11-M: arponeado el «arponero ingenuo» Pedro J. Ramírez

sab245Eulogio Paz Fernández*. LQSomos. Noviembre 2014

Pedro J. Ramírez dejó de ser director del periódico El Mundo el 30 de Enero de 2014. Le sustituyó quien fuera hasta entonces su mano derecha, el vicedirector Casimiro García-Abadillo.

Después, Pedro J. Ramírez siguió escribiendo los domingos en el periódico El Mundo un artículo en una sección titulada «CARTAS DE UN ARPONERO INGENUO»: un subterfugio de las «Cartas del director» que escribía cuando dirigía el periódico, lo que le dejaron o lo que quiso quedarse.

Pero las desavenencias entre quienes fueron uña y carne en la invención de la teoría de la conspiración del 11-M han ido en aumento.

Con motivo del XXV aniversario del periódico El Mundo, la tercera semana del mes de octubre de 2014 el diario publica un especial en el que el ya ex director Pedro J. Ramírez escribe el artículo ¡Oh Tripulación! en el sigue con el raca raca conspiranoico del 11-M, mientras que, curiosamente, el actual director Casimiro García-Abadillo en su artículo Construyendo el futuro no habla para nada del 11-M. Pero es que dice –pásmense–: «…No les aburriré con el recordatorio de nuestras grandes exclusivas (desde Filesa a los GAL, pasando por las cuentas secretas del gobernador del banco de España, la entrevista a Luis Roldán, los trapos sucios del director del CNI, el caso Urdangarin, los negocios inconfesables de la familia Pujol…)…» ¿Cómo es posible que omita el 11-M, la gran exclusiva casi diaria del periódico El Mundo durante más de diez años? Sólo le veo una explicación: que ahora ya como director quiere desprenderse de su pasado conspiranoico y desligar también de este negro pasado al periódico que ahora dirige.

El cruce de afrentas entre ambos se disparó hasta el punto que en su última carta de fecha 02.11.2014, titulada De peces y peceras el «arponero ingenuo» Pedro J. Ramírez, de las muchas cosas que dice entre los muchos temas que trata, hay una frase altamente significativa: …»Acuérdate qué bien nos salió lo del comisario Manzano»… escribe aludiendo en el «acuérdate» a su «querido» Casimiro García-Abadillo, esto es, al entendimiento total entre ambos en sus teorías conspirativas del 11-M, una de cuyas patas era precisamente las mentiras que tramaron sobre Sánchez Manzano y que, como todas las demás falacias, terminaron por venirse abajo. Casimiro García-Abadillo tendrá la oportunidad de responder en algún momento a Pedro J. Ramírez sobre ese «acuérdate» envenenado que le ha puesto encima de la mesa, porque lo de Sánchez Manzano no les salió nada bien, muy al contrario, LAS BOMBAS DEL 11-M: Relato de los hechos en primera persona, por Juan Jesús Sánchez Manzano, a no ser que se refiera a que con esa exclusiva casi diaria durante un montón de años les sirviese para que jugando con la sangre del 11-M, no se les desangrase económicamente el rotativo. Y si no fue el motivo «económico», Casimiro García-Abadillo tendrá que explicar algún día qué fue lo que les llevó a urdir la gran patraña mediática y política en torno a los atentados del 11-M.

El sábado 8.11.2014, en la revista de El Mundo, YO DONA, Miriam Márquez escribió un interesante artículo titulado ESPAÑOLAS CONTRA LA YIHAD en el que relata el trabajo que están realizando mujeres como la Investigadora del Terrorismo Yihadista, Carola García-Calvo; la Coordinadora de la Unidad de Inteligencia de S21SEC, Eva Moya; y la Abogada María Ponte. En dicho artículo, sobre la foto de uno de los trenes atacados hay escrito el siguiente texto: «Los atentados del 11-M desvelaron que también en España existen grupos terroristas islámicos.» Como he reflejado anteriormente, este artículo –muy de agradecer– es del sábado 8 de noviembre en la revista YO DONA, del periódico El Mundo. Al día siguiente, el 9 de noviembre, Pedro J. Ramírez dejaba de escribir en el periódico El Mundo sus CARTAS DE UN ARPONERO INGENUO. Se marcha definitivamente del periódico El Mundo, o al menos eso parece. Yo no diría que Pedro J. Ramírez ha sido un arponero ingenuo; todo menos «ingenuo». Lo que sí parece claro es que ha sido arponeado.

Otras notas del autor

* 11-M Cartas al director

5 comentarios en “11-M: arponeado el «arponero ingenuo» Pedro J. Ramírez

  • el 16 marzo, 2015 a las 22:06
    Permalink

    EL 11-M Y LA GUERRA DE IRAK COMO TELÓN DE FONDO

    Este pasado 11 de marzo de 2015, Fernando Reinares
    escribió un artículo titulado Por qué el 11-M dividió a los españoles. En él incide en lo ya escrito en su libro ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2014), en que “la decisión de ejecutar ese acto de terrorismo se tomó en diciembre de 2001 en la ciudad paquistaní de Karachi y fue ratificada durante una reunión que delegados de tres organizaciones yihadistas magrebíes mantuvieron en febrero de 2002. Además, lo que se convertirá en la red del 11-M inició su formación al mes siguiente, todo ello más de un año antes de la invasión de Irak.”

    Desde luego no voy a poner en duda la figura de Fernando Reinares (por el que siento gran admiración y respeto), investigador principal de terrorismo internacional en el Real Instituto Elcano, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos y Adjunct Professor de Estudios de Seguridad en la Universidad de Georgetown.

    «Sobre el artículo de Reinares» es el título de una Carta al director de Jorge Eloy de Vena Retuerto (Santander), publicada en El País el 14.03.2015, que dice: «El señor Reinares acaba de publicar un artículo en el que trata de explicarnos por qué el 11-M dividió a los españoles. Creo que el autor olvida algo fundamental: que el Gobierno intentó engañar a los españoles sobre la autoría del atentado. Intentó convencernos de que era ETA. Y los españoles nos dividimos, sí, entre los que se tragaron la patraña y los que no le creímos.»

    No creo que Fernando Reinares discrepe con lo escrito por el citado lector de El País, pero en cualquier caso entiendo que el artículo de Fernando Reinares en el periódico no pueda contener todo lo que expone en su libro. Por eso, a propósito de la guerra de Irak, creo conveniente recordar también un párrafo del propio libro citado de Fernando Reinares, para contemplar la guerra de Irak como telón de fondo en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, «realizados por motivos de venganza, preparados por criterios de oportunidad y ejecutados por razones de estrategia». El párrafo dice así:

    “…El 18 de octubre de 2003, Osama bin Laden amenazó explícitamente a España por primera vez desde la fundación de Al Qaeda… Aunque se trató de una proclama dirigida a los estadounidenses y dedicada en buena medida a la contienda iraquí, en curso desde hacía más de medio año, en la misma se incluye una advertencia expresa a nuestro país. Es decir, aun cuando la decisión de atentar en España se tomó a finales de 2001 y la red del 11-M empezó a configurarse hacia marzo de 2002, no fue hasta octubre de 2003 cuando el entonces todavía líder de Al Qaeda intervino para justificar de antemano, ante la opinión pública mundial, la matanza que sus partidarios iban a ejecutar en Madrid menos de cinco meses después…» «…Nos reservamos el derecho a adoptar represalias, en el momento y lugar apropiado, contra todos los países implicados, especialmente Reino Unido, España, Australia…»

    Deduzco de lo anterior que la guerra contra Irak –a la que se apunta España– no sólo no sirvió de freno para la ejecución del 11-M si no que, muy al contrario, la guerra de Irak fue un acelerador de los atentados del 11-M.

    No conviene olvidar que algo menos de cuatro meses antes del 11-M, concretamente el 29 de noviembre de 2003 (la guerra contra Irak apoyada por España se había iniciado el 20 de marzo de 2003) siete agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) murieron en una emboscada en Irak llevada a cabo por los insurgentes. ¿Se hubieran producido estas muertes si el Gobierno del Partido Popular, presidido por José María Aznar, no se hubiese involucrado en la guerra contra Irak plasmada en la foto de las Azores? Difícil saberlo a posteriori.

    Tampoco a posteriori creo que podamos saber qué hubiera pasado si España en lugar de implicarse en la guerra de Irak se hubiese opuesto a ella, como demandaba una gran mayoría de la sociedad española. ¿Podrían los yihadistas, comandados por el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, haber revocado su decisión inicial? ¿Podrían haber reorientado el objetivo? Difícil que lleguemos a saberlo: porque Aznar se alineó con Bush y Blair en la guerra de Irak, y porque los planes de atentar se ejecutaron.

    Respuesta
  • el 19 diciembre, 2014 a las 07:34
    Permalink

    Ninguna patraña, lo que ha publicado el Mundo y otros se acerca mas a la verdad que la patraña de la verdad oficial que es la que se ha derrumbado, porque es falsa y se ha demostrado, no han jugado con sangre solo han tratado de saber que paso, para hacer justicia y conocer la verdad, sim embargo los que han defendido la version falsa sabiendo que lo es, porque nadie que la defienda en publico puede hacerlo en privado, nadie puede creersela con los agujeros inmensos de esa teoria (trenes que se destruyen a los 2 dias), han hecho algo fatal.

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar