AUKUS: Francia y el dolor de la traición

Por Cecilia Remis. LQSomos.

Estados Unidos ahora ve al llamado Quad, un foro estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia e India que se mantiene mediante cumbres semi regulares, intercambios de información y ejercicios militares entre países miembros, como sus socios más importantes y mantiene también una «relación especial» con el Reino Unido

Joe Biden de Estados Unidos, Scott Morrison de Australia y Boris Johnson del Reino Unido celebraron, el miércoles 15 de septiembre, una cumbre trilateral virtual en la que firmaron un nuevo acuerdo para intensificar la cooperación militar entre ellos: AUKUS.

Con el acuerdo, entre otras cosas, Estados Unidos pasa a compartir su tecnología submarina de propulsión nuclear con Australia. El objetivo de la medida es intensificar los intentos de contener militarmente a China, aunque ninguno de los tres países lo han dicho directamente.

Advertencias inmediatas

Desde China advirtieron que los planes de Estados Unidos y el Reino Unido de armar a Australia con submarinos nucleares provocará una carrera armamentista y socavará la paz y la estabilidad en Asia.
Desde el Kremlin indicaron que están estudiando los objetivos y los retos que plantea la alianza para adoptar una postura al respecto.

Francia y su negocio de la guerra

A la República francesa le ha subido la tensión con este pacto, después de que el pasado miércoles Estados Unidos, Reino Unido y Australia anunciaran la alianza de defensa en la región indopacífica, el primer efecto fue el anuncio de la cancelación de un contrato que Australia había firmado con París para la compra de submarinos convencionales valorado en unos 56.000 millones de euros. Con el añadido de que Australia se ha comprometido a estudiar la compra de submarinos estadounidenses de propulsión nuclear.

A modo de recordatorio, en 2016, Australia había elegido el Shortfin Barracuda, un submarino oceánico que correspondía a las necesidades expresadas entonces por la Royal Australian Navy.

La anulación del pedido de submarinos franceses por parte de Australia, provocó la cólera del gobierno francés, su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, llamó el pasado viernes a consultas a sus embajadores en Estados Unidos y Australia, declarando que la medida se justifica por «la gravedad excepcional» de la decisión de anular ese contrato, un «comportamiento inaceptable entre aliados».
La decisión de llamar a consultas a los embajadores, algo inédito con estos países, es un paso más en la tensión diplomática de Francia, Estados Unidos y Australia, tras el anuncio del acuerdo entre Washington y Camberra del pasado miércoles.

«Al abandonar la Unión Europea, el Reino Unido ha “vuelto al redil americano con una forma de vasallaje aceptada. Por tanto, debemos actuar como europeos y reforzar nuestras capacidades de reflexión, autonomía estratégica y defensa”, comentó Clément Beaune, secretario de Estado francés de Asuntos Europeos.

Los intereses norteamericanos cambian

«Las naciones de la Unión Europea no deberían sorprenderse en absoluto de que Estados Unidos las haya engañado de manera tan escandalosa en la búsqueda de sus objetivos geopolíticos y ganancias para su propio complejo industrial militar» escribía el analista británico Tom Fowdy en su columna de RT.

«Europa ya no es estratégicamente relevante para EEUU como lo fue durante décadas, no solo en lo que respecta a Rusia sino también a Oriente Medio. Esta es una nueva era, y la nueva guerra fría no es como la anterior porque el centro de gravedad no está en Europa, está en Asia», añadía en su columna Tom Fowdy.

El incidente con los submarinos australianos es un rudo despertar que revela que todo ha cambiado y que Estados Unidos ahora ve al llamado Quad, un foro estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia e India que se mantiene mediante cumbres semi regulares, intercambios de información y ejercicios militares entre países miembros, como sus socios más importantes y mantiene también una «relación especial» con el Reino Unido.

Es bueno recordar que Francia en 2015 rompió un acuerdo con Rusia para la venta de dos barcos portahelicópteros Mistral, por presiones norteamericanas dicen… y eso que Rusia había adelantado el pago. El acuerdo que Francia rompió también incluía dos navíos de cableado en Rusia y el proyecto conjunto para la construcción de barcos franco-rusos de avituallamiento. Ahora la situación se revierte contra Francia.

Cuando Joe Biden llegó a la Casa Blanca prometió reconstruir los lazos con Europa, donde se pensaba que las relaciones habían decaído por la gestión del fastidioso Donald Trump, ahora cada vez queda más claro que los intereses de EEUU han cambiado, la vieja Europa ya no es una herramienta útil para el imperio de las guerras.

Más artículos de la autora

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomosTelegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario en “AUKUS: Francia y el dolor de la traición

  • el 23 septiembre, 2021 a las 17:08
    Permalink

    Sabíamos que Biden- era un presidente gringo más y confirmamos -con este rifi-rafe- que el «disgusto» en Francia solo embarga a los magnates de la industria armamentista…mismos perros ocupados en la venta de lo que producen: armas de destrucción masiva (nucleares o convencionales).
    EVIDENCIA: Esta no es la Europa que necesitamos…¡así se pudran en sus miserias!

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar