Cuando maltratar es amar

El torero José Antonio Canales Rivera condenado como responsable de un delito de maltrato animal, al haber provocado a su caballo heridas sangrantes y profundas en el hocico con un artilugio de castigo…”.

Ay José Antonio, ¿cómo se atreven a condenarte?, tú y yo sabemos que lo has hecho por amor a tu caballo, ¿verdad que sí maestro?

Como por amor le clavas al toro la divisa y lo empujas a una plaza de la que le será imposible huir, aunque lo desee, aunque lo necesite, aunque nunca quiera combatir.

Como por amor le destrozas al toro músculos, tendones, ligamentos, nervios, venas y arterias con la puya además de producirle daños respiratorios y neurológicos.

Como por amor se fractura el toro los huesos de su cráneo en el “crimen del estribo del picador”.

Como por amor las banderillas se hunden allí donde poco antes estuvo escarbando la pica, acrecentando las heridas, las hemorragias y el terrible dolor del toro.

Como por amor atraviesas al toro con el estoque perforando cavidad torácica, pulmón, diafragma y, a veces, incluso hígado y panza.

Como por amor llegas a introducirle la puntilla hasta ocho veces porque las siete anteriores no acertaste con el sitio adecuado y el toro no dobló las manos. Y eso tú, que eres un profesional curtido en mil ruedos.

Como por amor mutilas el cuerpo agonizante del toro.

Como por amor el toro llega a veces inmóvil pero todavía vivo al desolladero.

Como por amor tú sales a hombros de la plaza y él lo hace a rastras.

Sí, seguro que el haberle colocado a tu caballo serretas vivas en su hocico fue porque lo amas con locura.

Hay padres, profesores, periodistas, políticos, que juran que eres un héroe, un ejemplo, un modelo a imitar para la infancia y la juventud. Y como tal te ensalzan y ofrecen espacio público, tiempo público y mucho dinero público.

¿Lo harán porque aman a los niños y a los jóvenes? ¿Por qué  los aman como tú amas al toro y al caballo?

Decía Jean Paul Sartre que la violencia, sea cual sea la forma en la que se manifieste, es un fracaso. Cuando encima se glorifica ejercida sobre inocentes es el más canalla de los actos.

Y no, no hay amor. Sólo hay estupidez, cobardía y crueldad.  Y muchísimo cinismo.

* Coordinador Plataforma «Manos Rojas». @JOrtegaFr

Contra el maltrato animal-LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar