Brócoli, un buen aliado en la lucha contra el cáncer

El brócoli pertenece a la familia de las crucíferas. Su riqueza en antioxidantes, fibra, provitamina A y vitamina C, así como oligoelementos como el zinc y el azufre, la convierten en un auténtico tesoro de salud. Entre las coles es la “hortaliza anticancerígena”. ¿Quieres saber por qué?

El brócoli tiene un efecto protector frente a diversos tipos de cáncer (pulmón, próstata, mama, útero, y tumores relacionados con el tracto gastrointestinal). Este efecto preventivo se debe a su gran contenido en nutrientes antioxidantes (beta-carotenos y vitamina C), fibra (soluble e insoluble) y sustancias fitoquímicas entre las que destaca el sulforafano (isotiocianato) y el indol-3-carbinol (indol), que actúan aumentando la actividad de ciertas enzimas que eliminan algunos agentes cancerígenos o los neutralizan.

Los flavonoides, responsables de los colores y aromas de las plantas, son antimicrobianos, anticancerígenos y disminuyen el riesgo de enfermedades cardíacas. Se encuentran en mayor proporción en aquellas plantas que necesitan atraer a las abejas para asegurar la polinización. El brócoli contiene quercetina, un flavonoide que actúa como antiinflamatorio que ayuda a reducir el tamaño de los tumores en algunos tipos de cáncer. También contiene los folatos (ampliamente presentes en esta hortaliza), que protegen frente al cáncer de colon y cuello uterino.

Pero además, su alto contenido en fibra soluble convierte a las crucíferas en aliadas contra el colesterol, a la vez que sacia nuestro apetito con un bajo valor calórico.

Al ser una excelente fuente de hierro y beta caroteno, el brócoli ayuda a combatir la anemia y sus efectos (fuerte cansancio, incapacidad de concentración y trastornos del sistema inmunológico). Aunque algunas investigaciones científicas afirman que el organismo puede absorber un tercio menos de hierro de las hortalizas que de las carnes rojas a causa de unas sustancias (filatos) que bloquean la absorción de hierro, se ha descubierto que el beta caroteno ayuda a superar este bloqueo haciendo biodisponible al hierro,y sin las contraindicaciones de las carnes rojas.

El fuerte aroma y sabor, típicos del brócoli y de otras coles, se debe a su riqueza en glucosinolatos, componentes azufrados que protegen al organismo ante los radicales libres (precursores del cáncer) y le ayudan a combatir infecciones y células cancerígenas.

El brócoli fresco tiene un color completamente verde y una textura compacta. Se conserva en el refrigerador (sin lavar) entre uno y cuatro días, más aún si ha sido recién recolectado. Observa que sus flores no se abran y adquieran un color violáceo que indican que está pasado. Para aprovechar al máximo sus nutrientes y propiedades recomendamos consumirlo crudo o cocido al vapor.

El brócoli, como las coles son hortalizas imprescindibles para una dieta saludable en otoño e invierno. Tu cuerpo te lo agradecerá. Para abrir boca os recomendamos una apetitosa y nutritiva receta: Ensalada de Brócoli y aguacate.

* La Garbancita ecológica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar