Yo también soy pederoclasta

Cristina Ridruejo*. LQS. Agosto 2019

Los iconoclastas quisieron acabar con los iconos, las imágenes sagradas en la religión; los pederoclastas pretenden acabar con la pederastia en la Iglesia

PEDEROCLASTIA. Una iniciativa para el debate y la denuncia

El término, que esperamos tenga un largo recorrido, lo ha creado Fernando Barredo LOC, escultor, artista inquieto y miembro del Círculo de Arte de Toledo, una iniciativa cultural que cumple ahora quince años muy bien aprovechados. Desde luego, tras visitar la exposición “Pederoclastia”, nos hemos convertido en pederoclastas acérrimos.

En la antigua iglesia de San Vicente de Toledo, ahora desacralizada pero durante siglos máxima sede de la Inquisición, organiza sus actividades el Círculo de Arte de Toledo. Es decir, en el mismísimo lugar donde Torquemada realizaba sus interrogatorios, hoy podemos ver la exposición “Pederoclastia”. Preside el lugar, desde lo que fue el altar, una alegoría del abuso a menores practicado por sacerdotes: el “obispóptero de seis brazos”, un maniquí vestido de obispo, tendido en una suntuosa cama a la que tiene encadenados a varios maniquíes infantiles, sus querubines. En una sala anexa la exposición se refuerza con unas ilustraciones de Ruiz Arcos. Pero esta instalación artística en realidad es lo de menos, pues “Pederoclastia” en realidad no es una exposición al uso; la escenografía experimental nos introduce en un espacio de debate. Lo importante es lo que NO se ve de un primer vistazo, sino recorriendo la sala pausadamente: a ambos lados de la nave se yerguen largas hileras de anaqueles de madera en los que los visitantes pueden expresarse sobre el tema, ya sea por escrito, en dibujos o mediante la forma que prefieran, con una sola condición: que firmen con su nombre. Todas las opiniones son aceptadas y expuestas, ya sean a favor o en contra.

A favor o en contra, debería precisar. Cuesta creer que alguien se manifieste a favor de la pederastia. Así que tenemos las opiniones en contra de la pederastia, o a favor… de que no se critique a la Iglesia ni a ninguno de sus miembros, haga lo que haga. El fanatismo religioso prefiere mirar para otro lado o realizar declaraciones de negación como la que al hilo de esta exposición realizó el arzobispo de Toledo. Añadiremos de paso, y sin darles más altavoz, las denuncias, admitidas a tramite judicial, realizadas por un lobby ultracatólico.

A los pies de los anaqueles, se despliega una extensa recopilación de recortes de prensa sobre casos de pederastia en España, Estados Unidos, el Vaticano, etc. etc. Los casos son incontables.

Sobre los recortes, las aportaciones que se exponen no solo las han presentado quienes han visitado en persona la exposición: se pueden enviar al Círculo de Arte de Toledo por correo postal o electrónico. En nuestra visita a la exposición tenemos la ocasión de charlar con Fernando Barredo, trae bajo el brazo un gran sobre marrón: la última aportación que ha recibido y que va a colgar. Nos sorprende al extraer del interior del sobre unos pantaloncitos rojos de niña y una pequeña pañoleta a juego. Sobre la tela, una mujer ha escrito a bolígrafo un largo texto en el que narra su experiencia personal, cuando a los 13 años un cura abusó de ella; es la primera vez que le cuenta a alguien su historia.

No es la primera revelación que reciben, ni será la última. Si todas las personas que han sufrido abusos a manos de sacerdotes en este país lo contaran en una carta, un email, un pedazo de tela… ni siquiera el Museo del Prado podría albergar la gigantesca exposición que saldría.

Fernando Barredo deja bien claro que no va contra todos los sacerdotes, sino contra los pederastas, a los que llama «socerdotes». Si alguien cree que esta iniciativa va contra toda la Iglesia, será porque cree que toda la Iglesia está implicada…

Esto solo es el principio: la exposición en Toledo acaba en unos días, pero solo para iniciar su andadura, esperamos que por muchos rincones del país. Y que en cada uno de ellos haga pensar al público, anime a las personas afectadas a compartir sus experiencias, a alimentar este archivo de casos que está iniciando Fernando Barredo con un solo objetivo: que no se produzcan más casos. Para conseguirlo, no basta con condenar la pederastia, hay que posicionarse también contra su encubrimiento y contra la impunidad de los autores. Porque en este momento hay más niños y niñas siendo sometidos a abusos, vejaciones, violaciones. Ahora mismo. Y todos tendrán secuelas psicológicas y afectivas que arrastrarán toda su vida.

Generar debate, que se hable del tema, es el primer paso para que se tomen medidas al respecto. Como siempre se ha dicho con los asuntos personales, reconocer un problema es el primer paso para solucionarlo.

¡Todavía estáis a tiempo! Para las que estén por el centro peninsular
Exposición Pederoclastia, en el Circulo de Arte de Toledo. Plaza de San Vicente 2, Toledo
De 17:00 horas a 21:00 horas, hasta el 15 de agosto
– ¡Hazte pederoclasta! Difunde la iniciativa y anima a las personas afectadas a enviar sus historias. Si cada uno pone su granito podremos conseguir que rindan cuentas y sobre todo, evitar que se produzcan más casos.
Sobre Fernando Barredo LOC

* Miembro de la iniciativa de Mujeres X la República. Integrante de la Asamblea de redacción de LoQueSomos.
Más artículos de la autora

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

2 comentarios sobre “Yo también soy pederoclasta

  • el 12 agosto, 2019 a las 13:09
    Permalink

    Pero qué pasa con la iglesia católica en este país?????

    -NO paga impuesto de transmisiones.
    -NO paga impuesto de sociedades
    -NO paga impuestos por actos jurídicos documentados
    -NO paga IBI
    -NO paga IRPF
    -Y el estado le reporta 11.000 mill.€/anuales

    ¿Hasta cuando se mantendrá esta discriminación?

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2019 a las 13:29
    Permalink

    Es vergonzoso que no se ponga fin a esta realidad, que la Iglesia española niega constantemente. Pero claro ese es el problema, la Iglesia, un poder que controla el estado y esto que llamamos democracia

    Respuesta

Deja un comentario