Argentina: de la tragedia de Once al incendio de Iron Mountain

de-Once-al-incendio-Iron-MountainMónica Oporto*. LQSomos. Marzo 2015

El 22 de febrero de 2013 se produjo un accidente ferroviario en la estación de Once en el cual murieron 51 personas. Se buscó durante muchas horas a fin de hallar más cuerpos de personas desaparecidas, entre ellas, el cuerpo de Lucas Menguini Rey. Lo encontraron entre los hierros retorcidos, después de sesenta horas de producido el accidente.

¿Por qué no lo encontraron antes?

Volvamos atrás: el juez federal Claudio Bonadio llegó junto con su secretario al hall de la estación para hacer una inspección in situ. Los bomberos le ofrecieron instalar una sonda para “encontrar restos cadavéricos” pero el juez lo rechazó y pidió que “no se modifique la escena hasta que no se hicieran las pericias de rigor”. Habían pasado veintiocho horas del accidente.
La causa en un primer momento, estuvo en manos de Bonadio. El fiscal de la causa, Federico Delgado, había recusado al juez advirtiendo que el mismo Bonadio estaba involucrado. Cinco meses después, la Cámara cambio de parecer. El mismo día que ratificó a Bonadio en la causa principal, la sala II de la Cámara Federal lo apartó de la causa por la búsqueda de Lucas. Los jueces Horacio Cattani, Martin Irurzun y Eduardo Farah, consideraron “prudente” apartar a Bonadio “a fin de alejar toda duda sobre el lugar desde el cual desarrolla la encuesta”. Luego de ser sorteada, el expediente recayó en el juez federal Ariel Lijo.

El juez Lijo procesó a 7 bomberos porque consideró que no habían cumplido el Plan de Acción Coordinada de Situaciones de Emergencia de la Policía Federal: Carlos Alberto Medina, Omar Alberto Vacca, Leonardo Arturo Day, Raúl Héctor Abuin, Oscar Raúl Giachino, Jorge Efraín Villanueva y Jorge Javier Revilla.

Leonardo Dayde-Once-al-incendio-Iron-Mountain-lqs

Leonardo Day, uno de los procesados, era jefe de Departamento Zona I de la Superintendencia Federal de Bomberos de la Policía Federal Argentina. Durante 33 años fue bombero y estuvo en las tragedias de Lapa (1999) y Once (2013). Cuando se produjo el incendio del depósito de Barracas de la empresa Iron Mountains se encontraba cerca de la pared que cedió y que, al caer, mató a varios bomberos.

Day fue procesado por el juez Lijo, por cumplir órdenes en el accidente Once, emanadas del juez Bonadio (1). Por esas órdenes se suspendió la búsqueda de personas, cuando faltaba por encontrar todavía a varias de ellas.

Las últimas noticias acerca del choque del tren en Once:

El Dr. Gregorio Dalbón quien representa a víctimas de este choque, el día 3 de marzo de 2014 informó a través de su cuenta de twitter que:

Gregorio Dalbon @Gregoriodalbon · #ONCE# Se derrumba la teoría siniestra que BONADIO vendió a un grupo de vengadores. Se acabó!!! Ahora nuestra querella irá por #Gremios”.

La montaña de hierro que se incendió en varios lugares del mundo

Paradójicamente, Iron Mountain significa: montaña de hierro.
Leonardo Day, aquél bombero procesado injustamente por cumplir órdenes de un juez (Bonadio) fue una de las víctimas de aquel incendio intencional de la filial argentina de la empresa Iron Mountain -dedicada al almacenamiento y manejo de documentos: gestión de archivos, protección de datos y destrucción de información-.
Esta empresa gestionaba información sobre facturación y legajos…, para más de 156.000 compañías y organismos públicos y privados (bancos, telefónicas, petroleras, etc.) en más de 30 países. En Argentina guardaba la documentación de Banco HSBC, aseguradora La Caja, Molinos Río de la Plata, Boldt, Telefónica, El Cronista Comercial o Shell… entre otras empresas.
En el incendio producido en la zona de Barracas, ciudad de Buenos Aires, los medios de protección contra incendios fallaron. Hoy sabemos que el incendio fue producido intencionalmente y redujo el predio a una montaña de hierros retorcidos en medio de paredes derrumbadas.

de-Once-al-incendio-Iron-Mountain-loquesomosIron Mountain en América Latina

Para América latina fue nombrado Peter Meierhold como presidente (Argentina, Brasil, Chile, México, Perú). El directorio para la empresa en Argentina se encontraba integrado por: Presidente Pedro Meierhold, Vicepresidente Gustavo Álvarez, directores titulares: Rodrigo Sanmiguel, Ricardo García y Miguel Carrillo.

En diciembre de 2009, la empresa fue distinguida por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por ser “una de las tres primeras inscritas en el Registro de Empresas TIC de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la reunión de cierre del año del Consorcio de Empresas del Distrito Tecnológico, que se llevó a cabo en las propias oficinas de Iron Mountain”. El Auditor general de la ciudad de Buenos Aires, Eduardo Epsteyn ha declarado en entrevistas en programas de televisión y radio que Iron Mountain es “contratista del gobierno” de la ciudad de Buenos Aires, y que está subsidiada por dicho gobierno. Iron Mountain resultó ser una gran “montaña de papel”, una montaña de material combustible.

Pero no fue ésta la primera vez que un depósito de esta empresa se incendiaba. En el mundo:

1) En EEUU, año 1997, en la sede de New Jersey. El New York Times del 21-3-1997 habló del “misterioso incendio”. El jefe del departamento de bomberos de esa ciudad, Robert Davidson, sostuvo que el incendio había sido producido intencionalmente.
2) En Londres, Inglaterra, año 2006. La investigación oficial sobre el incendio en la empresa Iron Mountain, indicó que el fuego pudo ser provocado de forma intencional y reveló serias irregularidades, como la deshabilitación del sistema principal y alternativo de rociadores automáticos.
3) Ottawa, Canadá, año 2006. Unos días antes de este incendio se había incendiado otro depósito de la empresa en el polo industrial Cyrville de esa ciudad canadiense.
4) Arilia, Italia, en noviembre de 2011. A pesar del sofisticado mecanismo de protección contra incendios el edificio quedó envuelto en llamas, y se habló de “una falla eléctrica”.
5) Buenos Aires, año 2015. El incendio en Parque Patricios no fue el primero, ya había habido uno en 2005 y otro en 2009. El de febrero de 2013 provocó 10 muertos. El informe de la Policía Federal conocido en estos días de marzo de 2015, habla de incendio intencional.

Del fraude al incendio intencional

Horas antes del pavoroso incendio se había anunciado una investigación por fraude fiscal por unos 6.500 millones de dólares, por parte de bancos y petroleras extranjeras. En esos días, se vivían momentos álgidos con los “fondos buitre”. Se llega a conocer que el fondo buitre NML Elliott Capital Management (con un capital de mas de 15.000 millones de dólares) es el propietario de Iron Mountain. Algunos medios informan que el dueño es Paul Singer (otros mencionan que es dueño de una arte de acciones).
Lo cierto es que este fondo es propietario, además, de NML Capital, la empresa que secuestró la Fragata Libertad en Ghana durante 77 días (por esta operación frustrada, el fondo buitre debió abonar a la administración del puerto de Ghana la suma de 8 millones de dólares por gastos generados por el secuestro de la Fragata).
Agreguemos que Singer es el principal financista del lobby que opera en la justicia y el Congreso de Estados Unidos con el nombre ATFA (Grupo de Tareas Argentina, por sus siglas en inglés) para perjudicar a la República Argentina.

El pedido de informes que nunca llegó

Legisladores porteños reclamaron al jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, la contestación de un pedido de informes votado por la Legislatura hace ya un año, sobre inspecciones realizadas a la firma iron Mountain antes del trágico incendio.
Denunciaron además que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires “no permite legislar a la Legislatura… para establecer normas que puedan evitar siniestros». Por su parte Edgardo Castro ex inspector del Trabajo porteño y asesor del diputado Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda), manifestó que en el 2008 había pedido la clausura del depósito de Barracas por ‘riesgo de incendio’, pero el subsecretario de Trabajo Ezequiel Sabor se negó. «Hace un año pedí clausurar el depósito de Iron Mountain por irregularidades graves y también se negaron. Y como denunciante pedí ver las actuaciones, pero me las niegan. Es evidente que el gobierno macrista oculta información para proteger a la empresa”.

Encubrimientos, dilaciones, negligencia, poder económico, silencio. A un año del INCENDIO INTENCIONAL que se devoró diez vidas en la ciudad de Buenos Aires, que se haga justicia. No puede quedar impune. Del choque de Once al incendio de Barracas hay varias cuestiones en común: Injusticias, intencionalidad en la producción del hecho, y mucho dolor. Y corrupción. Así como se derrumba la mentira acerca de la tragedia ferroviaria de Once, donde caen las mentiras quedan a la luz las complicidades.
Planificaron un incendio para quemar las pruebas de la corrupción, un incendio programado desde el poder económico y político. Un incendio que ha «desaparecido» de las tapas de los «grandes medios». No es casual. Involucra a la figura de un «presidenciable».
Se siguen sumando pruebas, el escándalo en breve será imposible de tapar con el silencio cómplice de las tapas de los diarios.

Para los asesinos que pergeñaron este incendio tal vez sólo haya «diez daños colaterales» y sigan apostando a que el caso decaiga, sea olvidado por la sociedad, y caiga el manto de impunidad de la mano de justicia cómplice.

Hoy decimos: por la memoria de diez héroes desinteresados que se jugaron la vida en aquella trágica jornada, queremos justicia:

Leonardo Day, comisario inspector del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Anahí Garnica, subinspectora del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Eduardo Adrián Canesa, cabo primero del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Damián Béliz, cabo primero del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Maximiliano Martínez, agente bombero del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

– Matías Monticelli, agente bombero del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Sebastián Campo, bombero del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Vuelta de Rocha, La Boca.

Pedro Baricolo, rescatista de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

José Méndez, rescatista de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Facundo Ambrosi, voluntario de 25 años

Notas
1.- Aquél juez que ordenó suspender la búsqueda, unos años antes (2001) había sido protagonista de un hecho trágico. Horas después de haber recibido una amenaza de parte de un sospechoso de ser responsable de por los menos dos secuestros extorsivos, el juez federal porteño Claudio Bonadío fue víctima de un presunto intento de robo que terminó en un tiroteo durante el cual el magistrado mató a dos de los tres agresores. “No está muy claro el móvil: si quisieron asaltarlo o si era un apriete”, reconoció a Página/12 una fuente vinculada a la investigación del suceso. Ese día Bonadío, había interrogado al joven Cristian Miguel Bettiga, de 20 años, detenido y acusado de participar en el secuestro extorsivo del empresario textil Abraham Awada. Durante el interrogatorio recibió una expresa amenaza de parte del detenido. Esa noche, el juez federal, al volante de su automóvil particular, un Audi, había llegado al cruce de avenida San Martín y Matienzo, de Villa Martelli. Ya habían estacionado el auto cuando aparecieron tres hombres, uno de ellos con un revólver en la mano. El amigo del juez ya había bajado del vehículo y estaba sobre la vereda. Cuando intentó volver al coche, el presunto asaltante hizo un disparo que lo hirió a la altura de la cintura.
Bonadío sacó su arma, una Glock calibre 40, y se produjo un tiroteo durante el cual murió uno de los asaltantes, otro resultó herido de gravedad –falleció poco después en el Hospital de Vicente López– y el tercero logró escapar. Según la versión policial, los presuntos ladrones recibieron entre tres y cinco impactos cada uno. Un vocero de la Policía Federal comentó a este diario que Bonadío es “un experto tirador”.
2.- Fuentes:
Iron Mountain, la empresa que se “incendia” en todo el mundo
El juez Bonadío mató a dos de lostres desconocidos que lo atacaron
Tragedia de Once: el acta por la que Bonadio dejó de buscar a Lucas
Iron Mountain fire in Buenos Aires kills 9, destroys corporate records
Fire at Iron Mountain Facility in Aprilia, Italy
Reclaman respuesta al pedido de informes sobre Iron Mountain solicitado a Macri hace un año

Más artículos de la autora
* Mónica Oporto es miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos, desde Buenos Aires, Argentina.

Argentina-LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar