Yo soy un saharaui

Luali Dah Omar Burhah*. LQSomos.

Yo creo que no nos queda otra salida en esta jodida política de mentiras. No veo ni los derechos humanos, no los veo en mi país ocupado, ni veo ni creo en los políticos que me cuentan que me van a traer mi libertad. ¡Basta ya de mentiras!¡Basta ya de violencia y torturas!

Soy un saharaui que os quiere contar una parte de su historia
Soy un saharaui que busca su libertad

Queridos y queridas amigos y amigas:

Quiero ser libre como todos. Quiero tener mis sueños, quiero tener mis propios negocios, mis trabajos en mi país libre. Quiero tener mis estudios, mis colegios, mis facultades, mis universidades. Quiero viajar con mi propia identidad. Quiero participar en todos los actos internacionales como un saharaui libre, orgulloso de sí mismo.

No quiero que me roben lo mío. No quiero que me traten mal solo por ser saharaui. No quiero que violen a mi madre y a mis hermanas o que peguen a mi padre en la calle solo por ser un saharaui que pide su libertad y sus derechos como un ser humano. No quiero seguir estando debajo de unos violadores y torturadores, que me pisen a diario, que maltraten a mis amigos y que los tengan encarcelados y luego les preparen para matarles o drogarles. No quiero ver a mas militares pisando en mi territorio sin ningún derecho ni permiso; solo lo hacen para violar, matar y construir cementerios con los cuerpos de mi pobre pueblo. No quiero ver más policías que pasean por mis calles y, mis ciudades como perros muertos de hambre o ladrones que buscan a alguien a quien robar o maltratar o VIOLAR. No están para protegerme, solo están para quitarme mis derechos y MI libertad.

No quiero ser un refugiado siempre, el que siempre está con necesidades esperando que le traigan su pan para que pueda vivir,al que le visitan cada año y le dicen: “¡Ay, qué pobre!”, o «¡qué bonito vivir en el desierto!”, o “no te preocupes que ya te ayudaremos nosotros”. El que está siempre viviendo en malas condiciones debajo de adobe o en tiendas que no le protegen ni del sol ni de el frío ni del viento ni de la lluvia ni del calor y siempre con quejas. El que está esperando que le traigan su libertad. El que está escuchando cómo le cuentan mentiras. Como la gran mentira de 1991, cuando nos dijeron de hacer el referéndum y, si no recuerdo mal, todo el pueblo saharaui se creyó esa mentira. Y empezaron a coger el tejado de las casas para utilizarlo en hacer cajas para guardar sus cosas, porque ya iban a volver a su querido país. ¡Pero fue una mentira! Y solo dejaron a las mujeres y a los niños sufrir más con sus EMBUSTES.

El refugiado ahora está viviendo con una buena protección, gracias a Argelia. Pero con sus ojos puestos a la otra parte, donde están sus hermanos y hermanas. ¡En donde está la otra parte de su corazon maltratada, violada y encarcelada!. No tiene quién le proteja. no tiene quién lo defienda, ni ojos que le miren, ni lenguas que hablen por ella y así se siente el refugiado: Incómodo, nervioso, porque ya ha pegado gritos pero no se oye y ha llorado pero no se ve.

Soy un saharaui que siempre ha estado bajo ocupación

A lo largo de la historia de mi pueblo, desde la ocupación, nunca ha sido libre. Fue ocupado en 1884 por España y ha sido una colonia española durante casi un siglo, con identidad española igual que los españoles Hasta 1975 nos han abandonado. O mejor dicho, nos han vendido a Marruecos y a Mauritania. Para acabar con nosotros. O, mejor dicho, para terminar con la presencia de los saharauis, acabar con todo un pueblo pacífico al que no le gusta hacer matanzas, ni masacres, ni violar, ni robar a su vecino. Le gusta tener su libertad, le gusta tener su independencia y le gusta defenderse bajo su propia bandera y morir por su querido pais. Le gusta conseguir su propia libertad. Es lo que buscaron nuestros abuelos, nuestros padres y ahora nos toca buscar esa libertad a nosotros.

Si es que es posible queremos un mundo, sin violencia, sin sangre, sin matanzas. Me hablan de la libertad que nunca he vivido ni notado. Me hablan de ser libre y solo puedo ser libre en mis propios sueños. Y si estoy despierto, me hablan de la identidad en la que yo nunca me he reconocido. Me hablaron de la felicidad cuando vives tu infancia y estudias y terminas tu carera y tienes tu título y trabajas y tienes tus hijos y montas tu propio negocio en tu país libre. Lo que yo nunca he tenido. Solo he vivido la dureza y el sufrimiento de la ocupación, de mi país dividido en dos y, entre ambos, el segundo muro más grande del mundo, que me separa de mi familia y de mis hermanas y hermanos que sufren la violencia y la tortura.

Soy un saharaui que busca sus derecho en la vida

Con 20 años o con 30 o con 40 años o con 50, siempre en busca de mi derecho en la vida. La vida para mí como saharaui significa sufrimiento. Porque la hemos pasado sufriendo: La falta de todo. Ver lo nuestro en manos de otros. Ver nuestro país ocupado, nuestro territorio lleno de violencia contra nuestro pueblo, contra nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas, nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestros ancianos. Vivir casi toda la vida refugiado es, para mí, como un saharaui, dolor. Dolor por tener que estudiar en el extranjero, porque mi país está ocupado. Dolor por pasar mi infancia con frío, sin ropa para abrigarme, ni una casa en la que protejeme del calor, de la lluvia y del viento.

Una vida dolorosa por ver a tu vecino llorando porque se ha muerto su padre en el frente luchando por lo suyo, lo tuyo y lo de todos los saharauis y por la libertad. Dolorosa porque ves a tu amigo regresar de sus estudios y encontrarse con su padre muerto por luchar por lo nuestro. Es duro cuando ves a una mujer saharaui pegando gritos en voz alta y llorando por el hijo que han matado los marroquíes… Y todo eso, no es todo lo duro que vivimos a diario. Unos que se murieron de hambre y sed en el exilio o por los bombardeos marroquíes; otros no llegan a conocer a sus padres porque les han matado los marroquíes, otros que viven refugiados y sus padres y madres en territorios ocupados y lleven ya 35 años sin poder verles. Es doloroso, pero a pesar de todo eso nosotros los saharauis solo buscamos nuestro derecho en la vida, somos humanos y si somos como las demás personas y los demás pueblos, queremos nuestros derechos, nuestra libertad. ¡Que seamos libres como resto del mundo!

Soy un saharaui con ganas de luchar

Como todos Sabemos, la lucha armada comenzó contra el estado español el 20 de mayo de 1973, a las 00:00h tuvo lugar el primer ataque contra una base española en El Janga. Empezó la lucha armada con el nombre de frente POLISARIO y eran solo 18 personas organizando este ataque contra los españoles. Y desde entonces siguió la lucha hasta el 14 d noviembre de 1975 cuando entró Marruecos y Mauritania en acuerdo con España para repartirse el territorio saharaui y poco después fue el abandono vergonzoso de España, sin que nos dejaran libres con nuestro derecho a la independencia. Abandonando el territorio y ayudando a Marruecos en la ocupación de nuestros territorios. Nuestro pobre pueblo, sin ninguna defensa, ni ayuda, ni apoyo de ningún país, ni Estado. ¡Todos contra nosotros! Y lo más vergonzoso de todo es que, además, cuentan al mundo que la marcha verde fueron solo 300,000 civiles marroquíes desarmados. Sin contar los soldados que entraron por otra parte, para limpiar las ciudades saharauis con sus fusiles, con sus armas pesadas, con sus aviones bombardeando a los civiles saharauis, ¡!sin ninguna defensa.

Y España en el otro lado diciendo que no podía parar esa Marcha Verde, porque como eran civiles y al no estar armados, no podían utilizar la fuerza contra ellos. ¡Qué mentira!, para dejar que los militares marroquíes entraran para acabar con el pueblo saharaui. Entonces, el gobierno español ayudó a Marruecos y a Mauritania en todo para acabar con el pueblo saharaui. Y hoy el gobierno español sigue ayudando a Marruecos y sigue participando, por inacción, en las masacres de la sociedad saharaui.

Mauritania terminó sufriendo los ataques del frente POLISARIO. Y a punto estuvieron de quedarse con Mauritania los soldados saharauis encabezados por el mártir Eluali Mustafa Saillid , que murió sufriendo de muchas heridas en su cuerpo en la batalla de Nuagchot, la capital de Mauritania, el 9 de junio de 1976. Y hasta el año 1977 cuando el pueblo mauritano harto de sufrir esa guerra, vio como era derrocado por un golpe de estado, su presidente Multar Oould Dadah. Y el nuevo gobierno, reconoció a la RASD, la República Árabe Saharaui Democrática, como un estado, como un país y como un pueblo que está luchando por su libertad.

Desde entonces siguió la lucha armada contra el gran violador, el gran ladrón, el gran cabrón, el gran torturador (Marruecos). Durante 15 años de guerra, de muerte en el exilio y bombardeos, durante esos 15 años hemos sufrido mucho, hemos llorado mucho, hemos estado esperando quien será el siguiente que muera, ha sido doloroso pero hemos ganado muchas victorias, hemos enseñado a los marroquíes que el Sahara tiene hijos que están dispuestos a morir por ella, ya han escrito sus cartas de despedida para sus familias porque van a morir por su libertad y no les asustan las armas, ni los soldados, ni su fuerza porque están pisando lo suyo, porque están matando a su pueblo y están allí para luchar por ello, con un corazón lleno de sufrimiento, de dolor, lleno de muerte y con pocas armas y con poco material pero con mucho ánimo para defender a su país o morir.

Siguió esa guerra hasta que Marruecos se agotó sufriendo los ataques a sus tropas, sufriendo económicamente, sufriendo el olor de la muerte de sus soldados a diario. Y Marruecos interpretó entonces el papel que le preparó Francia, diciendo que ya basta de guerras y de matanzas, que quería hacer un acuerdo con el frente POLISARIO, un alto el fuego. Y siguieron con sus mentiras y engaños, y pasaron los días, los meses, los años y así hemos pasado 21 años de engaños, sufrimiento, dolor, muerte, violencia, tortura…sin identidad pero con dignidad y con más fuerza y ánimo para luchar. Con ganas de enfrentarnos a los enemigos y demostrarles que Sahara sí tiene quien la quiere. Para defender y morir por ella y demostrarles que el pueblo saharaui está en pié. Esperando a que llegue la hora de luchar.

Yo creo que no nos queda otra salida en esta jodida política de mentiras. No veo ni los derechos humanos, no los veo en mi país ocupado, ni veo ni creo en los políticos que me cuentan que me van a traer mi libertad. ¡Basta ya de mentiras!¡Basta ya de violencia y torturas!.

Tenemos que ponernos las pilas y coger nuestras armas, para encender este fuego. Y entonces nos van a escuchar y vamos a conseguir que el Sahara sea libre, o todos moriremos por esa libertad.

Es verdad que la guerra no trae la alegría, ni la risa, ni la tranquilidad. Es verdad que la guerra es la sangre, es la muerte, son víctimas, es dolor, es tristeza, es sufrimiento; pero nos traerá victorias, se solucionará el conflicto, porque no podemos olvidar a aquellos hombres que han sido mártires y aquellos que han sido mutilados para toda la vida. No han dado todo eso para que se quede su país ocupado o para que su pueblo siga refugiado o para que se quede dividido en dos partes, sufriendo una parte ocupada bajo la violencia y la tortura, y el otro lado refugiado pidiendo su pan a diario. Han dado sus vidas y su sangre para que el Sahara sea libre y dejaron a sus familias pensando que pronto su territorio sería libre .
Queridos y queridas hermanos y hermanas, veamos esto desde un punto de vista que sea razonable y que nos pueda traer alguna victoria .

Gracias a todas y a todos nuestros amigos que nunca quisieron dejarnos abandonados, que siempre han estado de nuestro lado, que han luchado más por lo nuestro que por lo suyo, aún teniendo que dejar a sus familias para estar con nosotros, para darnos todo lo que ellos saben, todo lo que ellos tienen, estando tristes por nosotros, sufriendo por nosotros, llorando con nosotros… les quiero dar las gracias, mucha salud y abrazos de mi parte que como saharaui estoy muy agradecido.

Hermanos y hermanas: la lucha tiene que cambiar.

¡¡¡SAHARA LIBRE!!!

* Miembro del Frente Polisario
Residente en la Wilaya Bojador. Campamentos de refugiados saharauis. Argelia.

Sáhara – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar