Crash

El Financiero de El Garaje. LQS. Marzo 2020

Decíamos en nuestra nota “Resetear”  del 2 de septiembre de 2016:

“Por fin se ha dicho públicamente. En agosto y no por cualquiera, sino por dirigentes de la Deutsche Bank: para salir de la insostenible lógica actual hace falta un crash”…

“’Resetear’ la economía (es el término que se ha empleado) implica un crash (como reconocen) en los mercados de acciones y bonos. Un ajuste brutal de valor del que luego, naturalmente, se culpará a los mercados…”

“Que se reconozca que la salida va a ser violenta no quiere decir que vaya a producirse inmediatamente». Ya lo decíamos en junio pasado, a propósito del Brexit: “No parece que el Brexit vaya a ser utilizado para provocar una crisis mayor. Parece que es todavía demasiado pronto”. Así ha sido”.

Y acabábamos diciendo:

“Van a resetear la economía. Tendrán que encontrar/fabricar una excusa a la altura. Pero lo harán.”

Naturalmente, no podemos saber si esta vez van en serio. Por ahora, los bancos centrales están aplicando la misma (inútil) “medicina”: bajar aún más los tipos de interés (sobre todo en USA), inyectar más liquidez, empezar a comprar acciones (en USA, porque el banco Central de Japón ya lleva tiempo haciéndolo)… Más de lo mismo… por ahora.

Las dos últimas semanas hemos vivido un verdadero crash en los mercados (los de acciones han perdido 6 billones de dólares de capitalización, hemos visto movimientos y volatilidad que no aparecían desde 2008 y una velocidad de caída que ha sido la mayor de la historia), pero no verán esa palabra, crash, en los titulares de los periódicos.

No sabemos lo que va a pasar, si las cosas van a ponerse verdaderamente graves o si se trata solo de un anticipo (terrible, eso sí), para que vayamos visualizando las dimensiones de lo que algún día llegará.

En cualquier caso, parece razonable encontrar, ya con los datos de hoy, una analogía:

Los autoatentados del 11 de septiembre de 2001 cambiaron el mundo. Se abrió una era de guerras sin fin: Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen… por no hablar de la serie de atentados de falsa bandera y de los estados doblegados o desmontados de hecho. El sufrimiento de millones de personas ha sido y sigue siendo indecible.

Pase lo que pase, se produzca una pausa/aparente recuperación o no, el ataque del que acabamos de ser testigos va a hacer que el mundo no vuelva a ser el mismo. Al igual que aquel 11 de septiembre, estamos entrando en otra cosa.

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar