Un mail a la izquierda occidental

Por Volodymyr Artiukh*. LQSomos.

No quiero acusar a la izquierda occidental de etnocentrismo. Es solo que tiene una perspectiva limitada. Solo pido ayuda para comprender la situación en términos teóricos, incorporando al mismo tiempo ideas de nuestro rincón del mundo…

Aquí, en el mundo postsoviético, hemos aprendido mucho de ustedes. Después de que nuestra propia tradición marxista sufriera la esclerotización, la degradación y la marginación, leímos los comentarios a El Capital en inglés. Tras el colapso de la Unión Soviética, nos basamos en sus análisis de la hegemonía estadounidense, el giro neoliberal en las formas de acumulación de capital y el neoimperialismo occidental. También nos han animado los movimientos sociales occidentales, desde el altermundismo hasta las protestas contra la guerra, desde Occupy hasta Black Lives Matter (BLM).

También apreciamos la forma en que han tratado de teorizar nuestro rincón del mundo. Han señalado correctamente que EE.UU. ayudó a socavar las opciones más democráticas y económicamente progresistas en la transformación postsoviética de Rusia y otros lugares. Tienen razón en que EEUU y Europa han fracasado en la creación de un entorno de seguridad que incluya a Rusia y a otros países postsoviéticos. Nuestros países llevan mucho tiempo teniendo que adaptarse, hacer concesiones, aceptar condiciones humillantes.

Sin embargo, la hegemonía estadounidense ha alcanzado sus límites. Estados Unidos ha perdido su capacidad de representar sus intereses como intereses comunes para Rusia y China, no puede imponerlos con el poder militar y su influencia económica se está reduciendo. Rusia ya no reacciona, ni se adapta, ni hace concesiones, sino que ha recuperado la capacidad de acción y es capaz de moldear el mundo a su alrededor. El conjunto de herramientas de Rusia es diferente, no es hegemónico, se basa en la fuerza bruta más que en el poder blando y la economía. Sin embargo, la fuerza bruta es una herramienta poderosa, como todos ustedes saben por el comportamiento de Estados Unidos en América Latina, Irak, Afganistán y en todo el mundo.

Rusia es un agente autónomo, sus acciones están determinadas por su propia dinámica política interna, y las consecuencias de sus acciones son vastas y dramáticas. Rusia moldea el mundo que la rodea del mismo modo que lo ha hecho Estados Unidos, aunque con otros medios. La sensación de irrealidad, de que «esto no podría haber ocurrido», proviene del hecho de que las elites beligerantes rusas son capaces de imponer sus delirios, de transformarlos en hechos sobre el terreno, de hacer que los demás los acepten a pesar de su voluntad. Ya no lo determinan ni Estados Unidos ni Europa.

Veo cómo la izquierda occidental hace lo que mejor ha hecho: analizar el neoimperialismo estadounidense, la expansión de la OTAN. Ya no es suficiente. No explica el mundo como es en realidad. No se puede describir exhaustivamente el mundo solo a partir de las acciones de Estados Unidos para moldearlo o las reacciones que ello provoca. Las cosas han adquirido una dinámica propia. Estados Unidos y Europa actúan en modo reactivo en muchos ámbitos.

Por eso me llama la atención que, al hablar de los procesos dramáticos en nuestro rincón del mundo, los reduzcan a la reacción de su propio gobierno y de las élites empresariales. Lo hemos aprendido todo de Estados Unidos y de la OTAN, pero este conocimiento ya no es tan útil. Puede que Estados Unidos haya delineado este juego de mesa, pero ahora otros jugadores mueven las fichas y añaden sus propias reglas. Las explicaciones centradas en Estados Unidos son hoy anticuadas. He leído todo lo que se ha escrito y dicho en la izquierda sobre la escalada del conflicto del año pasado entre EE.UU., Rusia y Ucrania. Ha sido terriblemente desacertado. Mucho peor que muchas explicaciones mainstream. Su poder de predicción fue nulo.

No quiero acusar a la izquierda occidental de etnocentrismo. Es solo que tiene una perspectiva limitada. Solo pido ayuda para comprender la situación en términos teóricos, incorporando al mismo tiempo ideas de nuestro rincón del mundo. Explicar todo por Estados Unidos no nos ayuda en la medida en que ustedes creen que lo hacen. También necesitamos un esfuerzo para salir de las ruinas del marxismo oriental y de nuestra colonización por el marxismo occidental. Cometemos errores en este camino, y ustedes pueden acusarnos de nacionalismo, idealismo, provincianismo. Aprendan de estos errores: ahora también ustedes son mucho más provincianos.

* Traducción: Pablo Stefanoni. Nueva Sociedad

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar