Un poema para Cipriano Martos…

Cipriano-martos-mural-lqsLuis Puicercús “Putxi”. LQSomos*. Septiembre 2016

…ejemplo de valor y firmeza

Cárcel de Carabanchel. Últimos días de septiembre de 1973. En la tercera galería de la prisión hay más de un centenar de presos políticos. La dirección de la prisión pretende excarcelar a Juan Díaz Fariña y a Joseba Arregui Mendía, esto es, trasladarlos a la Dirección General de Seguridad para ser de nuevos interrogados y, posiblemente, torturados. El colectivo de presos políticos inicia una serie de protestas en el interior de la prisión para impedir –o cuando menos retrasar– la excarcelación de los dos compañeros. A causa de las acciones emprendidas la mayor parte del colectivo de presos políticos fue encerrado en celdas de castigo.

Días antes, el 17 de septiembre, nos informan desde el exterior de la muerte de Cipriano Martos, miembro del FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota), después de haber sido detenido, interrogado y sometido a torturas por la Guardia Civil. Desde el momento de su detención fue obligado a beber el contenido de un “cóctel Molotov” (uno de cuyos componentes era el ácido sulfúrico). La muerte de nuestro camarada Cipriano Martos supuso un nuevo crimen del franquismo.

Desde el interior de una de las celdas de castigo –donde se encontraba encerrado–, un compañero del FRAP, Juan José Garayar creó un poema en memoria y homenaje a Cipriano Martos. Lo curioso de su confección es que fue realizado sin lápiz ni papel (imposible de conseguir en la celda de castigo). Cuando fue liberado y volvió a su celda de la tercera galería pudo copiar por fin lo que había permanecido en su mente durante 30 días, duración del castigo carcelario.

Homenaje a Cipriano Martos

Obreros y campesinos hemos perdido un hermano,
un marxista-leninista llamado Cipriano Martos,
al que la Guardia Civil en Tarragona ha matado.

Cuando cae un camarada se me parte el corazón,
pero no es hora de llanto sino de Revolución,
de empuñar todos unidos martillo, fusil y hoz.

Camarada tú no has muerto, que el pueblo te lleva en alto,
y al pueblo no hay quien lo mate, ni con treinta mil balazos,
ni con treinta mil venenos… todo el FRAP te lleva en alto.

Y esa tu sangre valiente que te ha robado el fascismo
nosotros, tus camaradas, ya te la hemos recogido
para pintar aún más roja la bandera del Partido.

Y en este nuestro combate ya nada podrá pararnos,
ni los quintacolumnistas como Carrillo y Camacho,
ni yanquis ni monarquía, ni cárcel ni asesinatos.

Esta composición emotiva e inesperada sorprendió a todos los militantes y simpatizantes del FRAP ingresados en la tercera galería de la cárcel de Carabanchel. Sin duda uno de los poemas carcelarios que más nos emocionaron y nos siguen emocionando sin duda alguna. Durante años también se repitió fuera de los muros de las cárceles.

Desde aquel 17 de septiembre, Cipriano Martos se convirtió en un ejemplo de lucha, de firmeza y de valor comunista para todos sus camaradas, para todos los que lo conocieron y para todos los que, después, han oído hablar de él.

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos. Autor del libro “BRIGADISTAS EN CUBA” (clic aquí), testimonio de la enriquecedora experiencia que supuso su estancia en Cuba durante tres años en el marco de las Brigadas de Trabajo Voluntario.
Otras notas del autor

@LQSomos  #CirpianoMartosNoOlvidamos  #VientosDeDignidad  #DíaDeLaResistenciaAntifranquista

Más información: Cipriano Martos ¡no olvidamos!

Un comentario sobre “Un poema para Cipriano Martos…

Deja un comentario