Alemania. Democracia, ejercito y extrema derecha

Redacción. LQS. Julio 2020

Es fácil preguntarse el porqué de la disolución parcial de una unidad militar especial de élite alemana por sus vínculos con la extrema derecha, sobre todo si la pregunta sale de un residente del estado español, donde el franquismo (fascio patrio) forma parte de la instituciones, la administración y el paisaje.

Este pasado martes 30 de junio la ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, anunció un plan de choque para combatir el extremismo de derechas en las Fuerzas Especiales del Ejército (KSK), entre las que se cuenta la disolución de una de las dos compañías en activo del comando.

 

En septiembre de 2019 se apremiaron las investigaciones por parte del servicio alemán de Contrainteligencia Militar (MAD) ampliando su investigación hacia los extremistas de derecha en la Bundeswehr, las Fuerzas Armadas alemanas, la investigación se concentraba en la principal unidad militar de élite, el Comando de Fuerzas Especiales (KSK), con sede en la ciudad de Calw. Los diversos periódicos del grupo Redaktionsnetzwerk Deutschland (1) revelaban un memorando confidencial del Viceministro de Defensa, Gerd Hoofe, enviado a un panel de supervisión parlamentaria en el que advertía del creciente número de extremistas en la unidad y se necesitaban «investigaciones futuras». Hoofe señalaba que la investigación de los extremistas de derecha en el KSK se había convertido en una prioridad para el MAD. Redaktionsnetzwerk Deutschland destacaba el problema como particularmente grave entre los paracaidistas y en la base Franz Joseph Strauss en Altenstadt en Baviera. La base se dio a conocer en la década de 1990 cuando el MAD descubrió soldados celebrando el cumpleaños de Adolf Hitler y cantando himnos del partido nazi.

El KSK lo componen cerca de 1400 efectivos militares, y a menudo es solicitado por la OTAN o los Estados Unidos para ayudar en operaciones conjuntas contra el terrorismo en los Balcanes y Oriente Medio. El KSK fue creado en 1996, y también se dedica a misiones especiales como el “rescate de rehenes o la liquidación de terroristas y criminales de guerra”, además de tareas de inteligencia especial, así consta textualmente en el sitio oficial de las Fuerzas Armadas (2).

La investigación del MAD se centró en 550 uniformados como sospechosos de ser extremistas de derechas, y en 2019 ya fueron reconocidos como extremistas y expulsados del ‘Bundeswehr’ catorce militares. El último incidente en salpicar a las KSK se produjo en mayo, cuando fue detenido uno de sus miembros que había ocultado explosivos, armas y municiones, parte de ellos sustraídos al ejército, en el jardín de su casa y se hallaba en posesión de parafernalia nazi.

Ahora el estado alemán ha decidido disolver parcialmente esta unidad especial de élite por sus vínculos con la extrema derecha, para ello desde hace un largo tiempo puso todo un proceso de investigación y depuración en marcha. «El muro de silencio se rompe», comentó la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, que también dijo que el tiempo que queda hasta finales de octubre —cuando se tomará la decisión final sobre el futuro del KSK— es «una oportunidad para poner a prueba» a los integrantes del cuerpo. Si «no han escuchado este disparo ahora, inevitablemente surgirá la cuestión de reorganizar el KSK», aseveró.

De momento ya es seguro que la segunda unidad del KSK —integrada por unos 70 soldados— será totalmente eliminada, mientras que las unidades restantes se someterán a reformas drásticas y estarán bajo vigilancia hasta otoño. Asimismo, el KSK dejará de tener un centro de entrenamiento propio y sus nuevos efectivos serán entrenados dentro del sistema de capacitación del Ejército.

Sobre este tema otras voces de la política alemana también están opinando en estos días, la experta de Los Verdes Agnieszka Brugger, considera que “la gran mayoría de los miembros del ‘Bundeswehr’ cumple servicio de manera ejemplar”, pero denuncia que “el ministerio de Defensa ha necesitado demasiado tiempo para reconocer la gravedad del problema y tomar las medidas necesarias” contra los brotes de neonazismo y ultranacionalismo. Una denuncia que comparte el representante de La Izquierda André Hahn, para el que los responsables “han hecho la vista gorda mucho tiempo”, también cuando en algunos cuarteles se exhibía simbología nazi o sonaba música militar de la época nacionalsocialista.

En otoño volveremos a saber más, pero ya es una realidad que Alemania disolverá parcialmente una unidad especial de élite por sus vínculos con la extrema derecha, veremos hasta donde llega… Ojalá que el estado español copiara algo de esta actuación alemana.

Notas:
1.- Redaktionsnetzwerk Deutschland
2.- Kommandos Spezialkräfte (KSK)

Alemania – LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar