Con Garzón, sin excusas baratas

Garzón no es santo de mi devoción. No lo puedo evitar. Tiene algo que hace que no acabe de caerme bien. Puede que sea su vedettismo o su modo de ir por libre sin que uno sepa exactamente en que postura política ubicarle.

Pero resulta que es un juez con su particular sentido de la justicia y, por lo que he podido comprobar, esto le ha llevado con frecuencia a enfrentarse a la arbitrariedad del poder, a su arrogancia y a su impunidad.

Juzgó diversas responsabilidades en el terrorismo de Estado de los GAL. Estrechó el círculo sobre diversos responsables de crímenes de Estado de las dictaduras de Argentina y Chile, estando a punto de encausar a un Pinochet que tuvo que salir de Inglaterra sentado en una silla de rueda con su mantita sobre las piernas para dar pena y tratar de hacer olvidar su repugnante condición de asesino genocida. Fue un elemento clave en la investigación sobre la red de corrupción gürteliana del Partido Podrido (PP), intrínsecamente corrupto. Quiso aplicar la Ley de la Memoria Histórica desde la Audiencia Nacional, abriendo la causa contra los crímenes del franquismo lo que era signo evidente de quijotismo voluntarista en un país de cobardes que dejó morir a Franco en la cama.

Es cierto, y no puedo ni quiero olvidarme de ello, que Baltasar Garzón ha mostrado particular inquina contra la izquierda abertzale, actuando como azote contra sus derechos democráticos, a través de su particular teoría del “entorno”, arbitraria figura jurídica donde las haya, mediante la que persiguió e ilegalizó a todo tipo de organizaciones sociales, culturales (AEK), mediáticas (Orain S.A, Eguin, Eguin Irratia, Egunkaria) y políticas (Batasuna, Xaki, Ekin, Jarrai, Haika y Segui) de Hego Euskal Herria, negándose así los derechos políticos de cerca de doscientos mil vascos.

Pero también es cierto que no es la izquierda abertzale la que ha conducido a Baltasar Garzón al banquillo de los acusados. Han sido los herederos del franquismo (PP, Falange Española de las JONS, Manos Limpias) y los corruptos (PP, asociación con ánimo delictivo), en alianza con el PSOE -éste a través primero de Luciano Varela y ahora de Joaquín Jiménez García, colaboradores necesarios en dicha coalición-, que buscaba castigar el atrevimiento de juzgar su papel en los GAL. A todos ellos los ha asistido una casta de jueces fascistas, infalibles, inviolables y no sujetos a responsabilidad, en cuyas estrechas mentes jamás entró la palabra democracia.

La acusación contra Garzón de quebrar el derecho a la intimidad en las grabaciones a los corruptos de la trama delictivo-PPera Gürtel y la de interpretar libremente hechos del pasado que ya fueron amnistiados –por quienes se autoamnistiaron a sí mismos en una transición hacia una democracia vigilada y menor de edad-, en el caso de la Memoria Histórica, es un trampantojo que oculta una actuación bastarda de fondo y de forma.

Lo es de forma porque, como se está demostrando Baltasar Garzón jamás orilló la legalidad en ninguno de los dos casos a los que me estoy refiriendo y lo es de fondo porque este juicio está hecho sólo para inhabilitar a un juez molesto para unos poderes ilegítimos de origen. La transición política se produjo sin la depuración de los aparatos franquistas. Ello ha permitido que sean esos franquistas quienes hoy le juzgan. Tampoco los españoles pudieron decidir sobre la forma de Estado.

Es llamativa la diferencia en el esfuerzo de los apoyos que recibe Garzón en esta ocasión respecto a las que recibió en abril de 2010, cuando se conoció la decisión de los citados poderes de encausarle.

Entonces el PSOE estaba en el Gobierno. Los ataques venían del entorno de la ultraderecha PPera y adláteres. En ese contexto el PSOE se vio obligado a actuar contra la venganza que le pedía el cuerpo –inhabilitar a Garzón como juez- sencillamente porque el querellado se convertía en un punto nuclear del viejo simulacro de enfrentamiento PSOE-PP. Garzón fue para el PSOE en abril de 2010 un simple juguete político con el que representar el papel de valedor de una Memoria Histórica a la que traicionó desde su diseño y aprobación. Lo hizo limitando sus contenidos y alcance, evitando la depuración de responsabilidades de los franquistas en la Guerra Civil y en el período de la dictadura, y no dotándola de medios ni de recursos.

Pero mientras hacía esto el PSOE empleaba a los Varela, los Leguina, los Carlos Carnicero y los Miguel Ángel Aguilar aludiendo a la supuesta pretensión de Garzón de “situarse por encima de la ley”.

Ahora el PSOE ya no está en el Gobierno. Ya no necesita utilizar la imagen de Garzón para aparecer como partido progresista ni para rentabilizarla en forma de voto. Quedan muy lejos las próximas elecciones.

Cuando uno ve las caras de la plataforma “Solidarios con Garzón” encuentra básicamente el compromiso del los artistas, a los miembros de IU, algún juez a título personal, las asociaciones de la Memoria Histórica y poco más. Otros que en Abril de 2010 tuvieron una presencia más notable, ahora han preferido un perfil presencial más bajo o directamente ausente. Puede que ello tenga que ver con el estado de derrota, abatimiento y resignación de la sociedad española tras el triunfo del PP en las elecciones locales y autonómicas del 22-M y especialmente tras su barrida en las generales del 20-N. O puede también que este brutal giro a la derecha de la sociedad española haya provocado un “ataque de realismo” en algunas organizaciones y personalidades que les lleve a no irritar a los vencedores, apoyando acciones que no sean de su agrado. En todo caso, es lamentable que Baltasar Garzón no esté recibiendo todos los apoyos necesarios cuando más los necesita.

Llamativo igualmente que los que tanto reclamaban hasta hace nada “democracia real” como los que reclamaban “democracia contra los mercados” hagan un silencio tan espeso sobre este juicio a la democracia que se esta haciendo en la persona de un juez que en buen número de ocasiones –no siempre, es cierto- la ha defendido. Dice mucho de la calidad democrática de tales demócratas. El argumento de inhibirse ante la cuestión por el pluralismo en la composición de tales “movimientos” no es válido; salvo que alberguen, en aras a esa pluralidad, también a no demócratas en su interior.

Otros que en el pasado reivindicaron la ruptura frente a una transición que dejaba todo atado y bien atado y que preestablecía los límites del juego y las fronteras infranqueables, hoy callan frente a este atropello contra quien abrió un proceso que quizá nos hubiera permitido avanzar a los demócratas y a las izquierdas más allá de esos límites. Quizá no sea ajeno a este hecho una oculta satisfacción con lo que en sus mentes pudiera parecerse a la venganza poética por las actuaciones más criticables del juez respecto a la izquierda abertzale. El sectarismo –y no me refiero a la izquierda abertzale- suele ir unido a un sentimiento de pureza dentro del que no cabemos casi nadie, salvo las exiguas mesnadas de quienes este camino eligen.

Sean el interés calculado, la ambigüedad en las posiciones, los motivos inconfesables o el espíritu de la venganza los que subyacen en quienes toman distancia hoy ante la defensa de Baltasar Garzón, todos ellos ignoran o desprecian el hecho de que con el apoyo al juez no se está reivindicando su figura ni sus errores sino condenando y rechazando que sean las libertades democráticas, el antifranquismo, la verdad, la justicia y la reparación las que estén siendo sentadas en el banquillo de los acusados por parte de una derecha fascista e intrínsecamente corrupta y delictiva.

Por este mismo motivo yo estaré el domingo 29 de Enero, a las 12 del mediodía, en la Plaza de las Salesas de Madrid para manifestarme en apoyo a Garzón y en defensa de las libertades democráticas que hoy, de nuevo, vuelven a amenazar los fascistas desde su Tribunal Supremo y desde su Gobierno. Cada palo que aguante su vela y sus propias coherencias.

* http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar