Con una sola bala (One shot)

El documental se basa en el relato de aquellos francotiradores que todavía sirven en la reserva del Ejército Israelí. Allí hablan sobre las muertes que han provocado, sus sentimientos al recordarlas y su propia moral. Ellos no lamentan las muertes, todavía asumen la máxima de un disparo, un muerto.

Después de cinco semanas de entrenamiento, un soldado, si quiere, se puede convertir en francotirador. Foman parte de todas las unidades de combate y desde la última intifada, han sido utilizados para matar selectivamente a miembros de la resistencia palestina.

El francotirador es el único soldado que ve "el blanco de los ojos de su víctima". Según su forma de ver, eso es lo que los separa del resto de militares. La imagen la forman el fusil, la bala y el hombre detrás de ellos, esperando en la oscuridad, con paciencia y en calma, para cumplir la orden y efectuar un único disparo.

Esto le hace aparecer ante si mismo como un heróico luchador y para otros, como un asesino a sangre fría. Las escenas de guerra de este documental han sido grabadas por los soldados que participaban en ellas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar