Bernardo Fuster: Que el tiempo no borre

Iñaki Alrui. LQS. Junio 2021

Quiero volver a la tierra
Para poder enterrarla,
Y cuando la tierra suya
La guarde como sembrada
Quiero volver a esperar
Que vuelve a ser esperanza.
Lo que yo quiero de España
No es su recuerdo lejano.
Volver no es no volver atrás,
Yo no vuelvo atrás de nada.

Acaba de aparecer una curiosidad musical tremendamente singular, Bernardo Fuster, voz y una de las almas de Suburbano, ha grabado un nuevo CD que a su vez es una edición de músicas prohibidas en el franquismo, eso que llamaban canción “protesta”. Pero antes de seguir corresponde decir de primeras que es una selección muy bonita, con las canciones de entonces entremezcladas con novedades y con canción inédita, poemas y esas canciones guerreras que siguen vivas siempre, bonito sí.

La singularidad de esta novedad musical es que Bernardo Fuster canta a Pedro Faura, o sea a sí mismo. Pedro Faura era el nombre con el que Bernardo actuaba en la clandestinidad, el nombre que figuraba en todos aquellos conciertos de hace casi cinco décadas, y fueron muchos, de solidaridad con la resistencia española en París, Roma, Milán, Berlín, Lisboa…

Vayamos a los años setenta, la lucha contra la dictadura tomaba nuevas formas, las protestas crecían y la solidaridad internacional aumentaba de nuevo contra la dictadura más larga en la Europa que había derrotado al fascismo.

Bernardo desde su juventud siempre estuvo unido a las luchas antifranquistas, con movimientos libertarios o marxistas, siempre fue un grato disconforme. Su voz y su guitarra hicieron que esa lucha fuera una militancia de músicas, canciones y conciertos. En el año 74 participó en Milán en el LP Canciones de la Resistencia Española; exiliado ya en París formó parte del Colectivo Canciones en Lucha, junto a Mara, Carlos Andreu y Antonio Carmona. En la ciudad alemana de Colonia grabaría su LP Manifiesto, hablamos del año 74 y de todo un éxito musical dentro del mundo de la resistencia, y hoy en día, sin lugar a dudas un disco de culto, una auténtica joya vintage. Aquel Manifiesto contenía textos musicados de Alfonso Sastre, como el que daba título al LP, y varias adaptaciones de poemas de Miguel Hernández, como Rosario Dinamitera, Jornaleros o Canción del esposo soldado. En el verano del año 76, todavía en el exilio, saldría su segundo disco en solitario: Volver no es volver atrás.
A su regreso al estado español formaría parte del grupo de teatro Tábano, entre el 77 y el 79; este último año formaría junto a Luis Mendo el grupo de folk-rock Suburbano, llenando de buenas músicas varias décadas, ¡hasta hoy!, con más de 16 discos de larga duración, autores de populares éxitos como La puerta de Alcalá, Makinavaja, Arde París o París-Tombuctú. También su música está presente en bandas sonoras de series televisivas y películas. Otra faceta suya ha sido la de escritor: Piratería Libertaria en el Caribe (libro-disco), El contador de abejas muertas o Si me ves, no se lo digas a nadie.
Con todo lo anterior, aunque contado de manera presurosa, queda claro que Bernardo Fuster es un nombre propio de la cultura de este país.

Que el tiempo no borre es una demostración práctica del paradójico título de su último disco del año 76: Bernardo vuelve a aquellas canciones, pero sin volver atrás. Es este un disco novedoso, palpitantemente actual, en el que las antiguas canciones de Manifiesto y Volver no es volver atrás adquieren otros ritmos y tonos, sin perder la esencia de lo que fueron, y en este CD van alternadas con profundos versos de la poetisa Laura Casielles en diversas voces. Sí, volver es seguir adelante.

Esta banda sonora de resistencias de una época sigue siendo una proclama, muy viva, de disidencias siempre necesarias, recogidas en este trabajo coral del que Bernardo Fuster es la cabeza, pero a su lado hay un montón de compinches: la mano del maestro Luis Mendo aparece por todas partes, con la guitarra, los teclados o el bajo, en los arreglos, la producción, la grabación; el dulce acordeón de Javier Palancar; las cálidas voces de Gloria Vega, Carmen del Valle y Laura Casielles recitando poemas cargados de renovada ternura; además de la colaboración de Susana Martins que, junto a Bernardo, siempre es cómplice y parte, o viceversa, artista multidisciplinar con el don de dar siempre singular apostura a todos sus trabajos y colaboraciones. Por eso, y mucho más, es un CD bonito, muy bonito.

Las canciones siempre se nos quedan grabadas en una película propia y particular de nuestra existencia: recuerdos, momentos, situaciones que siempre tienen música, son la BSO que nos acompaña de principio a fin, la música va y vuelve, nos llena de recuerdos, nos produce ilusiones. Bernardo, con este trabajo, le produce eso mismo al que esto escribe: recuerdos e ilusiones. Recuerdos e ilusiones compartidos al lado de muchos Pedros o Bernardos, que en tiempos no coincidentes y sí reincidentes, levantamos las mismas banderas y defendimos las barricadas de la libertad con mucha pasión, honradez y asumiendo las consecuencias. Volver a oír De madrugada, que fue un canto siempre presente en nuestras militancias, vuelve a poner los pelos como escarpias, o la Canción del Maquis, que obligadamente lleva a pensar en todos los guerrilleros que uno ha conocido en los encuentros de Sta. Cruz de Moya y que tantas enseñanzas dejaron; hoy ya no están físicamente, pero canciones así recrean un pase de imágenes con nombres y apellidos.

Pero como decía al principio, este CD es aire fresco y no solo por sus inclusiones poéticas, por sus renovadas versiones o por algún tema novedoso; técnicamente es perfecto y la calidad de grabación, mezcla, masterización son las propias de 2021; la voz de Bernardo suena mejor, ahora es más profunda y sabiamente devuelve el sinfín de tonos que ha ido recogiendo con el paso del tiempo.
Que el tiempo no borre nos revive un pasado honroso y nos llena de riqueza emocional para seguir en este presente que en un corto rato se hace futuro.

El CD se presenta en un estuche que juega con imágenes de ayer y hoy, y cuenta con un librillo de presentación y explicaciones para adentrar en la audición a profanos y forofos por igual. Siéntate, dale al play y disfruta.

A Bernardo se le admira tanto hoy, como hace unas décadas admiramos y quisimos a Pedro Faura, ahora sin necesidad de levantar banderas seguimos compartiendo el parapeto de la libertad.

Si hoy nos cierran la ventana de la vida
Si hoy nos atan con los yugos encendidos
Contra ellos están los muertos y los vivos
Contra ellos estas tú, yo y todos.

P.S. El CD, y mucho más, se puede adquirir en la web La Brizna. Un proyecto autogestionado de difusión cultural: https://www.labriznaproducciones.com/


Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar