El violador eres tú… frente a la embajada turca

Madrid: acción frente a la embajada turca. ESTE LUNES 16 de diciembre, a las 20:30 horas. ¡Por el derecho a la información y la libertad de expresión¡ ¡Por la defensa de todas las mujeres, y por la Revolución Social de Rojava!

Leer más

Unión Europea y Turquía: un acuerdo obsceno y vergonzoso

Una situación tan inaudita que cuesta encontrar adjetivos para calificarla. Situación intolerable porque, además, Europa tiene mucho que ver con la violencia sistemática y la guerra en Oriente Medio, causa del desplazamiento forzado de cientos de miles de personas

Leer más

De Bolonia a Ankara, el espectro de una violencia de Estado

El sábado 10 de octubre de 2015 las fuerzas políticas de la izquierda radical turca y kurda han sido objetivo de un monstruoso atentado, atentado que es la prolongación de una larga serie de violencias políticas contra las fuerzas revolucionarias kurdas y turcas

Leer más

Tragedia minera: el luto se convierte en protestas

La cifra de mineros muertos se eleva a 245.

Protestas en Soma y en otras ciudades de Turquía por la tragedia en la mina.

Turquía ha sido escenario este miércoles de movilizaciones ciudadanas por la tragedia vivida en la mina de Soma, en el oeste del país, y el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha sido increpado en su visita al yacimiento donde se produjo la explosión y donde siguen agolpándose familiares de las víctimas y de los trabajadores atrapados.

Un grupo de personas ha increpado al jefe de Gobierno cuando abandonaba la zona. Algunos manifestantes han pedido la dimisión del Ejecutivo por su responsabilidad en el desastre, que ha vuelto a poner en duda las condiciones de los yacimientos minerales del país.

Las tensiones también se han trasladado a la sede local del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP), atacada por un grupo de manifestantes tras las declaraciones de Erdogan ante la prensa.

Leer más

Turquía: el juego sucio

En noviembre de 2002, cuando el Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) se alzó con la victoria en las elecciones generales celebradas en Turquía, la opinión pública del país otomano acogió la noticia con un gran y muy sincero suspiro de alivio. Durante décadas, el país había sobrevivido al vacío político, a las crisis generadas por frágiles pactos de Gobierno, que solían alimentar la inestabilidad institucional. La corrupción y la ineficacia eran el común denominador del juego de la alternancia en el poder. Después de muchos y estériles “lavados de cara”,  los políticos tradicionales optaron por tirar la toalla.

El beneficiario de esta claudicación forzosa fue el Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP), agrupación de corte islámico renombrada por su transparencia y honradez.  Sus líderes, Recep Tayyep Erdogan y Abdalá Gül, defensores a ultranza de la remusulmanización de Turquía e islamización de la diáspora, abogaban por un país  musulmán más afín a los conceptos básicos del Islam. Una opción ésta diametralmente opuesta al Estado laico creado en 1923 por Mustafá Kemal Atatürk.   

¿Islamismo contra kemalismo? ¿Tradicionalismo contra modernidad? Estos fueron, desde marzo de 2003, los grandes interrogantes que se plantearon los politólogos occidentales, acostumbrados al estereotipo “Turquía – país musulmán laico”.

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar