Venezuela: La legalidad, bien gracias

Mónica Oporto*. LQS. Enero 2019

La larga e invisible mano del mercado hecha política exterior que perdura per saecula saeculorum …

¿Quién lo ha votado para el cargo?

En 1823 un presidente de los Estados Unidos de norteamérica proclamaba: «América para los americanos». Los ingenuos creían que era una expresión solidaria, fraternal si cabe, que abogaba por una América libre para sus habitantes, desde Ushuaia a Alaska. Pero no. Aquél presidente expresaba la voracidad del imperio sobre los territorios sobre los que avanzarían las políticas (y las fuerzas) de su país que miran al resto del planeta (recursos) como un objeto de su propiedad. Ser un país con poder los hace proceder como dueños de gobiernos y territorios -con sus poblaciones incluidas- como el patio trasero donde imponer gobiernos que legitimen lo que se les ordene.

La «Doctrina Monroe» nunca fue archivada o derogada o abandonada. Es la política exterior de cada gobierno norteamericano, sea de uno u otro partido que llegue a la presidencia: republicano o demócrata, y se implementa y complementa con embargos, bloqueos, presencia de bases militares, invasiones externas o ayuda cipaya (interna)… como ocurre hoy en Venezuela.

La investigadora mexicana Ana Esther Ceceña (1) viene advirtiendo -entre otras cuestiones- sobre este último punto: «Venezuela sigue en peligro de una invasión tercerizada EE.UU. continúa instalando bases militares alrededor de la mayor reserva petrolera del planeta», en realidad además de petróleo: oro, coltán, uranio, thorium y gas.

Es la larga e invisible mano del mercado hecha política exterior que perdura per saecula saeculorum… aunque tuvo algunos momentos en que se la frenó por la acción de pueblos y líderes, movimientos y revoluciones.
La mano asfixia a la República Bolivariana de Venezuela, pero palmea a algunos hasta que consigue que uno se «autoproclame»…

A ver vayamos a la etimología. Autoproclamar: «Que se declara o se ha proclamado a sí mismo como alguien con cierta investidura, dignidad, cargo, título, derecho, estatus o condición». Claramente, si alguien se autoproclama es que lo hace pasando por encima de cualquier decisión -popular, soberana-. Y si a ese «alguien» se lo «ayuda» mediante apoyos, declaraciones, plácemes externos, digamos por ejemplo el apoyo explícito de un vicepresidente de un país cuyo «sur» ha sido la aplicación de la doctrina Monroe… en ese caso, ¿no constituye una traición a su propia patria?.

Vayamos ahora reemplazando los términos por sus nombres reales…

El presidente electo es Nicolás Maduro. Electo (2), en elecciones donde, de acuerdo a lo informado por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, Nicolás Maduro, fue reelegido en su cargo con 6.190.612 votos.
Su principal adversario, Henri Falcón, obtuvo 1.917.036 votos, mientras que el candidato Javier Bertucci 925.042 votos y Reinaldo Quijada 34.614.

Cabe destacar que la elección contó con la presencia de observadores internacionales (3) que avalaron la claridad del comicio, entre ellos el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, también tuvo el respaldo del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) cuyo presidente, el ecuatoriano Nicanor Moscoso, dijo que «estas elecciones deben ser reconocidas por todos».

Traición a la patria

El que hoy se autoproclama, lo hace con el apoyo explícito desembozado descarado impune de los EEUU, y se llama Juan Gerardo Guaidó Márquez. Es el que juró «ante una multitud» luego de autoproclamarse presidente. La legalidad, bien gracias. ¿Quién lo ha votado para el cargo?.

Esto es un GOLPE DE ESTADO, se nota de aquí a la China. Una oposición que no puede en las urnas, acepta la injerencia norteamericana en los asuntos internos de un país soberano a través de un golpe de Estado.

El Código Penal venezolano se establece como traición a la patria conspirar contra la integridad del territorio del país o contra sus instituciones republicanas, o la hostilice por cualquier medio para alguno de estos fines; atender dentro o fuera de Venezuela, con o sin complicidad, contra la independencia o la integridad del espacio geográfico de la República.
Asimismo, determina que quien favorezca, facilite o ayude directa o indirectamente, por medio de actos de perturbación del orden público, los planes de los enemigos extraños también estará infringiendo en el delito de traición a la patria.
De igual forma, el artículo 132 de dicho instrumento legal agrega que es un delito de traición a la patria los actos de aquella personas que, dentro o fuera del territorio nacional, conspire para destruir la forma política republicana o en los que “solicitare la intervención extranjera en los asuntos de la política interior de Venezuela, o pidiere su concurso para trastornar la paz de la República o que ante sus funcionarios, o por publicaciones hechas en la prensa extranjera, incitare a la guerra civil en la República o difamare a su Presidente o ultrajare al Representante diplomático o a los funcionarios consulares de Venezuela, por razón de sus funciones, en el país donde se cometiere el hecho” (4).

¡No pasarán!

Notas:
1.- Ana Esther Ceceña: Venezuela sigue en peligro de una invasión tercerizada
2.- Maduro gana las presidenciales de Venezuela con más de seis millones de votos
3.- Observadores internacionales piden reconocer las elecciones y la oposición exige una nueva votación
4.- Traición a la patria es un delito tipificado y sancionado en el Código Penal

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LoQueSomos, desde Buenos Aires, Argentina. Autora de “Historia popular de Buzarco III”
Más artículos de la autora
LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Un comentario sobre “Venezuela: La legalidad, bien gracias

  • el 29 enero, 2019 a las 13:24
    Permalink

    AHORA, ES TRUMP QUIEN NOMBRA PRESIDENTE
    (aquí, el dictador designó Dinastía sin refrendo democrático)

    Hoy, se sopesan los respectivos apoyos, como argumento decisivo. Y, parece que Trump tuviera mayoría. Moralmente torticero: también el golpista Franco (que tuvo que comerse tres años de guerra con la República y cuarenta de resistencia popular) era reconocido, en plena guerra, por Alemania, Italia, Albania, Portugal, Marruecos (el Bey), Austria, Checoslovaquia, Libia, Etiopía (ocupados), Japón, Bulgaria, Grecia, Hungría, Manchukuo, Vaticano…y contar el apoyo solapado pero decisivo de los monopolios yanquis, el Foreing Office, Francia «socialista» y una Argentina cada vez más pringada. Incluso, EEUU e Inglaterra abren embajada en Burgos, semanas antes del «fin de la guerra». Vendría luego un Perón «grande sos», sostén del régimen en los 50, y la ya tradicional intromisión yanqui con IKE Einsenhower
    ¿Y?¿y que? ¿el que tenga la lista más grande?
    Porque, lo del apoyo internacional, de serlo a la subversión, más que aval político de parte, representa un baldón ético para padrino y apadrinado y rotunda afrenta nacional sin paliativos.
    En Borbonia del Norte de África, tenemos la desgracia de conocer bien el paño golpista, desde hace casi un siglo: el de Primo 23, Sanjurjo 32, Mola-Franco 36, Elefante Blanco (23F) 81, y el tiro por la culata del 11M 2004. En todos, el factor extranjero es importante, la oligarquía, vendepatrias, y el efecto, brutal.
    O sea, que el autoproclamado callejero de Caracas, perdidas las elecciones del año pasado, recurre a la autoridad del chulo del barrio, el matón de la Casa Blanca, capaz de cualquier genocidio (van 26 fiambres en pocos días, desde la proclama unilateral) y arrasar países como Iraq, Libia o Siria (eso sí, con amplia complicidad internacional) por pelotazo económico o medida disciplinaria.
    Nada nuevo entre machaconas campañas mediáticas del imperialismo y sus «neutrales» ninis de ayer y de hoy. Salvo el eco palanganero y servil de nuestra castiza oligarquía, como siempre al servicio del amo imperial extranjero, y muy dispuesta a dar ejemplo a la chusma levantisca en cabeza ajena, aporreando como sicario aliado a la nación insumisa y débil correspondiente
    Se repite el acoso a Iraq, Libia o Siria, a base de preparar el terreno militar con el lavado cerebral de calumnias mil veces repetidas: militarismo, malversación y incompetencia económica, presos políticos, mordaza informativa, enriquecimiento indebido, pucherazo electoral, vulneración de la democracia, jefatura de Estado usurpada, dictadura…
    …por cierto, ay caramba, a que otro país le pega todo esto?
    EL ORO Y PETROLEO AJENOS, Y LA GEOESTRATEGIA DE GRAN POTENCIA
    BIEN VALEN UNA GUERRA (que será otro Vietnam)

    https://www.huffingtonpost.es/2019/01/25/quien-es-el-presidente-de-venezuela-segun-wikipedia_a_23652430/?utm_hp_ref=es-internacional&fbclid=IwAR0lluJLBz-mKUQmdiaCAGW9WU_oMkXjkRei753OLFpwq3p2XeJNhAKc6Eg

    Respuesta

Deja un comentario