaban en los lindes de la ciudad el cambio de mando, ha debido precipitar su ingreso para evitar saqueos, más violencia y mantener un cierto orden, versión que ha sido confirmada por el rápido derribo de los carteles publicitarios donde aparecen mujeres, lo que quizás este anunciando también las políticas a seguir, de acá en más, por las nuevas autoridades. Mientras se esperan más informaciones.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Afganistán – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar