ʹAl Albaʹ la música que nos acompaña

amortajados-joan-picornell-lqsIsabel Genovés Estrada*. LQSomos. Agosto 2015

A lo largo de nuestra vida nos acompaña una variada banda musical. Con el tiempo somos selectivos con la música que nos gusta, pero lo cierto es que nos son familiares muchos tipos de música. Se lo debemos a nuestros abuelos, padres, tíos, amigos, a la radio, la televisión, al cine, las fiestas de los pueblos, a nuestra propia experimentación…
Nos rodeamos de géneros musicales distintos como el soul, el flamenco, las baladas, el heavy, la ópera, el jazz, electrónica, pop, rock, rap, reggaetón, country, rumba, etcétera. Luego están las canciones que nos marcan por un motivo, los curiosos ojos de Hipatia les acercan una canción que se convirtió en el himno de toda una generación, ʹAl Albaʹ, compuesta por Luis Eduardo Aute en 1975.

En 1975 el régimen franquista veía peligrar su continuidad, el dictador Franco tenía mala salud, y aquellos que lo sustentaban querían garantizar su prolongación en el tiempo sin él. Para ello se dieron prisa en crear nuevas leyes y aprobarlas, para seguir reprimiendo las libertades que pedía la sociedad. Pero en septiembre de ese mismo año las tensiones en la sociedad española eran más que patentes. Se condenó a once miembros de ETA y del FRAP a la pena de muerte… Las protestas vinieron desde dentro del país y desde fuera también.

Los últimos consejos de guerra dictaron las once ejecuciones para el 27 de septiembre. Hubo muchas presiones internacionales para que se conmutara las penas de muerte por cadena perpetua. Hasta el Papa Pablo VI pidió clemencia, pero Franco lo desoyó, al igual que otros líderes internacionales. La presión fue tan fuerte que al final cedió, solo en parte, el viernes 26 de septiembre el Consejo de Ministros conmutó la pena de muerte por cadena perpetua a seis de los once condenados a muerte. Los cinco restantes fueron fusilados al día siguiente, en Barcelona, Madrid y Burgos, y no al alba. Los ajusticiados fueron: Ángel Otaegui y Juan Paredes (de ETA político-militar) y José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz y José Humberto Baena (del FRAP).

Fue en los días anteriores a las ejecuciones, cuando Luis Eduardo Aute compuso la canción Al Alba. Para que pasara la censura del régimen el cantautor escribió varias canciones reivindicativas, que los censores rechazaron, pero Al Alba pasó desapercibida como una canción de amor. Por suerte no fueron capaces de detectar que era un alegato en contra de la pena de muerte y un canto a la libertad. Era una denuncia que se disfrazó como una canción de desamor. Se ve que los censores se saltaron la clase de metáforas, una suerte para todos. Ese mismo año se pudo oír la canción con la voz de Rosa León. Aute no la incluyó en su discografía hasta tres años después, en su disco Albanta publicado en el sello Ariola. Con posteridad ha sido cantada por diversos autores.

Lo que nos espanta y espantó en ese momento fue que no le temblara la mano a Franco para seguir firmando penas de muerte. Fueron las últimas muertes de un régimen agonizante al igual que el dictador que moría el 20 de noviembre del mismo año. Reprimiendo hasta al final a la sociedad española, que ya reclamaba esas libertades que le eran negadas.

* En “Los ojos de Hipatia”

Letra de Al Alba:

Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son éstas
que hieren como amenazas
ni sé qué sangra la luna
al filo de su guadaña.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
¿no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza?,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

LQSomos- 40 años: la generosidad de la resistencia
– Imagen: ilustración de ©Joan Picornel «Amortajados». En el semanario digital Crónica Popular

Un comentario en “ʹAl Albaʹ la música que nos acompaña

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar