Colombia: más de 16.000 niños en riesgo de desnutrición en La Guajira

Agencia Mp3. LQSomos.

“Más que el hambre y la sed, a la población wayúu la está matando la corrupción y falta de gobernabilidad. El sentir de las comunidades wayúu es un estado de abandono por el mismo estado de ingobernabilidad en el que vivimos, aunado a la corrupción sistemática que se vive en este departamento, donde solamente se voltea a mirar al pueblo wayúu para saquearlo, pero no para traerle”

La Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), junto a un grupo de jóvenes (Guajira Resiste) que están en huelga de hambre desde hace 23 días (1), han advertido que 16.000 menores están en riesgo por desnutrición o ya la padecen, y aseguran que el Gobierno no ha estado atento a la problemática.
A pesar de que en los últimos meses las autoridades han llamado la atención sobre la violación de los Derechos Humanos de la que son victimas los menores de edad de La Guajira, en su mayoría wayuú, los problemas continúan en el territorio.

La situación ha provocado la muerte de 29 menores de edad, en lo que va de año, por causas asociadas a la desnutrición en ese departamento, donde viven las poblaciones indígenas wayúu, así como los kogi, ika, kankuamo y los wiwa.

Ante la situación, el movimiento Guajira Resiste, una organización que se ha dedicado a denunciar las vulnerabilidades que sufre esta población colombiana, se ha declarado en «huelga de hambre» y mantiene una protesta pacífica que el jueves se instaló en la plaza Bolívar de Bogotá, el «epicentro político de toma de decisiones del país», para que el Estado colombiano tome acciones definitivas contra «el hambre y olvido».

“En este mismo territorio, la Corte Constitucional, en sentencia T- 302 del año 2017 (2), emitió órdenes concretas para detener la muerte por hambre y sed de los niños y niñas del pueblo wayúu; sin embargo, cruel realidad es que el genocidio étnico continúa”, sostuvo Beatriz Salas, vocera de los jóvenes, durante una rueda de prensa.

La gravedad de la situación en La Guajira fue señalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2016, cuando solicitó al Estado colombiano la adopción de «medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal de los niñas, niños y adolescentes de las comunidades de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao del pueblo wayúu, en el departamento de La Guajira», ya que para ese momento se registraban 4.770 niños muertos en un plazo de ocho años.

De acuerdo al informe «Desnutrición en la primera infancia: Causas estructurales y vulneraciones prevenibles y evitables» (3), presentado a mediados de septiembre por la Defensoría del Pueblo, entre 2017 y 2020, el Instituto Nacional de Salud (INS) registró a 54.693 niñas y niños menores de cinco años, con desnutrición aguda en Colombia, una situación que deja «graves consecuencias físicas, psicológicas y cognitivas irreversibles, que afectan su desarrollo integral».
En 2020, señala el estudio, hubo 9.902 niños con desnutrición aguda, de los cuales 2.177 (19,8 %) son menores de seis meses; 2.312 (21,1 %) tienen de 6 a 12 meses, y 6.484 (59,1 %) son niños mayores de un año. Los departamentos que presentan el mayor número de casos registrados de desnutrición en niños y niñas son Bogotá (1.756), la Guajira (1.121), Antioquia (724), Cundinamarca (625) y Cesar (493).
«La desnutrición infantil es uno de los mayores problemas para la primera infancia en Colombia, e incide negativamente en las posibilidades de construir un país con bases sociales, económicas y culturales sólidas. En esa medida, la solución pasa por la articulación de los actores responsables y la comprensión de las causas y consecuencias de esta enfermedad», cita el informe de la Defensoría.

Los activistas dicen que a pesar de los llamados de atención por parte de las autoridades nacionales, en el ámbito local no hay avances. Por el contrario, señalaron que la situación empeora con los días, pues los menores no solo no tienen seguridad alimentaria y acceso a agua potable, sino que tampoco tienen espacios dignos para su desarrollo.

Esto último también hace referencia a la infraestructura educativa de la Guajira. Se denunció que en cinco de cada diez colegios del departamento los niños tienen que hacer sus necesidades fisiológicas al aire libre. Además, los menores deben caminar distancias largas para llegar a las instituciones. Con todos estos problemas no se alcanzan a graduar todos los jóvenes, mucho menos llegan a la universidad. Indican que de cada 100 menores guajiros que terminan el bachillerato, solo cinco de ellos tienen acceso a la educación superior.

Los problemas que se viven en La Guajira, especialmente sobre la desnutrición tienen preocupados a los ciudadanos y organizaciones de derechos humanos. De hecho el pasado 22 de septiembre, la Organización No Gubernamental Nación Wayuú (4), emitió un comunicado atribuyendo la situación a la corrupción que se vive en el mencionado departamento.
La organización asegura que la problemática de corrupción ha ido aumentando en Guajira con el pasar de los años. A la fecha, según la ONG, los habitantes de la península sienten que han sido abandonados por los gobernantes, tanto locales como nacionales. Señalan que en el orden estatal tampoco se han tomado medidas contundentes para evitar saqueos en la región.
“Más que el hambre y la sed, a la población wayúu la está matando la corrupción y falta de gobernabilidad. El sentir de las comunidades wayúu es un estado de abandono por el mismo estado de ingobernabilidad en el que vivimos, aunado a la corrupción sistemática que se vive en este departamento, donde solamente se voltea a mirar al pueblo wayúu para saquearlo, pero no para traerle”, dijo José Silva, líder indígena y presidente de la ONG Nación Wayúu.

Ante esto, la Defensoría del Pueblo lanzó una alerta a las autoridades para llevar a cabo una “acción conjunta y preservar así los derechos nutricionales de la primera infancia en el país”.
Así mismo, Nación Wayuu invitó a los líderes indígenas y políticos a “tener sentido de pertenencia con el territorio y trabajar de manera mancomunada para vigilar que los recursos lleguen hasta las comunidades necesitadas, en aras de garantizar el bienestar de toda la población”.

Notas:
1.- Hasta que la dignidad se haga costumbre
2.- Sentencia T- 302 del año 2017
3.- Informe: Desnutrición en la primera infancia: Causas estructurales y vulneraciones prevenibles y evitables
4.- Nación Wayuu ONG

Colombia – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar