Una semana intensa

econo134El Financiero del Garaje. LQSomos. Octubre 2016

La semana pasada ha estado ampliamente dominada por un hecho significativo, de primera magnitud. Se trata de la situación del banco alemán Deutschebank.

La Deutschebank es la entidad número 11 del mundo y está colapsando. El anuncio de una multa (por su participación en las subprime) de 14 mil millones de dólares (será negociada) por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acelerado dramáticamente una caída que viene de lejos.

Que esa multa (que se añadiría a otras varias anteriores por manipulación de mercados y de tipos de interés-Libor) tenga que ver con las reticencias europeas a la aprobación del Tratado de Libre Comercio resulta bastante claro. Pero la multa no es el problema.

Deutschebank necesita ampliar su capital (entre 5 y 10 mil millones de euros), lleva bajando en Bolsa durante meses, sus costes han aumentado y su rentabilidad está claramente a la baja. Pero eso tampoco es lo peor, aunque aumentar el capital es diluir los beneficios por acción, lo que llevaría a la bajada de cotizaciones, no solo de la Deutsche (que está en mínimos históricos) sino de todo el sector bancario (riesgo de contagio).

Lo más relevante es el nivel de riesgos que el banco ha asumido. Se trata de, aproximadamente, 75 billones de euros en derivados. Es decir, 75 veces el PIB español. Si una parte importante de esas posiciones resulta perdedora, la Deutsche no podrá hacer frente a sus compromisos y se desencadenará una caída global: bancos italianos, españoles y griegos para empezar.

Hemos vivido la semana pasada al ritmo de los vaivenes relativos a este Banco con riesgo sistémico: que si la multa iba a implicar la quiebra del banco, que si, primero, Merkel lo iba a rescatar con dinero público y, después, desmentido correspondiente…

…El jueves, importantes fondos de inversión internacionales retiraban sus depósitos de este Banco. No lo ven claro. Y ese es un riesgo de primera magnitud, porque si una parte de los depositantes retiran sus fondos, la crisis de liquidez será inevitable (y con ella la quiebra). Por ello, ese jueves, las Bolsas cayeron.

El viernes se lanza el rumor (interesado) de que el Departamento de Justicia USA estaría dispuesto a rebajar la multa… subida de las Bolsas.

Se supone que “no dejarán caer” la Deutschebank, que se producirán las fusiones necesarias para que no se convierta en un nuevo Lehman. Puede que no, puede que este tampoco sea el detonante de una crisis global. Puede que tampoco lo sea Trump, si es que gana (los mercados prefieren a Hillary). O quizás sí.

Más artículos del autor

Deja un comentario