Canarias, la colonia abandonada

Siempre sucede igual, siempre pasa lo mismo. Canarias, tan hermosa y linda como es, el paradigma turístico del imperio español, una vez más fue abandonada a su suerte; y ese abandono en estos últimos días decayó en tragedia. Los gestores urbanísticos no cesan de de construir violando barrancos y valles a costa del equilibrio ecológico; alicatan hasta "el techo" montañas que sangran aún de rebeldía ya que eran las defensas de los antiguos aborígenes contra la invasión de los españoles; decapitan las costumbres, usos y tradiciones guanches; y esos españoles, una vez instalados en la mejor zona geoestratégica que sirve de puente entre el imperio español y África y América Latina, dejan al pueblo canario en la más absoluta indiferencia y abandono.

La prueba la podemos constatar en los incendios que en estos días pasados se han tragado todo el pulmón verde de Gran Canaria y ahora amenaza a Tenerife de forma virulenta (y ya no contamos con los incendios de La Palma y la Gomera). ¿Cómo es posible que, si este territorio colonial tiene la garantía de seguridad en la metrópoli, esta metrópoli no haya hecho nada por él? ¿Donde amerizaban los hidroaviones?; ¿En cual helipuerto reposaban los helicópteros? Simplemente sólo había un hidroavión y muy poquitos, pocos helicópteros.

Miles de familias desplazadas, centenares de viviendas comidas por el fuego, decenas de pueblos abandonados; millones de sueños muertos. ¿Dónde está ese Ejército que es válido para Afganistán, Irak, Kosovo y que no está presente en las tragedias como la de estos incendios? Vale, si… tuvimos una delegación oficial del Ejército. 30 soldados que no son nada ( no por ellos) que ayudaron a sofocar tanto sofoco destructivo. Estos soldados pertenecen a un recién creado cuerpo militar denominado UME (Unidad Militar de Emergencias).

Tengo delante de mi un montón de notas sobre estos hechos; pero no voy a hacer uso de ninguna de ellas porque quiero hablar desde la rabia, desde la impotencia, desde el chasquido que te da el corazón ante tanta injusticia, ignorada por la colonialista España.

Dicen aquí, los viejos de lugar (y son sabios a su manera ancestral de prever las cosas), que los incendios de verano se extinguen en invierno. Tienen su graduado en el día a día, en el año a año, en la transmisión de sus antepasados en la cuestión medioambiental. Y, efectivamente, ¿porqué los Ayuntamientos, Cabildos y Gobiernos de la cosa, es decir, el Gobierno Regional, el Central, el Ministerio de la cosa (Fomento) no montaron dispositivos pensando que algo así podría suceder? ¿Por qué no se limpiaron los bosques de malezas, pinochas (que son granadas de fuego) y se realizaron cortafuegos? ¿Por qué el fuego nunca llegaría a La Mareta, lugar de residencia de los presidentes españoles en sus vacaciones?

Habiendo muchas más preguntas… yo no voy a hacer ninguna más pero sí quiero hacer una reflexión que me carcome el alma; (y sigo cabreado, ehh) no entiendo como se puede poner a un pirómano en tareas de vigilancia forestal (sería ridículo poner a un pirómano en el cuerpo de bomberos) tampoco entiendo que con todos los millones de euros que maneja el Gobierno de Canarias tenga que recurrir a contratas donde los trabajadores están a tiempo parcial o con contratos basura y más si hablamos del asunto ambiental. En el caso del incendio devastador de Gran Canaria (y lo vi con mis ojos) el responsable material del asunto es un pobre desgraciado al que se le acababa el contrato en septiembre y quería garantías de trabajo a costa de la muerte.

Y ahora hay que delimitar responsabilidades:
.-Primer responsable de la tragedia: Gobierno de Canarias por no saber gobernar y dejar en manos de empresas privadas lo que debe ser su competencia.

.-Segundo responsable: Cabildo de Gran Canaria por hacer inoperante a su consejería de Medio Ambiente y dejarse llevar por el mercantilismo.

.-Tercer responsable: El pirómano analfabeto, tontolculopinchamierdas que a sus años aún no sabe que los puestos de trabajo se conquistan con la lucha popular en las calles, no quemando bosques, nuestro único pulmón verde en Gran Canaria.

Pregunta idiota que se me ocurre esta semana: Si el pirómano canario se hubiese decidido por poner cerillas en la Zarzuela… se hubiera quemado tanto bosque? ¿O Tal vez algún Bobón?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar